17.06.2024 |
El tiempo

GERENTE Y UNO DE LOS FUNDADORES DE AMICA

AMICA es una gran máquina de transformación del futuro

Tomás Castillo  señala que la entidad es «una gran máquina de transformación del futuro de las personas», porque gracias a sus proyectos las personas con discapacidades tienen oportunidades de trabajo y una mayor independencia de las administraciones | La Asociación está inmersa en muchos ámbitos, para poder ayudar más y mejor a las personas

Tomás Castillo, gerente de AMICA. / L. Del Campo
Tomás Castillo, gerente de AMICA. / L. Del Campo
AMICA es una gran máquina de transformación del futuro

Pregunta. ¿Cuáles son las funciones que realiza AMICA?

Respuesta. AMICA es una asociación que pusimos en marcha unas familias y un grupo de profesionales en 1984. Ayer hemos celebrado la Declaración de Utilidad Pública, por parte del Consejo de Ministros, que tuvo lugar el 26 de marzo de 1993. lll

Ese reconocimiento fue importante para impulsar lo que desde el inicio tratábamos de hacer. No creamos una asociación para defender los intereses de un grupo de familia, sino que creamos una asociación para cambiar los modelos de atención a las personas con discapacidad e innovarlos.

El interés de AMICA era pensar cómo podíamos cambiar la realidad de las personas con discapacidad, no solo a nivel regional, sino para poder expandirlo. Esta asociación nace con un grupo pequeño va haciendo diferentes proyectos para demostrar que las cosas se podrían hacer mejor. Uno de ellos, fue el de trabajar con la persona desde su infancia. Un pèqueño ha nacido con discapacidad y con estos proyectos se tenía el objetivo de que se entendiese que lo sucedido no es ninguna desgracia ya que es un gran punto importante de partida. Entender que tu hijo tiene unas limitaciones, que no esperabas, pero que igualmente puede hacer muchas cosas. esto era algo muy novedoso, cuando se puso el marcha el programa. estimular el lenguaje, la motricidad y sus conductas. Por otro lado, en AMICA también trabajamos el germen de los centros de día, con personas que tenían grandes dificultades. Estábamos consiguiendo transformar la vida de esas personas, y también la de sus familiares. Un objetivo esencial para la entidad. Las personas con discapacidad tienen que estar integradas en la sociedad, no apartarlas a centros diferentes, sino que convivan con los demás.

Formación para el empleo, que nosotros llevamos en eso 30 años, presentando un modelo muy importante de cómo podemos vincular la formación a las personas sobre la práctica laboral. Hemos creado centros que nos han permitido algo esencial, en el que el objetivo último es que la persona termine trabajando. Hemos creado más de 2.000 oportunidades de empleo en una comunidad tan pequeñita como es Cantabria. Eso es un éxito. En este momento, están trabajando unas 450 personas con discapacidad en los diferentes centros.

Las demás personas, están trabajando en empresas. Buscamos también que este tipo de personas tengan su lugar en las empresas y que no tengan que estar atendidas por las administraciones toda la vida. La meta es evitar la institucionalización y su dependencia.

La propuesta de AMICA es apoyar a la persona en esa búsqueda de la sociedad en la que uno quiere estar o en la que mejor puede estar. Crear con esa persona su proyecto de vida. Por ello, hemos desarrollado toda una metodología de acompañamiento para lograrlo. Más de 8.000 personas han pasado por esta entidad, y al final, cada una de ellas tiene una historia particular con la que hay que construir un proyecto. Así, el lema de AMICA es «descubrir capacidad en las personas», porque proponemos poner el foco sobre las capacidades, donde se abre un mundo.

AMICA está dando respuestas a las personas y les estamos dando una oportunidad laboral, algo que la entidad viene haciendo durante muchos años. En Europa está llamando la atención las actividades que hacemos, porque tienen un impacto en la sociedad muy importante. Nosotros tenemos un balance económico de 20 millones de euros para mantener los 600 puestos de trabajo que tiene la entidad, pero monetizando el impacto que tenemos en Cantabria, producimos más de 40 millones de euros. Eso lo justificamos con cálculos que no hace AMICA; sino por grupos expertos. Las organizaciones tenemos que estar orientadas a los resultados, en las personas, en la sociedad y en la mejora del planeta.

