01.12.2020 |
El tiempo
martes. 01.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

PANDEMIA

Miguel Rodríguez: "Hay mucha población positiva en COVID-19 que no lo sabe"

Torrelavega (Cantabria), 16 marzo 2020.- Varias personas aguardan en fila para hacer la compra en Torrelavega, durante el segundo día del estado de alarma. EFE/Pedro Puente Hoyos
Torrelavega (Cantabria), 16 marzo 2020.- Varias personas aguardan en fila para hacer la compra en Torrelavega, durante el segundo día del estado de alarma. EFE/Pedro Puente Hoyos
Miguel Rodríguez: "Hay mucha población positiva en COVID-19 que no lo sabe"
El consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, cree que hay mucha población que es positiva en COVID-19 pero no lo sabe, por lo que insiste en que la mejor medida de protección es "tratar a todo el mundo" como si tuviera el virus y dejar una distancia de seguridad de metro y medio con otras personas.

Rodríguez, médico de profesión y con una trayectoria dilatada en gestión sanitaria, se puso el pasado julio al frente de la Consejería de Cantabria, que se mantiene como la comunidad autónoma con menor incidencia del coronavirus. Ahora su preocupación es "contener" su propagación y ofrecer la mejor asistencia, según señala en una entrevista con Efe.

P.- ¿Cómo valoran las autoridades sanitarias de Cantabria el repunte de casos positivos en las últimas horas, con un incremento de un 45,8 %?

R.- Hay que tener en cuenta que todos estos pacientes que estamos diagnosticando ahora como positivos son personas que por el periodo de incubación se han infectado antes de que comenzara a aplicarse el real decreto del Gobierno con las medidas restrictivas. Por eso lo esperábamos, y esperábamos que esta semana iba a ser complicadísima, e incluso parte de la que viene es posible que sea complicada hasta ver si esas medidas restrictivas del estado de alarma tienen su efecto. Por el periodo de incubación, lógicamente, toda esta gente ya se había contagiado antes.

P.- ¿Cuándo esperan que se dé en Cantabria el pico de este virus?

R.- Es muy difícil de aventurar, y no me gustaría que se tomase al pie de la letra, pero con los modelos matemáticos que se están manejando para Cantabria calculamos que el pico de casos lo tendremos entre el 27 y el 30 de este mes. Pero esto es algo que es aventurarse.

P.- ¿Se sabe cuándo se van a generalizar los test rápidos al conjunto de la población?

R.- No. Sé que el Ministerio (de Sanidad) está trabajando intensamente en ese tema, para instalar un mecanismo de ultrarápidos para tener los resultados a los 15 minutos, pero no conocemos todavía ni cuándo va a empezar ni qué logística va a llevar ese tema.

P.- ¿Barajan alguna cifra de incremento de casos positivos cuando empiecen a hacerse esos test rápidos?

R.- Lo que tengo claro es que hay mucha población que es positiva y que no lo sabe. O bien porque tiene síntomas leves, o bien porque la enfermedad puede cursar asintomática. Nosotros tenemos ya algún caso detectado en personal sanitario, que por ejemplo ha estado en contacto con casos positivos y que, aunque estaba sin síntomas, se ha hecho la prueba y tenía coronavirus. Por lo tanto, uno puede ser positivo estando asintomático. Creo que en el momento en que podamos hacer test rápidos tendremos un muestreo de a cuánta población se lo hacemos y cuántas personas salen positivas. Pero desde luego, lo que no se puede negar es que hay gente positiva que no lo sabe, de eso no hay duda.

P.- ¿Se va a poder garantizar que habrá recursos y atención sanitaria para todo el que lo necesite?

R.- Eso es muy difícil decirlo sin saber cómo va a evolucionar la epidemia. En Cantabria la ventaja que tenemos es que partíamos de un número muy bajo. Eso nos pone en una situación casi privilegiada. Lo normal y lo que estamos manejando es, con la capacidad que tenemos, poder dar respuesta a toda la población, pero lógicamente esto es algo complicado de predecir porque si se produjera un brote en determinados colectivos de mayores o en determinados sitios la cosa podría complicarse. Con la información que hay a día de hoy, puedo decir que la atención sanitaria está garantizada si no ocurre nada raro o especial.

