17.05.2021 |
El tiempo
lunes. 17.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

Los testigos no reconocen en el juicio al acusado de la mortal agresión del 'after'

La calle Barcelona de Santander, lugar donde sucedieron los hechos. /ALERTA
La calle Barcelona de Santander, lugar donde sucedieron los hechos. /ALERTA
Los testigos no reconocen en el juicio al acusado de la mortal agresión del 'after'

El portero del 'after' de Santander a cuya salida murió apuñalado un hombre tras una pelea en agosto de 2018 y otros testigos de los hechos han asegurado no reconocer al acusado de la agresión en su declaración en el juicio, que se celebra con jurado esta semana y la próxima en la Audiencia Provincial de Cantabria.

Lo han manifestado así, a preguntas de las partes, este viernes en la cuarta sesión, que se está desarrollando en la Sección Primera de la AP, donde han comparecido varias personas que presenciaron lo ocurrido junto al local 'Vendetta', en la calle Barcelona de la ciudad. Algunas de ellas han negado conocer al principal encausado al observarle por una ventanilla tras el biombo que habían solicitado de forma previa para su comparecencia.

Entre quienes han testificado figura el empleado del establecimiento que se encontraba en el momento del suceso a cargo de la puerta del pub, junto a la que se inició la pelea entre la víctima y el procesado -motivada al parecer por una discusión por una chica- y que acabó en un apuñalamiento por el que la fiscal pide 25 años de cárcel para S.L.G.

El portero ha respondido a cuestiones de la fiscal y los abogados -acusación particular y defensas- y ha indicado, ante los miembros del tribunal, que no vio la agresión ni tampoco a nadie que hiciese ademán de sacar un cuchillo. "No, en ningún momento", ha zanjado.

Este trabajador del 'after' ha señalado que el agresor llegó al lugar después de que lo hiciera un vehículo del que se bajaron varias personas, que entraron al establecimiento, todo ello antes de iniciarse la "trifulca" con el fallecido.

Tras la agresión, al asomarse a la esquina y ver que uno de los dos implicados estaba herido en el suelo, el portero entró al interior para decir al responsable del negocio que alertara de lo sucedido, a Policía y servicios sanitarios.

En ese momento, y según recuerda, había algunos clientes que salieron al exterior, aunque él se quedó dentro de local y se encargó del cierre del mismo, pues eran ya casi las nueve y media de la mañana, hora a la que solían bajar la persiana.

Del 'after' también ha declarado como testigo el responsable del mismo en la fecha de autos, que no vio la agresión, pero sí al acusado y el grupo con el que estaba, que habían accedido cuando abrieron, sobre las siete de la mañana, y que fueron antes de las nueve. Y "no les volví a ver por allí", ha manifestado. También estuvo dentro el agredido, cliente habitual del local y al que ha definido como una "persona tranquila".

Fue el primero en salir del establecimiento cuando le alertó del altercado el portero, y al comprobar que había un herido en el suelo pidió por teléfono una ambulancia, momento en el que estaba llegando ya una patrulla policial. El gerente del 'Vendetta' también se encargó de taponar la herida que tenía en el lado izquierdo del tórax cuando los agentes personados levantaron la camiseta al agredido.

MATRIMONIO QUE VIO LA PELEA DESDE SU CASA

Tampoco ha reconocido al principal encausado un vecino de la zona, y que al igual que su mujer vio los hechos desde la ventana de su vivienda.

A petición del letrado de S.L.G., ha mirado por la ventana del biombo y ha asegurado que no vio a esa persona a las puertas del 'Vendetta' cuando tuvo lugar la agresión. Su mujer, que ha declarado a continuación, ha dicho que no sabe quién fue el agresor, por lo que se ha considerado "innecesario" el reconocimiento en la vista.

El hombre ha explicado que ese día, cuando se levantó y subió la persiana, vio a "dos o tres" personas que "corrían de un lado para otro" por la calle Barcelona, por delante de la salida lateral del 'after'.

"Fue muy deprisa. Yo me acababa de despertar", ha manifestado, antes de asegurar que no reconoce al acusado como alguien que estuviera en el lugar de los hechos. Y tampoco vio "en ningún momento" que nadie diera una patada, por lo que está procesado el segundo implicado, M.L.G., primo del anterior, extremo que tampoco recuerda su esposa.