También hemos hecho un gran trabajo en el desarrollo tecnológico, para aplicarlo a las personas con discapacidad es algo que hemos impulsado permanentemente. Con ello se demuestra que las personas con discapacidad pueden trabajar con tecnología de última generación y que si a esa persona le pones a su servicio la tecnología existente, pues puede hacer mucho más productivo su trabajo. Estamos trabajando en ello de forma decidida. La tecnología es nuestra amiga. En verano, gracias a estos avances, lavamos más de 30.000 kilos de ropa al día de nuestros clientes, como hoteles, restaurantes, hospitales o el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

Estas personas demuestran algo muy importante, que es que pueden contribuir al desarrollo de la sociedad. De este modo, pasan a no ser tanto un objeto de cuidados, sino que es una inversión en unas personas, que a través de sus servicios, realizan labores que pueden ser muy rentables para la ciudadanía.

-¿Con qué entidades colabora AMICA?

-Colaboramos con muchas, administraciones públicas y privadas. También con universidades, para avanzar en el conocimiento; con empresas, para la incorporación de personas con discapacidad en diferentes sectores; con fundaciones, para mejorar en la innovación y la investigación; con diversas entidades, sobre todo orientadas a los servicios sociales y con las que trabajan con personas con discapacidad. También trabajamos con organizaciones y países a nivel europeo, con diferentes proyectos que nos permiten divulgar lo que hacemos y el conocimiento que generamos, además de aprender también de otros. También han trabajado con entidades en países de América, como Perú, Colombia, Bolivia, Nicaragua y Argentina.

- ¿Qué les trasladan los familiares de las personas que trabajan aquí?

-Muchas de ellas se emocionan, porque han visto cómo la entidad ha trabajado con sus hijos desde pequeños y han visto cómo transformar su vida. incluso, algunas de ellas veían le futuro muy negro, porque decian que qué serán de sus hijos cuando ellos no estén. ¿Qué va a ser de mi hijo?, se cuestionan. Ahora esas personas hacen recados, van al médico, e incluso, están cuidando de alguna manera de ti. Esta idea de cómo cambiar la perspectiva. De un problema que tenía, a que ese hijo ayude en casa. Ese cambio, a mi modo de ver, justifica todo el trabajo.

-AMICA está inmersa en sentencias judiciales sobre la legalidad del convenio colectivo del sector, ¿Qué tiene que decir sobre ello?

-Hemos pedido que se deje trabajar a la Justicia. Nosotros siempre hemos defendido que hemos hecho siempre las cosas con el mejor criterio que teníamos, y sobre todo, con buena voluntad. Al final, los tribunales nos están dando la razón, porque las sentencias están a favor de los postulados que AMICA venía defendiendo. Lo que se trata es que las personas tengan sus derechos laborales reconocidos, que en eso hemos sido siempre muy rigurosos, pero también es verdad que tenemos que ajustarnos a unas reglas de juego. Eso lo marcan los convenios y la normativa regulada por el Gobierno. Nosotros también tenemos que regirnos por ello, tanto como por los derechos de las personas como por las directrices marcadas por el Ejecutivo. Eso es lo que hemos defendido en los tribunales. Lo que da peor sabor de boca es que se haya dudado de la honestidad de los dirigentes de AMICA de que no empleábamos la subvenciones para lo que estaban destinadas. El Gobierno regional controla muy estrictamente de que cada subvención se dedique a la finalidad concedida, y no hemos tenido ni una sola objeción en la historia de la entidad de que hayamos utilizado subvenciones de forma torticera. Eso no ha ocurrido en los más de los 30 años de actividad, ni con fondos europeos, ni con nacionales, ni con regionales, ni con municipales. En eso tenemos una transparencia y no nos merecemos el trato que recibimos, fundamentalmente del sindicato USO.

