19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La fachada del Consistorio se ilumina de rojo por el Día Mundial contra la Hepatitis

Fachada del Ayuntamiento de Santander iluminada de rojo ayer.
Fachada del Ayuntamiento de Santander iluminada de rojo ayer.
La fachada del Consistorio se ilumina de rojo por el Día Mundial contra la Hepatitis

La fachada del Ayuntamiento de Santander se iluminó anoche de color rojo por el Día Mundial contra la Hepatitis, una jornada que se celebra el 28 de julio para concienciar sobre las hepatitis víricas, que inflaman el hígado y causan enfermedades como el cáncer de hígado. Con este gesto simbólico, la ciudad quiere mostrar su solidaridad con las personas que padecen estas patologías y apoyarles en sus reivindicaciones, según indicó el Consistorio en nota de prensa. El lema de este año, ‘Por un futuro sin hepatitis’, incide en la prevención de la hepatitis B en las madres y los recién nacidos. Así, este 28 de julio, la OMS publicará nuevas recomendaciones para prevenir la transmisión maternofilial de este virus ya que existe una vacuna para prevenir esta infección en los neonatos.

La concejala de Salud, Noemí Méndez, destacó que Santander se suma así a la iniciativa impulsada desde la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos, entidad que tiene como objetivo apoyar y representar a las asociaciones de todo el territorio nacional de enfermos y trasplantados hepáticos con el fin de mejorar la calidad de vida de este colectivo. Con 15 años de vida, la federación ofrece información y asesoramiento acerca de las diferentes enfermedades hepáticas y realiza campañas para su detección precoz. Hay cinco cepas principales de virus que causan hepatitis: A, B, C, D y E. Juntas, las hepatitis B y C son la mayor causa de muerte, con 1,4 millones de defunciones al año.

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa (viral, bacteriana, etcétera), inmunitaria (por autoanticuerpos, hepatitis autoinmune) o tóxica (por ejemplo por alcohol, sustancia tóxicas o fármacos). El trasplante de hígado se realiza cuando otros tratamientos no logran mantener el funcionamiento del hígado dañado, y consiste en el cambio del hígado enfermo de una persona por otro sano de un donante. El trasplante puede realizarse implantando el hígado del donante sin extirpar el hígado del enfermo, o implantar únicamente una parte del hígado donante.

En España se diagnostican más de 3.000 casos anuales de cáncer de hígado, 14 por cada 100.000 hombres y 4 por cada 100.000 mujeres.

Asimismo, existe el hígado graso no alcohólico o esteatohepatitis no alcohólica (NASH), que es una enfermedad en la que se acumula grasa en el hígado y en la que además hay inflamación y lesión de las células hepáticas. Actualmente, se estima que hasta un 25% de la población española podría tener principio de grasa en el hígado.

La fachada del Consistorio se ilumina de rojo por el Día Mundial contra la Hepatitis
Comentarios