24.01.2020 |
El tiempo
viernes. 24.01.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los adolescentes desconocen los riesgos de estar siempre al teléfono

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay
Los adolescentes desconocen los riesgos de estar siempre al teléfono

Hoy en día es difícil encontrar grupos de amigos sentados en el banco de un parque o en alguna plaza del pueblo hablando sobre el colegio, experiencias o amor. Atrás ha quedado la época en la que el único método para hablar y conocer gente era encontrarla personalmente. Ahora con los teléfonos móviles, los adolescentes pasan gran parte de su día conectados a redes y navegando por internet, preocupándose más por lo que pasa allí dentro que lo que realmente sucede a su alrededor.

Internet a día de hoy ofrece cada vez más servicios online y a su vez, cada vez más empresas proveedoras, dando la posibilidad de elegir la oferta más conveniente entre mil y una posibilidades. Sin embargo, nacen las ofertas, pero también lo hacen lamentablemente las estafas. Internet si no se maneja de la manera adecuada puede ser un riesgo a la hora de buscar un servicio o producto. Cuando se habla de entretenimiento online, y más específicamente de ganar en los casinos online, también resulta cada vez más difícil distinguir cuales son realmente casinos fiables y cuales no lo son si no conocemos demasiado sobre este sector.

Publicidad engañosa a la orden del día

En estos años, en los que cada vez hay más páginas que ofrecen compras a precios muy bajos, también hay más casos en los que los términos y condiciones de dichas compras ocultan trampas. Los adolescentes no suelen preocuparse demasiado por eso, por lo que desconocen las condiciones de compra y suelen comprar de una manera más impulsiva. Cuanto más virtual se vuelve la compra, más difícil es saber a dónde acudir en caso de retrasos o problemas con el pago. Además, la protección de datos ya sea personales o bancarios, es algo importante a tener en cuenta. Se trata de una condición indispensable a la hora de realizar una compra por internet que los más pequeños desconocen.

Otra fuente cada vez con más auge son las redes sociales. El tráfico que tienen estas páginas ha llevado a redes como Facebook o Instagram a introducir de manera masiva anuncios y contenidos patrocinados e incluso pagar por acceder a los datos del propio usuario en cuestión. La publicidad se adapta al medio en el que se encuentra y suele mostrar a cada persona los servicios u objetos a los que podría estar realmente interesado, eso sí, a veces la oferta se disfraza. Se trata de un fenómeno imparable, muy difícil de combatir y muy difícil de detectar para todo el público, pero en especial para los adolescentes.

Sin título

Fuente: Pixabay

Usar internet y teléfonos de manera precavida

Es cierto que los teléfonos móviles no son tan malos como parecen, eso sí, en su justa medida. Los teléfonos pueden ayudar en muchos aspectos a los más pequeños, dando la posibilidad de estar en contacto con los padres, poder utilizar aplicaciones útiles para sacarle partido al verano o también, pasar ratos libres jugando o hablando con amigos. Sin embargo, es importante que los adolescentes aprendan a priorizar ciertos aspectos en su vida, realizando primero las obligaciones y dejando para el tiempo libre las tareas no prioritarias. Además de eso, es importante que el adolescente sepa que hay ciertos momentos como el hablar y jugar con amigos personalmente, que no se pueden perder por hacerlos a través de un dispositivo. Si fuese necesario una ayuda, el adolescente siempre podrá asistir a alguna campaña de prevención de redes sociales dirigidas a quienes más lo necesitan.

Es importante tener claro que la publicidad engañosa existe y caer en ella es realmente sencillo. Los adolescentes pueden consultar las dudas que tengan con sus padres o con los más mayores antes de comprar o inscribirse algún servicio por internet. Una nueva generación ha empezado, y aunque está llena de peligros e inseguridades, también lo está de beneficios. Lo más importante es tener en cuenta las horas que se dedican a navegar por internet, los riesgos que comporta hacerlo y los momentos que se pierden mientras se tienen los ojos pegados a la pantalla.

loading...
Comentarios