P.- ¿Cuándo van a recurrir a la sanidad privada?

R.- La sanidad privada ya está a disposición de las autoridades sanitarias, pero de momento los recursos en los centros públicos son suficientes, lo cual no quiere decir que no tengamos que recurrir en un momento dado a la privada. Pero incluso, más que para derivar pacientes con COVID-19, nosotros recurriríamos al sector privado para enviar casos que no tienen coronavirus para que los traten en sus hospitales.

P.- ¿Qué tipo de pacientes serían? ¿Puede concretar más?

R.- La sanidad privada se utilizaría como apoyo a la pública, pero para casos que no sean de COVID-19. Por ejemplo, si en un determinado momento tenemos una fractura de cadera de un paciente que no tenga coronavirus, que eso lo pueda atender la privada, y la pública centrarse en los casos de la epidemia.

P.- ¿La carga de trabajo en el sistema sanitario público por COVID-19 está poniendo en riesgo, demorando o desplazando la atención de otras patologías o la necesidad de atención de otros pacientes?

R.- No. Lo bueno que tiene el sistema sanitario es que sus profesionales están absolutamente acostumbrados a trabajar en función de la prioridad y la necesidad de atención del paciente. Las urgencias van primero, estamos muy acostumbrados a actuar en función de la gravedad del caso. Cualquier paciente que necesite una atención urgente, aunque haya los casos de COVID-19 que haya, se le va a poder prestar.

P.- ¿Se está incorporando a MIR o a médicos jubilados en Cantabria?

R.- En el caso de los MIR, tenemos lo que tenemos, y se ha autorizado de momento prolongarles el contrato. Normalmente acaban en mayo, si para entonces seguimos en esta situación, se nos habilita a alargar el contrato. Por otro lado, hay mucho personal jubilado que se ha ofrecido y ya hay personas jubiladas que están haciendo labores de apoyo y atendiendo el teléfono que se ha puesto específicamente para atender los casos de sospecha de COVID-19. Nunca los ponemos en primera línea en la atención de los pacientes.

P.- ¿Se plantean trasladar profesionales sanitarios de los centros de salud a los hospitales?

R.- No, de momento nosotros no estamos en esa situación y además los centros de salud tienen que cumplir su misión en la primera atención a los pacientes que no precisen hospitalización y tienen que seguir atendiendo a su población habitual.

P.- Cuando esta crisis sanitaria pase, ¿el sistema podrá absorber todas las citas y la atención que se han aplazado?

R.- Todo lo programado demorable se ha suspendido y tendremos que ir gestionando de la mejor manera posible. Pero esta situación tendrá una influencia clarísima en las listas de espera, en las citas programadas y etcétera, que habrá que ir asumiendo con los recursos que tenemos, al ritmo que podamos. Porque evidentemente se va a ver afectado todo el sistema.

P.- ¿Vamos a contagiarnos todos tarde o temprano de COVID-19?

R.- Los escenarios más pesimistas apuntan eso, pero yo no puedo hacer una predicción. Hay que destacar las medidas que se han tomado para evitar que haya una transmisión masiva. Yo lo digo siempre: en este momento lo que tenemos que hacer, la mejor medida de protección que podemos tener los ciudadanos, es tratar a todo el mundo como si fuese positivo por coronavirus, y por tanto establecer una distancia de seguridad de por lo menos un metro o metro y medio a la hora de relacionarnos con otras personas. Eso es lo mejor que podemos hacer, aparte de lavarnos las manos y lo demás, la mejor medida es adoptar una distancia prudencial, de metro y medio. Así evitaremos que la epidemia se siga propagando.

Miguel Rodríguez: "Hay mucha población positiva en COVID-19 que no lo sabe"
Comentarios