21.09.2021 |
El tiempo

Intercambiar un recién nacido "es una negligencia enorme"

Madre coge la mano de su bebé.
Madre coge la mano de su bebé.
Intercambiar un recién nacido "es una negligencia enorme"

El abogado de una de las dos bebés intercambiadas en un hospital de Logroño en 2002, José Sáez Morga, ha dicho este martes a Efe que se trata de "una negligencia enorme, que habla por sí sola" y por la que su clienta pide a la administración sanitaria riojana más tres millones de euros por "una responsabilidad patrimonial por daños morales".

La investigación por el intercambio de dos bebés en el año 2002 en el antiguo Hospital San Millán de Logroño, que ya no existe, atribuye a un error humano esta situación, ha afirmado este martes la consejera de Salud y portavoz del Gobierno de La Rioja, Sara Alba, quien ha añadido que, ahora, "sería imposible que algo así volviera a ocurrir" por los actuales sistemas de identificación.

"Lo que es (este suceso) es una negligencia enorme que habla por sí sola, no se admiten posibilidades de error. El error es manifiesto, enorme e inadmisible", ha incidido Sáez Morga, para quien "la seguridad es el error cero" y, en este caso, "también deberían de haberse cumplido una serie de atenciones que han dejado bastante que desear".

La investigación no ha podido concluir quién fue el autor de este error humano en 2002, cuando dos niñas nacieron el mismo día, con cinco horas de diferencia, en el Hospital San Millán. Ambas precisaron estar en incubadora, tras lo que cada una de ellas fue entregada a los padres de la otra.

"El nombre de los responsables directos no nos afecta a nosotros, ni penalmente, dado el tiempo transcurrido", según el abogado, "ni nos va ni nos viene", ya que "la responsabilidad objetiva es de la Administración de la que dependían aquellas personas, cualesquiera que fueran sus identidades".

El despacho de Sáez Morga denuncia que "esta chica tiene un daño moral inconmensurable, que afecta a la dignidad personal". "Se le ha privado de la presunta madre biológica, que, incluso, ha fallecido y no ha tenido ocasión de conocerla" -señala- así como "su derecho a ser educada y criada por sus padres biológicos, que tampoco se ha podido cumplir".

 

Intercambiar un recién nacido "es una negligencia enorme"
Comentarios