04.07.2020 |
El tiempo
sábado. 04.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Preocupación por lo que pasará cuando finalice el confinamiento

Calle Llanos de Potes. / ALERTA
Calle Llanos de Potes. / ALERTA
Preocupación por lo que pasará cuando finalice el confinamiento

El primer caso de contagio de coronavirus en el municipio de Potes se produjo en una trabajadora de la Residencia de Ancianos Félix de las Cuevas, produciendo una «conmoción», porque allí viven 90 personas con una edad media cercana a los 90 años, narró el alcalde, Javier Gómez, que aseguró que «afortunadamente ya pasó». De todos modos, dijo «yo creo que nos vino bien, dicho sea entre comillas, porque nos preparamos haciendo los test a los residentes y al personal».

La pandemia «nos ha cambiado la rutina diaria, porque ahora todos los recursos humanos y económicos del Ayuntamiento están destinados a luchar contra ella, ayudando a los vecinos». Y recordó el alcalde que hace un año «estábamos subiendo escaleras para llevar las candidaturas de las elecciones y ahora lo hacemos para el material que se necesite, como mascarillas, guantes y geles».

Gómez se mostró muy satisfecho del comportamiento de la ciudadanía, que se está comportando de forma «ejemplar». Al concentrase todo el término municipal en un solo núcleo, «tenemos muy localizada a la población, sabiendo su situación y necesidades».

En declaraciones a la emisora Onda Occidental Cantabria, el alcalde lebaniego aseguró que «desde el primer momento de la pandemia, a los vecinos les hicimos llegar el mensaje de que no estaban solos y, después, les hicimos el ofrecimiento de atenderles en lo que necesitase». Todos tienen los números de teléfono del alcalde y de la teniente de alcalde.

Adelantó que «los presupuestos municipales hay que rehacerlos para ver qué recursos destinados a paliar esta situación y, también, saber los que vamos a recibir del Gobierno Central y Regional».

Potes es un municipio de 7.6 kilómetros cuadrados en el que viven 1.500 habitantes y cuenta con más de 70 negocios de hostelería y otros relacionados con el turismo, como las tiendas de productos típicos y de alimentación. Por ello, la preocupación «es muy grande», porque los empresarios «cuando vuelvan a abrir sus puertas, no saben con lo que se van a encontrar y si pueden adaptarse a las condiciones que se les establezcan». «Hay que buscar soluciones para cuando vuelva la normalidad, que, esperemos, sea cuanto antes, puedan volver a trabajar», continuó.

Reconoció Gómez que «es muy triste» ver ahora Potes vacío y se lamentó que se hayan perdido unos meses, que la comarca ha disfrutado de una buena climatología. Tuvo especial recuerdo para la centenaria procesión de Semana Santa, porque este año no se pudiera celebrar.

Preocupación por lo que pasará cuando finalice el confinamiento
Comentarios