14.06.2024 |
El tiempo

NAVIDAD

Chapuzón solidario en la bahía de Santander con más de cien valientes nadadores

Santander celebra la tradicional travesía de Navidad con más de cien nadadores y solidaridad a flor de piel
Varios de los participantes en el tradicional baño.
Varios de los participantes en el tradicional baño. / YOUTUBE
Chapuzón solidario en la bahía de Santander con más de cien valientes nadadores

Ayer, 25 de diciembre, la capital cántabra vivió un día de festividad y solidaridad con la celebración de la ya tradicional Travesía de Navidad. Más de cien valientes, con el turrón todavía presente, se sumergieron en las aguas de la bahía de Santander que estaban en torno a los 13 grados,

Algunos de los participantes en el tradicional baño navideño. / YOUTUBE
Algunos de los participantes en el tradicional baño navideño. / YOUTUBE

 no precisamente para pasear por el muelle, sino para cumplir con un ritual que aúna deporte, diversión y un compromiso social.

Este evento, organizado por el club de Natación Costa Quebrada, ha crecido en popularidad, convirtiéndose en un punto de encuentro para aquellos que, además de querer quemar los excesos de la cena de Nochebuena, buscan hacer una contribución significativa al Banco de Alimentos. Los participantes, ataviados con disfraces tan variados como originales —desde sirenas y burbujas de champán hasta renos con trineos—, nadaron desde Los Raqueros hasta Los Reginas, paralelo al muelle.

El ambiente era festivo y solidario. Cada participante, además de su singular atuendo, aportó su donación en forma de alimentos no perecederos, tales como arroz, harina, espaguetis, café y leche. Estas contribuciones fueron recogidas por el Banco de Alimentos, enfatizando la dimensión solidaria de la travesía.

A pesar de las bajas temperaturas, el ánimo de los participantes no decayó en ningún momento. Entre bromas y desafíos, algunos experimentados nadadores expresaban su deseo de que el recorrido se extendiera hasta el Barrio Pesquero, mientras que para otros, este evento representaba un verdadero campeonato mundial de desafíos.

El Paseo de Pereda se convirtió en el epicentro de esta celebración, donde amigos, familiares y espectadores se reunieron para apoyar a los nadadores. El evento concluyó con aplausos, risas y la satisfacción de haber contribuido a una buena causa, dejando a todos los presentes con el compromiso de volver a reunirse el próximo año para una nueva edición de esta ya icónica Travesía de Navidad.

Este tipo de iniciativas, que combinan el espíritu deportivo con la solidaridad y la diversión, son un claro ejemplo de cómo la comunidad de Santander se une para celebrar y ayudar a los más necesitados, incluso en las fechas más señaladas del año. La Travesía de Navidad no solo ha dejado momentos memorables sino que también ha reforzado el compromiso social de la ciudad con los que menos tienen.

Chapuzón solidario en la bahía de Santander con más de cien valientes nadadores
Comentarios