23.04.2024 |
El tiempo

Los vecinos denuncian que el mapa del ruido omite de bullicio nocturno

Vecinos del centro de Santander critican la falta de consideración del ruido del ocio en el mapa del ruido municipal, instando a una revisión y medidas urgentes para reducir la contaminación acústica

Establecimientos de ocio en el centro de Santander. Plaza Cañadío. / Juan Manuel Serrano Arce
Establecimientos de ocio en el centro de Santander. Plaza Cañadío. / Juan Manuel Serrano Arce
Los vecinos denuncian que el mapa del ruido omite de bullicio nocturno

La Asociación de Vecinos de las plazas de Pombo-Cañadío y Ensanche de Santander ha presentado objeciones al mapa estratégico del ruido de la ciudad, argumentando que este análisis es incompleto al no contemplar adecuadamente el bullicio derivado de actividades recreativas y de ocio, una fuente importante de contaminación acústica que afecta significativamente a un gran número de residentes en el área del centro urbano.

En un comunicado oficial, la asociación señaló que el mapa del ruido es una herramienta crucial diseñada para evaluar la exposición general al ruido en una zona determinada, y es fundamental que refleje de manera precisa todas las fuentes de contaminación acústica. Sin embargo, expresaron su preocupación por la omisión de la consideración del ruido producido por actividades recreativas y de ocio, a pesar de ser un problema bien documentado y regulado a nivel estatal y europeo.

El colectivo de vecinos enfatizó que el exceso de ruido proveniente del ocio ha sido definido como un sonido exterior no deseado y nocivo generado por la actividad humana, y su exclusión del mapa del ruido de Santander es motivo de preocupación y decepción para muchos residentes. Argumentaron que este tipo de ruido puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que viven en áreas urbanas, afectando su bienestar físico y mental, así como su capacidad para descansar y dormir adecuadamente durante la noche.

Además, la asociación destacó que el mapa del ruido de Santander estuvo sujeto a un período de información pública durante un mes, durante el cual recibió comentarios y sugerencias de diversos grupos y ciudadanos interesados en la calidad acústica del entorno urbano. Sin embargo, señalaron que la omisión del ruido del ocio no fue abordada adecuadamente durante este proceso, lo que refleja una falta de atención a las preocupaciones legítimas de los residentes del centro de la ciudad.

En este contexto, la Asociación de Vecinos de las plazas de Pombo-Cañadío y Ensanche instó al Ayuntamiento de Santander a revisar y ampliar el mapa del ruido para incluir de manera adecuada todas las fuentes de contaminación acústica, incluido el ruido derivado de actividades recreativas y de ocio. Además, solicitaron al gobierno local que haga público un estudio acústico que poseen y que incorpore los resultados de dicho estudio en la actualización del mapa del ruido, a fin de garantizar una evaluación exhaustiva y precisa de la situación acústica en el centro de la ciudad.

La asociación recordó también mediciones previas que demostraban niveles de ruido nocturno que superaban los límites legales establecidos por la Ley 37/2003 y la Ordenanza Municipal de Santander. Según estos datos, el bullicio nocturno alcanzaba hasta 67,6 dB(A) en el Río de la Pila y 75,9 dB(A) en la Plaza de Cañadío, cifras que excedían significativamente los 55 dB(A) establecidos como límite para zonas residenciales.

Los vecinos denuncian que el mapa del ruido omite de bullicio nocturno
Comentarios