29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Control del aforo de las playas con personal en los accesos y dispositivos de cuenteo

El servicio de socorrismo y salvamento, que correrá a cargo de Cruz Roja, contará con puestos de vigilancia diaria hasta el 15 de septiembre en La Virgen del Mar, La Maruca, Mataleñas, Primera y Segunda del Sardinero, La Concha, El Camello, Bikinis, La Magdalena y Los Peligros

Las autoridades junto con el personal que va a hacer posible ese control en las playas de Santander. / ALERTA
Las autoridades junto con el personal que va a hacer posible ese control en las playas de Santander. / ALERTA
Control del aforo de las playas con personal en los accesos y dispositivos de cuenteo

El Ayuntamiento de Santander controlará el aforo de las playas con personal en los accesos delimitados y dispositivos de cuenteo de usuarios además de extremar las medidas de higiene y limpieza para cumplir la normativa dictada por el Ministerio de Sanidad con motivo de la covid-19.

Así lo ha asegurado la alcaldesa Gema Igual, quien - acompañada del concejal de Seguridad Ciudadana, Pedro Nalda, y de la concejala de Medio Ambiente, Margarita Rojo-, ha presentado también el servicio de salvamento y socorrismo, adjudicado a Cruz Roja Española por un importe de 478.000 euros.

«Este año tenemos que adecuarnos al momento y esforzarnos en los protocolos de seguridad y eso exactamente es lo que va a hacer Cruz Roja desde el servicio de socorrismo y salvamento;  Ascan desde su servicio de limpieza y el Ayuntamiento desde la Concejalía de Medio Ambiente para el control de playas», ha manifestado la regidora.

Importante gasto. En este último sentido, ha lamentado que el gasto «vuelva a recaer en los santanderinos y en el Ayuntamiento», porque el Gobierno de Cantabria ha diseñado los carteles «pero los paga y los imprime la administración local» y colocará webcams para ver el estado de las playas pero que no sirven para controlar el aforo.

«El Ayuntamiento tiene que invertir en carteles y en dispositivos de cuenteo; puestos o jaimas para el control de acceso; material para delimitar los accesos y contratar al personal para cubrir los 20 puntos de control, entre otros gastos», ha señalado. La alcaldesa ha explicado que dicho control se realizará habilitando entradas y salidas, en las que se situará personal de seguridad, debidamente identificado, que controlará el aforo. Estos controladores, que permanecerán en los puntos de entrada de 10:30 a 18:30 del 1 de julio al 31 de agosto, serán los encargados de controlar los accesos teniendo a su disposición dispositivos de cuenteo de personas para facilitar su labor.

Asimismo, se mantendrá una zona de paseo en la orilla de 4 metros señalizada con un balizamiento dinámico y se instalarán paneles grandes para que la información pueda visualizarse con claridad.

De esta forma, se dispondrá un cartel informativo general en cada uno de los accesos habilitados en las playas que recoja la información sobre accesos y recorridos peatonales, horario y normas de uso.  Gema Igual también ha detallado que desde cada acceso a la playa se establecerá  un pasillo de 6 metros de anchura total que discurra en perpendicular hasta la orilla, generando itinerarios principales de entrada y salida que se balizarán mediante estacas que permanecerán fijas de 3 m de longitud hincadas 1,5 m en la arena y separadas una distancia de 10 metros. Para orientar la circulación de los usuarios en el interior del arenal, se cerrarán mediante cuerda la distancia entre dos postes consecutivos y de forma alterna, con objeto de que únicamente se pueda acceder a las superficies de estancia por ciertas zonas puntuales desde los itinerarios principales. No obstante, Gema Igual ha apelado a la responsabilidad de los ciudadanos «para mantener las distancias y cumplir las normas sanitarias, ya que solo así se podrá salir de esta crisis sanitaria y reactivar la economía en una ciudad privilegiada como Santander cuyas playas son motor económico».

Además del balizamiento fijo en arena seca, se sumará diariamente otro dinámico mediante banderines en el frente de las zonas de estancia para respetar cada día, según la línea de marea alta, la zona de paseo por la orilla, para lo que se dispondrá de 4 metros de anchura para que el cruce entre personas paseando por la orilla se pueda hacer con distanciamiento.

«Santander está perfectamente preparada para que tanto santanderinos como turistas utilicen y disfruten de las playas de una manera segura con el apoyo de los grandísimos profesionales de Cruz Roja y seguros también frente a la covid19 porque vamos a limpiar de manera exhaustiva, controlar los aforos y dar tranquilidad a la gente», ha declarado.

Limpieza. La alcaldesa también ha informado de que ya desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre se refuerza también el dispositivo de limpieza en las playas con 25 operarios que trabajan tanto en horario nocturno, como durante el día.

Así, durante la noche se realizan las operaciones de criba y esponjamiento diario de la arena mediante máquinas limpia-playas. Los trabajos se desarrollan de 22.00 a 04.00 horas en unas playas y de 04.00 hasta las 10.00 horas en otras.

Además, en horario de mañana, de 05.00 a 11.00 horas, de lunes a domingo, se realiza la limpieza del cordón de marea de  las playas y se retiran los restos orgánicos depositados en los contenedores situados en la playa. Y de 12.00 a 19.00 horas, todos los días de la semana, operarios con quads se encargan del repaso de las playas (zona intermareal, -papeleras que este año estarán en los accesos de la salida-, puntos limpios, etcétera), garantizando que  durante la jornada de día haya presencia constante de personal de limpieza.

