06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La Fundación Comedor de la Caridad busca vender sus viviendas en Carrejo

Viviendas en Carrejo de las que quiere deshacerse la fundación. / Saja
Viviendas en Carrejo de las que quiere deshacerse la fundación. / Saja
La Fundación Comedor de la Caridad busca vender sus viviendas en Carrejo

La Fundación Comedor de la Caridad pretende vender sus propiedades en Carrejo, mediante adjudicación directa. Las dos subastas públicas que convocó anteriormente quedaron desiertas. Ahora, según adelantó el presidente de la Junta Vecinal, Manuel González, ha logrado el visto bueno de Fundaciones para que las venda directamente. Lo que pretende enajenar son dos viviendas y un huerto, ubicados en las proximidades del Museo de la Naturaleza de Carrejo. El inmueble con su huerto adosado se pondrá a la venta en 85.000 euros y el otro en 41.000 euros. Las edificaciones, que se encuentran en mal estado de conservación, están señaladas con el número 17, de una superficie en planta de 281 metros cuadrados, y construidos 498 metros cuadrados y la otra, que tiene el número 45, es de 480 metros cuadrados construidos. Dispone, además, de un huerto de 270 metros cuadrados.  Según González con la venta se busca conseguir liquidez, ya que, en la actualidad, las edificaciones no tienen ninguna utilidad y su estado de deterioro es grande.

La Fundación Comedor de la Caridad cuenta en Carrejo con diversas propiedades fruto de los capitales generados por jándalos e indianos. Miguel Pérez Alonso, fallecido el 2 de mayo de 1921, dejó en su testamento 17.648 pesetas para constituir dicha fundación con el fin de «dar manutención durante seis meses al año; de primeros de noviembre a treinta de abril, a los pobres de Cabezón de la Sal, Carrejo y Santibáñez». Este capital procedía de la herencia de su abuela materna Ramona Gutiérrez de Celis, cuya familia tenía una sociedad comercial en Manila y varios barcos. Y poseía algunas edificaciones en Carrejo, como la finca y casa conocida como ‘Dos Hermanos’.

Según se recoge en el libro ‘Jándalos’ de Miguel Ángel Aramburu-Zabala Higuera y Consuelo Soldevilla Oria, editado por la Universidad de Cantabria, a esta donación se unió la de su tía, co-fundadora del ‘Comedor de la Caridad’, Emilia Alonso Gutiérrez, viuda de Plácido Gutiérrez de Celis, que donó en 1927 bienes por valor de 500.000 pesetas, entre los que se encontraban Deuda Pública, muebles, ajuares y fincas en Carrejo. Estas fincas acogen el edificio destinado a la fundación «compuesto de planta baja y piso, en Carrejo, calle Ángel, grupo de la derecha con socarrena o tejavana y un jardín delante de dicha casa; mide todo ello una superficie de 383 metros cuadrados».

En 1928 la fundación recibió la donación de Manuela Díaz Ruiz de varios bienes entre los que se encontraban la propiedad de dos casas radicantes en la ciudad de Sevilla y una en el pueblo de Carrejo, todo ello valorado en 175.000 pesetas, que se tenían que destinar a dar asistencia y manutención permanente a los pobres ancianos del Ayuntamiento de Udías y a los de los pueblos de Bustablado y Duña del Ayuntamiento de Cabezón de la Sal. Los restos de Manuel Díaz Ruiz, que falleció en Carrejo el 29 de junio de 1.936, reposan en el cementerio del pueblo. En su lápida puede leerse la inscripción: «Amó a la santísima Virgen y fundó una capellanía en la Virgen de la Caridad de Udías. Amó a la iglesia y fundó tres becas en el Seminario Diocesano de Corbán. Amó al Señor en sus pobres y los dejó sus herederos proveyendo a la asistencia de ancianos desamparados de Udías en el Refugio Comedor de Caridad de Carrejo». La junta vecinal de Carrejo y Santibáñez cuenta con 500 habitantes. Su presidente, Manuel González, lleva al frente de ella desde hace 42 años.

La Fundación Comedor de la Caridad busca vender sus viviendas en Carrejo
Comentarios