10.07.2020 |
El tiempo
viernes. 10.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los lobos vuelven a matar en los montes de Ruente, Valdáliga y Cabezón de la Sal

En diversas batidas celebradas se avistaron tres cánidos salvajes que huyeron sin ser disparados

Una de las ovejas halladas muertas. / A. del Saja
Una de las ovejas halladas muertas. / A. del Saja
Los lobos vuelven a matar en los montes de Ruente, Valdáliga y Cabezón de la Sal

Los lobos han vuelto a llevar la preocupación a los ganaderos de los municipios de Valdáliga, Cabezón de la Sal y Ruente por nuevos  ataques al ganado doméstico. Concretamente, el último afectado  fue el conocido por ‘Chuchi’, del barrio valdáligo de Movellán, que vio  como 9 ovejas murieron por los cánidos salvajes. Esta semana, el vecino de Carrejo, (Cabezón de la Sal), Luis Fernando Martínez, registró 3 bajas en su rebaño de ovejas, que pastaba en el monte Escudo. Y no es la primera vez que ‘Susito’  padece bajas en su  rebaño de ovejas por el mismo motivo.

Hace 2 semanas,  los cánidos mataron  varias ovejas de la ganadera Ana Alonso, del barrio de La Vega y otras no han sido encontradas. Los hechos han sido confirmados por el alcalde valdáligo y presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Tudanco, Lorenzo González,  quien, también, aseguró que otro ganadero sufrió daños en una grupo de potros que pastaban en libertad en el monte Escudo. Uno de los valdáligos  más afectos ha sido Juan Tárano, que ha padecido en los últimos tiempos tres ataques a su rebaño de ovejas en el barrio de El Mazo.

Ganaderos de estos tres municipios sufrieron el pasado mes bajas en el ganado que sus animales que tenían en la fina El Jaro, en terrenos pertenecientes al municipio de Cabezón de la Sal.

Por otro lado, hace más de un mes, mataron dos potros y dejaron otro herido, propiedad del ganadero Marcelo Gutiérrez, de Herrera de Ibio. Y con anterioridad, los cánidos salvajes, en el mismo lugar, volvieron a matar un potro e hirieron a otro, también, de Marcelo Gutiérrez.  En el Alto del Turujal, en el límite entre los términos de Cabezón de la Sal y Valdáliga, han matado varias ovejas.

Batidas en los montes. Ante las bajas causadas, el Servicio de Montes ha llevado a cabo en los últimos días batidas en la zona de Monte Aá, del término de Ruente, en el que han participado Agentes del Medio Natural y algunos ganaderos locales, sin resultados positivos. Eso sí, en una de estas cacerías se avistaron tres lobos, que lograron huir sin ser disparados.

Los lugareños creen que los que los daños causados son obra de más de un animal salvaje.  En el mes de febrero, cuando se realizaba una batida de jabalí en el monte de San Cifrián, uno de los miembros de la cuadrilla avistó a cuatro lobos.

Un total de 21 lobos se han matado la pasada temporada de caza en los terrenos venatorios de Cantabria. Unos han sido abatidos durante la celebración de monterías de jabalí, otros en batidas extraordinarias y uno murió por atropello.

El Plan de Gestión del Lobo, que entró en vigor el 4 de abril  del año pasado,  establecía  que se podrían matar un máximo de 34 cánidos salvajes, bien durante el desarrollo de cacerías de jabalí en algunos montes de la Reserva Regional de Saja o, también, en acciones realizadas directamente por los Agentes del Medio Natural.

El Plan se basa en la existencia en Cantabria de  un número de manadas que oscila entre las 19 y las 23, ya que algunas de ellas se mueven por nuestra región y por la vecina de Castilla y León.

Los lobos vuelven a matar en los montes de Ruente, Valdáliga y Cabezón de la Sal
Comentarios