21.06.2021 |
El tiempo

Los que viven en barrios desfavorecidos tienden a sufrir más infartos

Un hombre sentado en un banco en una calle de O Grove, el día en que entra en vigor el cierre perimetral del municipio, a 8 de abril de 2021, en O Grove, Pontevedra, Galicia, (España). El Comité Clínico de la Xunta de Galicia ha decretado este - Beatriz Ciscar - Europa Press - Archivo
Un hombre sentado en un banco en una calle de O Grove, el día en que entra en vigor el cierre perimetral del municipio, a 8 de abril de 2021, en O Grove, Pontevedra, Galicia, (España). El Comité Clínico de la Xunta de Galicia ha decretado este - Beatriz Ciscar - Europa Press - Archivo
Los que viven en barrios desfavorecidos tienden a sufrir más infartos

El lugar donde se vive puede predecir la supervivencia a largo plazo tras sufrir un primer infarto. Los factores socioeconómicos -como los ingresos, la educación, el empleo y la seguridad de la comunidad, entre otros- se asocian desde hace tiempo a la salud cardiovascular, pero se sabe menos sobre cómo los factores del vecindario influyen en los resultados tras un infarto de miocardio (IM), sobre todo entre los individuos más jóvenes.

   En un artículo publicado en la revista 'JAMA Cardiology', los investigadores del Brigham and Women's Hospital de Boston, en Estados Unidos, y sus colegas estudiaron los historiales médicos de 2.002 pacientes que sufrieron un IM a los 50 años o antes.

   Descubrieron que, incluso después de ajustar otros factores de riesgo para la salud, la desventaja socioeconómica a nivel de vecindario se asociaba con una tasa de mortalidad cardiovascular un 57 por ciento mayor durante un período de seguimiento de aproximadamente 11 años.

   "Nuestro estudio demuestra la relación entre las desventajas socioeconómicas y los resultados a largo plazo para aquellos que sufren un ataque al corazón a una edad temprana --explica el doctor Adam Berman, becario de cardiología en el Brigham y primer autor del trabajo--. Cuando atendemos a nuestros pacientes, no sólo tenemos que pensar en sus condiciones médicas, sino también en los entornos en los que viven y en los recursos de los que disponen".

   Los investigadores utilizaron el Registro YOUNG-MI del Mass General Brigham para analizar los resultados de salud de los pacientes según sus grupos de bloques censales, que son regiones geográficamente compactas que permiten conocer el entorno inmediato de los pacientes con mayor granularidad que los datos a nivel de código postal.

   Para cada grupo de bloques censales, los investigadores determinaron el Índice de Privación de Área (IDA), una puntuación estandarizada que combina 17 medidas censales de empleo, ingresos, vivienda y educación. Los pacientes de los barrios más desfavorecidos tenían más probabilidades de ser negros o latinos, de tener un seguro público o de no tenerlo, y de presentar tasas más altas de factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y la diabetes.

   "Nuestro estudio muestra que la desventaja socioeconómica puede ser especialmente importante entre los individuos jóvenes, y que tiene implicaciones a largo plazo en la salud cardiovascular", resalta el doctor Ron Blankstein, cardiólogo preventivo del Brigham, profesor de Medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y autor principal del estudio.

   "Si bien nuestros hallazgos pueden ser limitados en términos de generalización a otros estados y entornos de práctica, en realidad pueden ser amplificados en otras áreas geográficas con redes de seguridad social más débiles --señala Berman--. Esto pone de relieve la importancia de la investigación futura en esta área, no sólo para identificar el problema, sino para implementar intervenciones a nivel de políticas para reducir estas disparidades y mejorar los resultados en las comunidades con menos recursos".

Los que viven en barrios desfavorecidos tienden a sufrir más infartos
Comentarios