15.01.2021 |
El tiempo
viernes. 15.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Por qué es necesario un seguimiento neuropsicológico en bebés prematuros

Un nuevo post de los expertos del blog “Salud y prevención” analiza por qué es necesario hacer un seguimiento neuropsicológico de los bebés prematuros
Por qué es necesario un seguimiento neuropsicológico en bebés prematuros

La Ciencia avanza y gracias a ello en la actualidad muchos recién nacidos prematuros sobreviven.

Son niños prematuros aquellos que nacen antes de las 37 semanas de gestación. Se calcula que al año nacen unos 15 millones de bebés prematuros, siendo varias las causas de un nacimiento antes de tiempo, aunque generalmente priman por los embarazos múltiples.

Lo idóneo en estos casos es realizar siempre un seguimiento por ser prematuros, desde la infancia hasta la edad adulta, ya que se han revelado problemas de desarrollo neurológico sutiles, que requieren de evaluaciones e intervenciones complejas, según menciona la Sociedad Española de Pediatría y Atención Extrahospitalaria (SEPEAP).

“Los bebés prematuros han nacido antes de tiempo, lo que puede provocar que sus órganos no hayan alcanzado el grado de madurez necesario para adaptarse al mundo y deban hacerlo en el exterior. Algo que puede conllevar igualmente un retraso en su neurodesarrollo”, afirman Ana Belén Pistón y Marta Hernández, psicólogas clínicas en el Hospital Quirónsalud Córdoba, un centro pionero en Andalucía.

Este centro ha puesto en marcha un programa de seguimiento neuropsicológico de neonatos, con el fin de ofrecer un abordaje integral del recién nacido, ofreciéndole también un seguimiento en su desarrollo psicoevolutivo, desde su nacimiento hasta los 6 años de edad.

En algunos casos, como por ejemplo en el de los bebés que nacen antes de las 25 semanas de gestación, tienen riesgo de alcanzar un cociente intelectual muy bajo o de padecer algún otro trastorno del neurodesarrollo en la niñez, señala Ana Belén Pistón.

Marta Hernández asegura que su labor se enfoca tanto en el desarrollo del niño como en la orientación y en el apoyo a la familia ya que, desde el nacimiento, la evolución del recién nacido está determinada por factores biológicos, como el grado de madurez del recién nacido, familiares (esa vinculación y estado emocional de los padres), y las cuestiones ambientales, como el acogimiento en un ambiente favorecedor.

“Este programa es preventivo y persigue la detección precoz de signos de alarma en el menor para poder actuar lo antes posible y minimizar los posibles déficits encontrados en el niño, además de potenciar el máximo desarrollo del pequeño”, explica la neuropsicóloga de Quirónsalud Córdoba.

Además, a juicio de estas expertas, la evaluación neuropsicológica tiene como objetivo principal identificar las áreas cognitivas deficitarias, tanto en niños sanos, como en los que presentan inmadurez o que han tenido algún tipo de daño o disfunción cerebral durante la etapa prenatal, perinatal o posnatal.

“Hay que tener en cuenta que siempre es menos perjudicial derivar a un niño sin retraso evolutivo al neuropsicólogo ante una mínima señal de alarma, que retrasar el diagnóstico temprano al pensar que el niño evolucionará de forma normal”, mantienen.

En este punto, recuerdan que para conocer el grado de madurez de los niños se emplean diferentes escalas y pruebas de cribado, que permiten detectar la existencia de posibles anomalías y obtener así su índice de desarrollo.

Así, la primera revisión se produce entre la tercera y cuarta semana de vida del pequeño, con el objetivo de conocer la adaptación tras el alta y realizar una valoración neuropsicológica del desarrollo del recién nacido.

“Durante el primer año de vida se deben realizar dos o tres revisiones para identificar posibles señales de alarma. Mientras,en el segundo año, las revisiones son semestrales, y a partir de los tres años ya son anuales hasta alcanzar los 6 años”, afirma Hernández.

El papel de la estimulación temprana en los prematuros

Asimismo, Pistón destaca que este programa de Quirónsalud Córdoba ofrece la posibilidad de integrarse en un programa de estimulación temprana, donde se desarrolla una intervención directa con el niño mediante la realización de actividades desde su nacimiento hasta los 6 años.

“Además, los niños que presentan un desarrollo atípico se benefician de intervenciones directas, que les proporcionan una estimulación adecuada para la adquisición de las habilidades específicas deficitarias”, añade.

Ante este escenario, ambas neuropsicólogas piden a los pacientes que no tengan miedo a la hora de acudir a cualquier revisión con su pediatra o neuropsicólogo ante este tipo de casos y frente a la pandemia puesto que se trata de consultas seguras frente a la COVID-19.

“Los centros sanitarios han diseñado circuitos limpios de coronavirus y en el caso de Quirónsalud Córdoba, el centro cuenta con la certificación ‘Applus+ Protocolo Seguro frente a la COVID-19’, que acredita el cumplimiento de los estándares más exigentes de desinfección en esta pandemia, así como de protocolos seguros con el paciente”, sentencian.

Por qué es necesario un seguimiento neuropsicológico en bebés prematuros
Comentarios