24.04.2024 |
El tiempo

Termina la instalación de bancos fabricados con plástico reciclado de tarjetas de crédito

El Ayuntamiento de Santander ha instalado 30 bancos donados por el Banco Santander, fabricados con tarjetas recicladas. Esta acción promueve la sostenibilidad y el reciclaje en la ciudad.

Banco donado por el Santander fabricado con tarjetas recicladas. / Alerta
Banco donado por el Santander fabricado con tarjetas recicladas. / Alerta
Termina la instalación de bancos fabricados con plástico reciclado de tarjetas de crédito

El Ayuntamiento de Santander ha llevado a cabo un proyecto innovador en colaboración con el Banco Santander, que tiene como objetivo promover la sostenibilidad urbana y el reciclaje de materiales. Se trata de la instalación de bancos fabricados con tarjetas recicladas, una iniciativa que ha generado un gran interés en la comunidad local.

Este proyecto es el resultado de un acuerdo entre el Ayuntamiento de Santander y el Banco Santander, en el que la entidad financiera se compromete a donar bancos fabricados con materiales plásticos reciclados, obtenidos a partir de tarjetas bancarias caducadas o deterioradas que son devueltas por los clientes.

La instalación de estos bancos ha sido un proceso meticuloso que ha involucrado a diferentes departamentos municipales, así como a representantes del Banco Santander. Se han seleccionado cuidadosamente los emplazamientos para garantizar que los bancos sean accesibles y útiles para los ciudadanos.

En total, se han instalado 30 bancos en diversos puntos de la ciudad de Santander. Esto incluye ocho bancos ubicados en la zona de Monte, diez en la calle Peregrino Zuyer en Cueto, seis en la calle Tomás y Valiente de Nueva Montaña, y otros seis en Severo Ochoa, Peñacastillo.

La distribución de los bancos se ha planificado de manera estratégica para cubrir áreas con alta afluencia de personas y garantizar que el mobiliario urbano contribuya a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

La concejala del área, Margarita Rojo, ha expresado su satisfacción por la finalización de este proyecto y ha destacado la importancia de estas iniciativas para promover la sostenibilidad ambiental y fomentar prácticas responsables entre los ciudadanos.

El proceso de fabricación de estos bancos es parte de una estrategia más amplia del Banco Santander para promover la economía circular y reducir su impacto ambiental. Desde hace más de un año, la entidad financiera ofrece a sus clientes la posibilidad de devolver sus tarjetas bancarias caducadas o deterioradas para ser recicladas.

El proceso de reciclaje de las tarjetas bancarias consiste en la separación y clasificación de los materiales plásticos, que luego son procesados y transformados en nuevos productos, como los bancos urbanos utilizados en este proyecto.

Hasta la fecha, el Banco Santander ha reciclado más de 900.000 tarjetas bancarias, lo que equivale a aproximadamente 4,5 toneladas de plástico. Esta cifra representa un importante logro en términos de reducción de residuos y aprovechamiento de recursos.

Además de los bancos instalados en Santander, el Banco Santander ha donado mobiliario urbano fabricado con tarjetas recicladas a otras ciudades españolas, como Valencia y Málaga. Esta iniciativa forma parte de los esfuerzos de la entidad financiera por contribuir al desarrollo sostenible de las comunidades en las que opera.

El compromiso del Banco Santander con la sostenibilidad ambiental va más allá del reciclaje de tarjetas bancarias. La entidad ha implementado una serie de medidas para reducir su huella ambiental, incluyendo la emisión de tarjetas fabricadas con materiales sostenibles y la reducción del consumo de plástico en sus operaciones.

En 2023, el Banco Santander logró ahorrar más de 22 toneladas de plástico de un solo uso y reducir las emisiones de CO2 en 360 toneladas equivalentes. Estos resultados son el resultado de un enfoque integral que abarca desde la fabricación de productos hasta la gestión de residuos.

La iniciativa de instalar bancos fabricados con tarjetas recicladas en Santander ha sido bien recibida por la comunidad local y ha generado un interés creciente en otras ciudades que buscan implementar medidas similares.

Los ciudadanos han elogiado la iniciativa por su carácter innovador y su contribución a la mejora del medio ambiente. Muchos consideran que este tipo de proyectos son fundamentales para crear ciudades más sostenibles y conscientes del impacto ambiental de sus acciones.

En resumen, la instalación de bancos fabricados con tarjetas recicladas donadas por el Banco Santander es un ejemplo de cómo la colaboración entre el sector público y privado puede generar soluciones innovadoras para los desafíos ambientales. Este proyecto no solo proporciona un nuevo mobiliario urbano, sino que también promueve la conciencia ambiental y la adopción de prácticas sostenibles en la comunidad.

Termina la instalación de bancos fabricados con plástico reciclado de tarjetas de crédito
Comentarios