30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La central hidroeléctrica de la Hoz de Santa Lucía, en pésimo estado

La  empresa Textil Santanderina, que la explotó durante 95 años, quería mantenerla como  un bien  patrimonial

Vista de la central hidroeléctrica de la Hoz de Santa Lucía. / Saja
Vista de la central hidroeléctrica de la Hoz de Santa Lucía. / Saja
La central hidroeléctrica de la Hoz de Santa Lucía, en pésimo estado

La central hidroeléctrica situada en la Hoz de Santa Lucía se va deteriorando con el paso del tiempo, por falta de mantenimiento. La pasarela peatonal que cruzaba el río Saja para acceder a ella, ha sido derruida por las crecidas. El complejo hidráulico está llamado a su destrucción, ya que su estado ruinoso hace difícil su mantenimiento, ante la negativa de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico a mantener su actividad, una vez que caducó la concesión que tenía la empresa Textil Santanderina de Cabezón de la Sal.

Esta central, que se alimenta de las aguas del río Saja, dejó de funcionar hace unos años, al cancelarse la concesión de uso que tenía Textil Santanderina desde hacía 95 años. La factoría textil, la mayor empresa de la comarca, quería mantener su instalación operativa, por lo que estuvo luchando sin resultado positivo, más por su interés afectivo y patrimonial, que por su rentabilidad económica.

Pero la Confederación Hidrográfica ha preferido clausurar esta instalación, ya que ni ha renovado la concesión, ni va a convocar un nuevo concurso público de adjudicación del servicio hidroeléctrico. Por ello, sus infraestructuras se han ido deteriorando hasta su estado actual de ruina, después de más de cinco años sin actividad.

Prueba del interés que tiene la empresa textil cabezonense por la central hace ocho años hizo una inversión superior a los 100.000 euros para evitar el cableado aéreo que desde ella llegaba a la factoría, consiguiendo conectar a la red de Viesgo.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico retiró a la Textil Santanderina el salto hidráulico, pese a su interés por mantenerlo activo, y sin aportar ningún argumento. Una actitud que sorprende en estos tiempos que tanto se habla de la energía alternativa y sostenible y que un organismo estatal prefiera clausurar, sin ningún tipo de razonamiento.

La central la construyó a principios del siglo XX la Textil Santanderina. La obra de ingeniería consiste en una presa en el Saja, cerca de la desembocadura del río Bayones, para desviar el agua a un canal que con la fuerza que genera el saltó movía la dinamo. El agua vuelve nuevamente al Saja.

Se da la circunstancia que los últimos desbordamientos derribó parcialmente el puente colgante peatonal que salvaba el Saja para acceder a la central. También, el canal que va por la base del monte Escudo, en la Hoz de Santa Lucía, está acusando la falta de mantenimiento.

Se teme ahora que la falta de conservación del conjunto hidráulico pueda llegar a generar un importante deterioro. De hecho su estado actual se puede catalogar de ruina.

Otra central hidroeléctrica, ya inoperativa, existe en el pueblo de Cos, en el municipio de Mazcuerras, que, también, se abasteció del agua del Saja. También hubo otra en Cabezón de la Sal, en el lugar conocido como Pozo de la Luz, que dio origen a que la villa fuera uno de los primeros pueblos de España que contó con luz eléctrica, gracias a la labor de un indiano local.

El municipio de Cabezón de la Sal llegó a contar en el siglo XIX hasta con diez molinos hidráulicos, dedicados mayoritariamente a la molienda, si bien, los hubo destinados a otros usos. En el pueblo de Carrejo existe un molino harinero, que se estuvo mostrando al público, y que aún, a día de hoy, muele. De propiedad particular, se cedió al Ayuntamiento cabezonense con fines pedagógicos y turísticos.

La central hidroeléctrica de la Hoz de Santa Lucía, en pésimo estado
Comentarios