Servicio de salvamento y socorrismo. De otro lado, el Ayuntamiento y Cruz Roja han establecido un protocolo de actuación para desarrollar el servicio en las máximas condiciones de seguridad posible, tanto para los ciudadanos como para los propios trabajadores. Se trata, ha explicado, de un documento que establecen las recomendaciones generales, la actuación ante grupos de personas vulnerables y las medidas preventivas específicas para las playas, así como los procedimientos operativos, planes de contingencia y colaboración en acciones de ordenación de las playas.

Este protocolo además los distintos escenarios de actuación en los que se verá involucrado el personal de Cruz Roja durante sus labores del servicio de salvamento y socorrismo. Algunas de las mejoras del servicio respecto a años anteriores, según ha puntualizado la alcaldesa, es que se ha dotado a todos los puestos de socorro de desfibriladores semiautomáticos; se ha ubicado un puesto de socorro nuevo en la playa de Bikinis (frente al Club de Tenis), y se instalaran módulos que servirán de almacén de material y cobijo para los socorristas en los días de lluvia, en las playas del Camello y Virgen del Mar.

Los usuarios contarán con puestos de vigilancia diaria en las playas de La Virgen del Mar, La Maruca, Mataleñas, Primera y Segunda del Sardinero, La Concha, El Camello, Bikinis, La Magdalena y Los Peligros, mientras que en la playa del Bocal se prestará el servicio los sábados y festivos.

La vigilancia se  prestará de forma diaria entre los días 15 de junio y 15 de septiembre, así como los días 6, 7, 13 y 14 de junio y 19, 20, 26 y 27 de septiembre (los fines de semana de la primera quincena de junio y la segunda de septiembre).

En total, habrá 14 puestos de socorrismo y el horario de funcionamiento del servicio será de 11.30 a 19.30 horas. Habrá vigilancia diaria en las playas de La Virgen del Mar, La Maruca, Mataleñas, Primera y Segunda del Sardinero, La Concha, El Camello, Bikinis, La Magdalena y Los Peligros, mientras que en la playa del Bocal se prestará el servicio los sábados y festivos.

Por lo que respecta al personal, supera los 40 efectivos, incluyendo socorristas, un jefe de servicio o coordinador, un médico, un diplomado en enfermería, sanitarios, conductores de ambulancia, coordinador, patrones de embarcación, sota patrones y operador de comunicaciones.

En cuanto a los medios materiales, se han instalado dos puestos sanitarios situados junto al balneario de la Magdalena y al Cormorán e incluye también dos embarcaciones y dos ambulancias de soporte vital básico y una UVI móvil, destinadas en los puestos del Cormorán y la Magdalena.

En La Magdalena habrá dos puestos de socorro atendidos por 4 socorristas, una moto de agua con camilla y un puesto sanitario con un diplomado en enfermería, un técnico de emergencias sanitarias, y una ambulancia con un conductor y un técnico.

En la Segunda de el Sardinero habrá dos puestos de socorro atendido por cinco socorristas, una embarcación neumática y un puesto sanitario con un médico, un técnico de emergencias sanitarias, y una ambulancia con un conductor y un técnico.

En Los Bikinis habrá dos puestos de socorro atendido por cuatro socorristas y en El Camello, Mataleñas, La Maruca y La Virgen del Mar, un puesto de socorro atendido por dos socorristas. Por último, también habrá un puesto de socorro por dos socorristas en El Bocal. Este verano, también funcionará el servicio de baño asistido, pero debido a las circunstancias de la actual crisis sanitaria, existirá un puesto en Los Peligros y este servicio deberá solicitarse con cita previa llamando al teléfono de Cruz Roja 942-2736 61. Será asistido a través de sillas anfibias o buggies, con otros dos socorristas.

Distintivos de calidad de las playas. Santander tiene certificadas sus 11 playas con el distintivo EMAS de Gestión y Auditorías Medioambientales, una de las acreditaciones más exigentes que debe renovarse todos los años mediante evaluaciones externas.

El Ayuntamiento de Santander es la única administración pública de Cantabria que posee este distintivo y en 2016 fue reconocido por la Comisión Europea, con la medalla de bronce, por sus más de cinco años de mantenimiento del certificado.

A este sello se une desde 2013 el certificado oficial de Q de Calidad Turística, con el que están acreditadas todas las playas urbanas del municipio, es decir, todas las que pueden contar con todos los servicios que indica la norma, en especial los de accesibilidad (Primera y Segunda del Sardinero, La Concha, El Camello, Bikinis, La Magdalena y Los Peligros).

Bandera ecoplaya. Otro de los reconocimientos que tienen las playas de la capital cántabra es la bandera Ecoplaya, que concede la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos, Aseo Urbano y Medio Ambiente (ATEGRUS) como reconocimiento a la gestión ambiental y sostenible.

Tienen este importante reconocimiento los arenales de Los Peligros, La Magdalena, Bikinis, El Camello, la Primera y Segunda Playa del Sardinero, la de la Virgen del Mar y La Maruca.

Control del aforo de las playas con personal en los accesos y dispositivos de cuenteo
Comentarios