19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El PP se abstendrá en la aprobación del PGOU, que mejorará si gobierna

Diego Movellán en una rueda de prensa. / ALERTA
Diego Movellán en una rueda de prensa. / ALERTA
El PP se abstendrá en la aprobación del PGOU, que mejorará si gobierna

El grupo municipal del PP en Camargo se abstendrá en la votación para aprobar inicialmente el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio, que el equipo de gobierno (PSOE-PRC) lleva a un pleno extraordinario el 11 de marzo y que los populares «mejorarán» si gobiernan la próxima legislatura. Así lo dio a conocer ayer en una rueda de prensa su portavoz, Diego Movellán, quien también consideró que la responsabilidad de sacar adelante el plan general de Camargo es del equipo de gobierno, por lo que su grupo va a ser responsable y respetará la decisión que se alcance, a pesar de que «no es su plan». Al respecto, destacó que su equipo de gobierno «hizo el trabajo de brocha gorda», al dejar hecho el avance del PGOU, mientras el actual, «la brocha fina», con un documento que los populares «no comparten», entre otras cosas, porque supone «volver a cometer los errores del pasado», a través de un urbanismo «obsoleto» y que apuesta por un crecimiento «desproporcionado».

Para Movellán, el nuevo plan renuncia a crear en el municipio «grandes» zonas productivas y a recoger espacios disponibles para «grandes» factorías, que generen «miles» de empleos, en torno a las principales vías de comunicación del municipio, por lo que consideró «un error» renunciar a la creación de suelo productivo e industrial. También remarcó que la propuesta del PSOE-PRC no contempla medidas de mejora de los polígonos industriales existentes ni una visión de futuro «competitiva» porque, según dijo, «su máximo responsable», el edil del área, Carlos González (PSOE), lleva «anclado» en «un urbanismo de hace 30 años».

Como aspectos con los que el PP no está de acuerdo y «llevan la firma en exclusiva» del equipo de gobierno, señaló «el derribo» de las viviendas del barrio San Antonio de Muriedas, un conjunto de unas 100 casas unifamiliares que «forman parte de la identidad del valle» y un barrio tradicional que «se pretende cambiar» por «una masificación» de viviendas «sin ninguna infraestructura añadida». A ello sumó la «desaparición» de la Casa Altamira, para poner en su lugar «más hormigón» y «viviendas en altura», o la decisión de construir más de 300 viviendas en una zona en la que predomina la de tipo unifamiliar, como es la de La Maruca, con un déficit «claro» de infraestructuras viarias para «un aumento de población de más de 1.000 personas».

Movellán aseguró que el equipo de gobierno presenta un PGOU con «informes sectoriales desfavorables de carreteras, Aviación Civil y educación» y que «no reserva» suelo para dotaciones destinadas a personas mayores, por lo que consideró que se ha «pervertido» el avance del plan general que dejó hecho el equipo de gobierno popular. Asimismo, criticó que no haya habido, a su juicio, participación ciudadana, «al margen de lo estrictamente legal», y que PSOE-PRC «no haya sacado ni un solo día» para hablar con los representantes de las juntas vecinales para conocer y recabar su opinión sobre el nuevo documento urbanístico. Diego Movellán avanzó que, si el PP gobierna en el municipio tras las elecciones de mayo, planteará modificaciones sustanciales para «mejorar» y «primar conceptos» como la calidad de vida o recuperar zonas productivas y evitar que Camargo pase de «municipio dormitorio a uno fantasma».

El PP se abstendrá en la aprobación del PGOU, que mejorará si gobierna
Comentarios