20.10.2020 |
El tiempo
martes. 20.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El juez considera que las piezas del Centro Botín se caen por el sistema de anclaje

La empresa que fabricó las piezas de cerámica del Centro Botín no tiene la culpa de que se caigan

Desconchado de la fachada del Centro Botín en Santander. / Twitter
Desconchado de la fachada del Centro Botín en Santander. / Twitter
El juez considera que las piezas del Centro Botín se caen por el sistema de anclaje
Un juzgado de Santander ha desestimado la reclamación presentada por la empresa que ejecutó la envolvente del Centro Botín contra la fabricante de las piezas de cerámica al entender que estas se rompen y se caen por un deficiente sistema de anclaje, que fue ideado y patentado por la demandante.

La empresa pedía una indemnización de 528.738 euros a la fabricante de las piezas por daños y perjuicios y exigía también el pago de las facturas no abonadas por la contratista principal de las obras, la UTE Botín, así como la devolución de las cantidades que le retuvo en concepto de garantía.

El Juzgado de Primera Instancia número 8 de Santander desestima la demanda de la compañía en una sentencia hecha pública este lunes, en la que considera que "no ha cumplido satisfactoriamente la obra que le fue encargada", ejecutar la envolvente del edificio, ya que es "claramente defectuosa".

Añade que "las piezas se rompen y se caen sin que en dicha situación influya la fabricación y la composición de las piezas sino una deficiente ejecución del sistema de anclaje, sistema que no puede entenderse secundario a las piezas como alega puesto que no debe olvidarse que se trata de un sistema ideado por la actora y que ha sido objeto de patente".

Según la juez, no ha quedado acreditada la responsabilidad de la empresa fabricante de las piezas en los problemas que presenta la envolvente en todos los informes periciales realizados, a excepción del presentado por la demandante.

Este último atribuyó los problemas que presentan las piezas a una fabricación defectuosa, tanto en la composición de la pasta como en el proceso de cocción.

La juez entiende que, a la vista de las pruebas analizadas, "nada tiene que ver la pasta de las piezas ni su composición en su rotura, ni siquiera la posible existencia del denominado 'corazón negro'".

Según la sentencia la única consecuencia que puede tener la aparición de ese fenómeno -al que aludió el perito de la demandante- es "la deformación de las piezas, alteración del color del soporte o del esmalte y alteraciones en el acabado del esmalte, pero no fisuras ni grietas".

En cuanto a las sumas retenidas, indica que, como se desprende del contrato, son una garantía del cumplimiento de las obligaciones asumidas por el subcontratista, "quien responderá del perfecto estado de los trabajos y de los materiales suministrados. A día de hoy dichas deficiencias analizadas persisten y no han sido reparadas", remacha.

En su sentencia la juez indica que aunque este pleito nace por una reclamación de cantidad, "se ha acabado discutiendo precisamente los problemas que presenta la envolvente del Centro Botín".

Problemas, apunta, que "curiosamente, tras dos años de estar abierto al público, no han sido reclamados judicialmente ni por la contratista ni por la propiedad" a la encargada de su ejecución.

La sentencia puede ser recurrida en apelación en un plazo de veinte días. 

El juez considera que las piezas del Centro Botín se caen por el sistema de anclaje
Comentarios