21.06.2024 |
El tiempo

Contaminación plástica y sus impactos en los ecosistemas

IMG_9995
Contaminación plástica y sus impactos en los ecosistemas

Junto con las secuelas del cambio climático, la contaminación causada por residuos plásticos representa el mayor reto medioambiental del siglo XXI. Es un problema evidente en todas partes: mares, playas, ciudades, ríos, montañas y entornos rurales. Es decir, prácticamente en cualquier espacio al alcance de la acción antropogénica. Adicionalmente, se trata de un material no biodegradable que tarda cientos de años en descomponerse.

Semejante resistencia al paso del tiempo lo convierte en una amenaza muy fuerte para los ecosistemas, además de dañar la vida salvaje y afectar la salud humana. Del mismo modo, la acumulación de desperdicios hechos de polímeros de hidrocarburos degrada las fuentes naturales de agua y su manejo genera costos económicos. Por ello, la contaminación plástica es una cuestión que debe ser atendida urgentemente en todo el mundo.

Origen de la contaminación plástica

● Plásticos de un solo uso: bolsas, pajillas, cucharillas desechables y vasos;

● Plásticos usados para empaquetar o sellar comidas, bebidas y otros productos de consumo humano;

● Microplásticos provenientes de productos de cuidado personal y de fábricas de materiales sintéticos;

● Desechos industriales derivados de la manufacturación y procesamiento de polímeros de hidrocarburos y materiales afines al poliuretano.

Relación entre el cambio climático y la contaminación plástica

El cambio climático es también un tema abordado en distintas formas de expresión artística (películas apocalípticas, videojuegos, slots temáticos en MrBet casino, series de televisión)... No en vano, la UNESCO considera al calentamiento global como una de las mayores amenazas para el patrimonio material e inmaterial de la humanidad. Cabe destacar que, usualmente, los países con más contaminación plástica tienen economías subdesarrolladas.

Las preocupaciones de la OCDE con respecto a la contaminación plástica

En su informe de mayo de 2023, de la Organización para la Cooperación y Desarrollo expresó las siguientes inquietudes:

1. Los procesos de producción, transformación y manejo de desperdicios plástico generan alrededor del 4 % de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo;

2. El 93 % de los plásticos son fabricados a partir de combustibles fósiles, sólo el 6 % se hace de plástico reutilizado o de base biodegradable;

3. La sustitución de los plásticos de combustibles fósiles por plásticos biodegradables ocasiona una reducción directa de gases con efecto invernadero. No obstante, la elaboración de plásticos compostables demanda acciones negativas como la deforestación;

4. La incineración de desperdicios plásticos acelera la emisión de gases de efecto invernadero en un 70 %. En contraparte, el reciclaje reduce dicho porcentaje hasta 22 %, aparte de reducir la demanda y la huella de carbono de plásticos primarios;

5. Entre 80 y 85 % de toda la basura presente en los mares y océanos del mundo es de origen plástico;

6. Si no se adoptan medidas drásticas para reducir la huella de carbono asociada con la producción y el uso de plásticos primarios, la emisión de gases de efecto invernadero se duplicará para el año 2060.

Efectos de la contaminación plástica en los ecosistemas

Aquí, algunas de las amenazas más evidentes derivadas por esta problemática.

Amenazas a la vida silvestre

Los animales marinos (reptiles, cetáceos, aves…) son particularmente propensos a confundir los plásticos flotantes con comida. En consecuencia, los organismos pueden sufrir obstrucciones en el sistema digestivo, intoxicaciones y enfermedades potencialmente mortales. Asimismo, las redes flotantes de nylon suelen ser trampas mortales para los delfines, peces de gran tamaño y tortugas marinas, entre otros.

Daños a la salud de los ecosistemas y del ser humano

La acumulación de desperdicios plásticos en los mares y océanos del mundo ha sido estimada entre 77 y 199 millones de toneladas según el Foro Económico Mundial. Esto altera el equilibrio de los entornos naturales y ocasiona condiciones para la aparición de enfermedades. También, los compuestos sólidos derivados de hidrocarburos pueden liberar sustancias químicas potencialmente tóxicas para las plantas, animales y el ser humano.

Costos económicos

Los millones de toneladas de plástico que llegan a los ríos, lagos, mares y océanos son bastante difíciles de recolectar y reciclar. Igualmente, la presencia de plástico en la superficie de los cuerpos de agua interfiere la circulación de materia orgánica y los ciclos del plancton. Para empeorar el panorama, un ambiente con contaminación plástica difícilmente puede ser promocionado como un lugar turístico.

Soluciones para reducir la contaminación plástica

Algunos pasos para mejorar la situación, que puede hacer cada uno:

1. Abstenerse de utilizar utensilios plásticos desechables o de un solo uso —como los mencionados anteriormente— y reemplazarlos por artículos reutilizables;

2. No comprar agua. Alrededor de unos 20.000 millones de botellas plásticas son desechadas cada año en el mundo;

3. No adquirir micro-productos. Los envases en mini presentaciones (como cremas corporales o pasta dental, por ejemplo) normalmente terminan flotando en los cuerpos de agua;

4. Cocinar más. Esto contribuye a reducir el uso de envoltorios de un solo uso, además de ser una práctica más saludable;

5. Adquirir artículos de segunda mano —especialmente aquellos con cubiertas o carcasas plásticas— en tiendas de objetos usados o ventas de garaje;

6. Reciclar. Es una medida obvia que requiere de políticas gubernamentales de apoyo tales como: colocación de pipotes para clasificar la basura en las vías públicas, mantener un sistema de aseo urbano eficiente e implementar plantas de separación magnética y compactación de desperdicios sólidos.

Contaminación plástica y sus impactos en los ecosistemas
Comentarios