01.10.2020 |
El tiempo
jueves. 01.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Cantabria abrirá 305 de sus 309 centros educativos a partir del 25 de mayo

"Tenemos claro que no puede haber 20 alumnos por aula y habrá que desdoblarlas", ha señalado Lombó.
Cantabria abrirá 305 de sus 309 centros educativos a partir del 25 de mayo
Cantabria abrirá 305 centros educativos, todos menos los cinco en los que se imparte exclusivamente Primaria, a partir del 25 de mayo para la vuelta parcial a las aulas que prevé el plan de desescalada del Gobierno de España.

Así lo ha anunciado este jueves en el Parlamento la consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Mariná Lombó, quien ha reconocido que Cantabria se estaba preparando, como la mayoría de las comunidades, para la posible reincorporación de los alumnos que tienen que examinarse de la EBAU y de los cursos finales de etapa pero no para la vuelta de los de infantil.

Según la consejera, la vuelta de los niños hasta 6 años es de "una gran complejidad", aunque ha recordado que se plantea para aquellas familias en las que trabajen de forma presencial ambos progenitores y ha destacado que Cantabria parte con la ventaja de que las ratios de alumno por aula son bajas.

Así, ha recordado que aunque la ratio máxima está fijada por ley en 25 alumnos, en la región solo en algo mas del 7 por ciento se llega a ese número y en cerca de la mitad (el 47 %) hay entre 15 y 20.

"Tenemos claro que no puede haber 20 alumnos por aula y habrá que desdoblarlas", ha señalado Lombó.

Ha avanzado también que se ha constituido un comité técnico que analizará cómo adecuar los centros educativos a los requerimientos que establezcan las autoridades sanitarias para la vuelta a las clases, un protocolo en el que está trabajando ahora el Ministerio de Sanidad y que espera que se remita a las comunidades "lo antes posible".

La consejera ha apuntado que la vuelta a las aulas que recoge la fase II del plan de desescalada se producirá "como muy pronto" el 25 de mayo, pero que en este momento no se puede precisar una fecha concreta.

Según el plan, ha recordado, podrán regresar los alumnos de infantil de hasta 6 años, cuyas familias acrediten que los progenitores tienen que realizar un trabajo presencial sin posibilidad de flexibilización, y "siempre con limitación de aforo".

Además, y con carácter voluntario, podrán volver los alumnos de segundo de bachillerato, cuarto de la ESO, segundos cursos de Formación Profesional de Grado Medio y Superior y último año de las Enseñanzas de Régimen Especial.

El plan especifica que se comenzará con la división de los grupos de más de 15 estudiantes al 50 por ciento para una asistencia alterna o en semigrupos paralelos.

Según Lombó lo primero que ha hecho la Consejería, tras conocer el plan, es ponerse en contacto con el Ministerio de Educación para preguntar por las medidas concretas y específicas de la vuelta de los alumnos a las aulas.

Los ministerios de Educación y Sanidad están trabajando en un protocolo y la consejera espera contar con ese documento "lo antes posible" porque, ha advertido, las implicaciones de la vuelta parcial son "enormes" y no solamente "a nivel de seguridad sanitaria".

Así, ha señalado, habrá que simultanear la docencia presencial con la no presencial en este último tramo del curso y organizar los servicios de comedor y transporte escolar, con la dificultad añadida de que sus trabajadores están ahora con expedientes de regulación temporal de empleo.

Y aunque ha hecho hincapié en que no se sabe aún como se va a planificar la docencia el próximo curso, ha avanzado que probablemente también haya que combinar la enseñanza online con la presencial porque los espacios en los centros son limitados y habrá que establecer separaciones entre los alumnos.

Sobre la previsión de abrir las aulas para actividades de refuerzo, ha explicado que la Consejería se ha dirigido a todos los centros con el fin de que informen para el 1 de junio del número de alumnos que necesitarían ese refuerzo.

Durante su comparecencia, ha afirmado también, que al contrario que en otras comunidades, en Cantabria se están haciendo las sustituciones "necesarias e imprescindibles" y por el momento se han incorporado 40 interinos, seis de ellos maestros.

Tanto el PP como Vox han criticado lo que el portavoz de esta segunda formación, Cristóbal Palacio, ha calificado de "aprobado general" y el popular Íñigo Fernández de "promoción general" en este curso.

Palacio, que ha cuestionado además que en el plan de desescalada se vea la educación infantil como una "guardería avanzada", se ha preguntado si tiene sentido "un aprobado general en abril" que a su juicio va a desincentivar el trabajo de los alumnos.

Y Fernández ha defendido que, aunque entiende el planteamiento de que ningún alumno se quede atrás por la crisis sanitaria, "no puede ser una decisión política quién ingresa en la UCI o quien aprueba el curso".

La consejera les ha respondido que no habrá un aprobado general sino que la repetición de curso será aún más excepcional que en cursos anteriores y que serán siempre los profesores los que evalúen y decidan, "nunca la Consejería". 

Cantabria abrirá 305 de sus 309 centros educativos a partir del 25 de mayo
Comentarios