-¿Y respecto a la demanda de la entidad al Servicio Cántabro de Salud?

-Nosotros tenemos todos los días 150 prendas que desaparecen. La administración no está de acuerdo en que tengan que indenmizarnos por el extravío de esas prendas. Estamos hablando de cantidades muy importantes, más de 167.000 prendas. Esa reclamación ya está presentada en el Tribunal de lo Contencioso y el tribunal tendrá que dar una solución. Es que es una prensa que está prestada, porque está alquilada. Un bien que se presta en alquiler hay que devolverlo, y si no se puede devolver, hay que pagarlo. Eso que es tan sencillo de entender, lo hemos evidenciado con cada una de las prendas, porque estas llevan incorporadas un chip.

Gracias a la tecnología se evidencia que las prendas han sido utilizadas por el SCS, que no se han devuelto y que hay que indemnizar a AMICA por ello. Yo diría que nos da mucha pena que haya que emplear el dinero para esto. Culpabilizamos al Servicio Cántabro de salud, porque no ha habido la custodia suficiente para estas prendas. Estamos hablando de 150 prendas diarias, si lo multiplicas por los 365 días del año, hablamos de cantidades ingentes. Sin embargo, hemos avanzado. Valdecilla hace 20 años, cuando empezamos a lavar su ropa, perdía casi 20.000 sábanas todos los años. Ahora todos los hospitales de Cantabria pierden 12.000. Hemos mejorado y es gracias al sistema informático implantado por AMICA.

-¿Cómo afectan estos dos casos a la imagen de AMICA?

-En el primer caso, lamentablemente, hemos sufrido mucho. Sobre todo, las personas de la junta directiva, porque, al final, son padres y madres y voluntarios y que no han merecido ni este trato ni esta tensión. Y con el tema de la pérdida de la ropa, pues nosotros hemos trabajado con los diferentes gobiernos, porque es un problema que viene desde muy atrás, para ir consiguiendo mejoras. AMICA siempre ha mantenido serenidad en ambas cosas. Entendemos que lo haremos razonablemente bien, y si no se puede resolver por otra vía, pues acudimos a los tribunales para que sean ellos quienes lo resuelvan. Ir a los tribunales no quiere decir que estemos enfadados, es decir que en esto no estamos de acuerdo y que va a ser un juez quién lo decida. Son temas controvertidos y polémicos, pero tenemos las herramientas para solucionarlo de manera razonable.

Nos perjudica mucho en lo económico, porque las reclamaciones, la que vamos a presentar dentro de muy poquitas semanas, hablamos de más de dos millones de euros de indemnización al SCS. Para AMICA esto es un agujero tremendo que nos hace pasar muchas dificultades.

-Y tras estos sucesos, sobre todo con el del SCS, ¿Cuál es la relación de la entidad con el Gobierno regional?

-La relación yo creo que es buena, pero se mantiene una tensión por ambas partes. El Gobierno de Cantabria ha entendido la situación tan crítica por la que está atravesando AMICA. En esta colaboración público-privada nosotros hacemos un gran servicio a la sociedad cántabra y al SCS, pero a su vez, estas cosas que ocurren son de tal volumen económico que para una entidad es muchísimo dinero. Nos están haciendo pasar por momentos muy críticos y esto genera sus lógicas tensiones.

-Por último, si tuviese que decir el trabajo de AMICA en una frase, ¿Cuál sería?

-En una frase, yo creo que sería ‘la capacidad de transformar la vida de las personas’. Es lo que AMICA ha generado a través de todo un despliegue de recursos y de ideas. Quizás para que algo se transforme, hay que pensar la idea. También el hecho de poder cambiar la imagen de la persona, en la idea de que pese a tener una discapacidad es una persona, y luego en poner los medios. La entidad da esas oportunidades para que las personas puedan desarrollar sus capacidades. AMICA es una gran máquina de transformación del futuro de las personas.

AMICA es una gran máquina de transformación del futuro
Comentarios