24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Consejo de Sanidad quiere ser prudente y esperar antes de pedir la fase 3

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez. / Raúl Lucio / ARCHIVO
El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez. / Raúl Lucio / ARCHIVO
El Consejo de Sanidad quiere ser prudente y esperar antes de pedir la fase 3
El consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, quiere ser prudente a la hora de pedir la entrada en la fase tres de la desescalada y prefiere esperar a que transcurran 14 días antes de decidir si se solicita pasar al siguiente nivel, pero es una decisión que compete al Ejecutivo en su conjunto.

"Me gustaría ser prudente. En lo de las fases me gustaría ser prudente porque tenemos que ver cómo se comporta la epidemia a lo largo de esta semana", ha dicho Rodríguez en declaraciones a los medios de comunicación.

Ha añadido que, en función de cómo evolucione el virus esta semana, Cantabria se plantearía si se pide "adelantar la fase tres o no".

"En principio yo creo que debemos ser prudentes e intentar, para estar seguros, mantener cada fase los catorce días, que era lo que había previsto en el plan nacional", ha insistido el consejero.

Así, "de entrada", su opinión es que debería respetarse el plazo de catorce días antes de decidir sobre cada fase, porque permitirá analizar la evolución de la epidemia.

Con todo, Rodríguez no descarta que pueda adelantarse la petición de pasar a la fase tres. "Es una decisión que tiene que tomar el Gobierno, pero mi opinión será ésa, mantener los catorce días en cada fase", ha precisado.

El viernes se reunirá la comisión de desescalada de Cantabria que decide si se pide o no el pase a la fase tres.

CANTABRIA, EN FASE DOS

El pasado lunes 25 de mayo Cantabria entró en la fase dos de desescalada, en la que se permite que bares y restaurantes empiecen a servir comida en sus locales, con un máximo del 40 % del aforo y manteniendo 2 metros de seguridad entre mesas.

También abren los centros comerciales, con un aforo máximo del 30 % para sus zonas comunes, y del 40 % para los locales comerciales, mientras se amplía el aforo de las tiendas al 40 %.

Se pueden hacer visitas a viviendas tuteladas y centros residenciales de personas con discapacidad. Habrá que concertar la visita, que estará limitada a un familiar por residente y requerirá el uso de equipos de protección.

También se permiten visitas a residencias de ancianos en casos excepcionales, y que hasta 25 personas asistan a un entierro o ceremonia de cremación. En el caso de los velatorios, pueden reunirse 25 personas en espacios al aire libre o 15 personas en espacios cerrados.

Se amplía el aforo de los lugares de culto al 50 % y se permiten las bodas en todo tipo de instalaciones, siempre que no se supere el cincuenta por ciento de su aforo, y en todo caso un máximo de cien personas en espacios al aire libre o de cincuenta personas en espacios cerrados.

Se prevé además la reapertura de auditorios, con butacas preasignadas y un tercio del aforo, y empieza a permitirse la visita a monumentos, también con el límite del 30 % del aforo.

También abren las piscinas recreativas, con aforo máximo del 30 %, establecimiento de horarios por turnos, cita previa requerida y 2 metros de distancia de seguridad entre bañistas.

Y se permite realizar actividad física no profesional a cualquier hora, salvo en las franjas de 10 a 12 y de 19 a 20 horas, destinadas a personas de más de 70 años.

Se puede ir a la playa, donde se podrán realizar actividades deportivas, profesionales o de recreo de manera individual y sin contacto físico.

El Consejo de Sanidad quiere ser prudente y esperar antes de pedir la fase 3
Comentarios