Se ha expresado en similares términos que él y ha relatado que oyó "jaleo, ruido" en la calle y al asomarse vio a "dos personas correr". "Iban seguidas, se tropezaron o cayeron, una se incorporó y se fue", ha proseguido.

"Pensé que era una pelea y nada más", ha dicho, "como muchas otras que pasan en la zona", donde suele haber "barullo". Pero luego, la mujer se enteró de lo que había pasado, es decir, de que uno de los implicados había fallecidos, y ha apuntado que no recuerda más. "Yo no sé la persona que fue", ha sentenciado.

A preguntas de las partes se ha puesto de manifiesto que ambos declinaron acudir a varias citaciones policiales en el marco de la investigación abierta tras los hechos. "No es que no hayamos querido ir. Es que no teníamos más que decir", se ha justificado él. "Para mí no era una situación que yo me encontrase cómoda. Si lo podía evitar, lo iba a evitar", ha esgrimido ella.

MUJER QUE IBA A TRABAJAR VIO LA PATADA EN LA CABEZA

Además, ha testificado una mujer que pasó por el lugar de los hechos cuando se dirigía a su trabajo. Ha relatado que vio a un hombre que estaba "como a gatas" y "arrastrándose" en la calle, que le pareció que estaba "muy mal, fatal". "Estaba como convulsionando", ha precisado.

Y también observó a otro -que vestía una camiseta de color teja- que daba una patada en la cabeza a la víctima, tras lo cual se volvió por donde había venido, en dirección al 'after', en compañía de otro.

"Iba mirando hacia atrás, por instinto, y porque el chico estaba muy mal", ha explicado esta testigo, que se dio la vuelta y regresó al lugar. "Hay que hacer algo", pensaba.

De vuelta en el punto de la agresión, estaba ya la Policía -llegó "volando" a su parecer- y una chica "llorando" junto a la víctima que decía: "Javi, no te duermas". "Fue todo muy rápido, cuestión de segundos".

CONDUCTOR DEL COCHE DE LOS ACUSADOS Y TAXITAS

Por otro lado, han declarado tres conductores: el del coche que supuestamente llevó a los sospechosos al 'after' y dos taxistas: el que llevó a los implicados a su casa y el que requirió uno de ellos después de los hechos, para volver al pub a intentar recuperar el teléfono móvil que habían extraviado.

El primero ha explicado que S.G.L. y M.L.G. eran "conocidos de alternar" y ha indicado que en la madrugada de los hechos habían estado tomando copas en diferentes bares. Ha apuntado que el principal acusado bebió esa noche "siete u ocho cubalibres, los mismos que yo", por lo que ha considerado que estaban todos "ebrios".

Así las cosas, ha dicho no recordar si ese día se subieron en su vehículo en el que, "alternando de copas, ha montado mucha gente". Pero en todo caso, no cree que les llevara al 'Vendetta'. Tampoco recuerda cómo vestían. "No recuerdo la ropa que llevaba yo", ha apostillado.

De su lado, los taxistas han corroborado que llevaron, el primero de ellos, a dos personas -que se sentaron en el lugar del copiloto y detrás- a La Albericia, y el segundo ha admitido que hizo esa mañana un servicio en sentido contrario, sin que a ninguno les llamara la atención nada.

Por último, ha declarado otro de los testigos del grupo encargado de la investigación, que se incorporó a la misma cuando ya estaba abierta. Se encargó de hacer vigilancias al entorno familiar de los sospechosos, en viviendas de Santander y Bilbao, que se llevaron a cabo durante varias horas y días seguidos, sin que obtuvieran resultados.

El objetivo principal era detener a S.L.G., extremo que lograron tiempo después en la localidad toledana de Seseña, donde estaba residiendo con su mujer e hijas en una vivienda alquilada a nombre de otra persona, la misma identidad del DNI que llevaba consigo.

El juicio continuará la semana que viene con el resto de la prueba testifical, la pericial, los informes y conclusiones, y el veredicto y deliberación del jurado.

Los testigos no reconocen en el juicio al acusado de la mortal agresión del 'after'
Comentarios