16.10.2021 |
El tiempo

Fallece Julián Díaz, ‘El Sarruján de Carmona’

A los 97 años, dejando tras de sí una larga, intensa y rica historia l Era hijo, nieto y bisnieto de pastores y con cuatro años sube por vez primera a Sejos
Captura de pantalla 2021-08-17 a las 9.00.31
Julián Díaz ‘El Sarruján de Carmona’. / Saja
Fallece Julián Díaz, ‘El Sarruján de Carmona’

Julián Díaz ‘El Sarruján de Carmona’ falleció en Maliaño, a los 97 años, dejando tras de sí una larga, intensa y rica historia. Nacido en la localidad cabuérniga de Carmona, adoptó el apodo del ayudante del pastor, por ser una actividad que ejerció siendo un niño. También, adoptaron ese nombre el escritor costumbrista Manuel Llano y al cantor de tonadas montañesas Benito Díaz.

El profesor Pedro Arce Díaz, que escribió un libro sobre él, ha glosado su figura en varias conferencias, la última en el centro Gallego de Santander, el 16 de octubre pasado, con el propio Julián presente.

Julián Díaz nació en 1924 en Carmona y era hijo, nieto y bisnieto de pastores. Con cuatro años sube por vez primera a Sejos, mal calzado y mal vestido, pues todo su atuendo era una vieja y remendada camisola y como prenda inferior, la ‘joraca’, especie de calzón, con abertura por delante y por detrás para hacer las necesidades fisiológicas, nos describe Pedro Arce. Allí pasó duros veranos guardando el ganado de los demás, conjuntamente con su padre y hermanos y aún aprovechaba los inviernos para hacer de criado en otros lugares como Prellezo, Valle de Cabuérniga,…

Allá en las alturas tuvo su universidad de la vida, pues no fue a la escuela, ya que Julián cambió la escuela de su pueblo por la escuela de las alturas de Cantabria y, con la perspectiva del tiempo, se puede decir que esta escuela de la naturaleza y del esfuerzo la aprovechó bien, pues era una persona realizada y culta.

En las alturas de Sejos conoció al oso pardo y al lobo, que merodeaban para saciar su apetito con el ganado que ellos guardaban; allí aprendió la propia supervivencia, de allí guarda recuerdos imperecederos, que le gustaba recordar en ciertas celebraciones como, por ejemplo, el Día de Cantabria, en Cabezón de la Sal. Julián siguió después otros derroteros, trabajó en varios oficios, creó una familia y nunca olvidó sus raíces, que ha ido contando y pregonando por los pueblos de Cantabria, así como su saber artesano de la madera.

Fallece Julián Díaz, ‘El Sarruján de Carmona’
Comentarios