23.04.2024 |
El tiempo

El mejor bocadillo de España se come en Cantabria

Pablo Cadavid, dueño del restaurante La Yerbita, ha creado el ‘lebollito’, un bocadillo que ganó el pasado mes de enero el XI Concurso de Bocadillos en la cumbre gastronómica Madrid Fusión

El cocinero cántabro Pablo Cadavid prepara su bocadillo ‘Lebollito’, el mejor bocata de España de este año. / Celia Agüero Pereda
El cocinero cántabro Pablo Cadavid prepara su bocadillo ‘Lebollito’, el mejor bocata de España de este año. / Celia Agüero Pereda
El mejor bocadillo de España se come en Cantabria

Pablo Cadavid, un joven de apenas 27 años, ha emergido como una figura destacada en el mundo culinario con su excepcional talento y pasión por la cocina tradicional. Originario de Cantabria y propietario del restaurante La Yerbita en Sobarzo, Penagos, Cadavid ha logrado capturar la esencia de la cocina de su tierra natal, fusionándola con técnicas modernas para crear una experiencia culinaria única que ha sido reconocida como la mejor de España.

El bocadillo que ha llevado a Cadavid a la cima del reconocimiento gastronómico es conocido como ‘lebollito’. Esta creación culinaria sobresale por su ingeniosa combinación de elementos tradicionales y contemporáneos, que deleitan los paladares más exigentes. El ‘lebollito’ se inspira en el guiso lebaniego, un plato emblemático de la región que Cadavid ha reinventado con maestría. Los ingredientes clásicos del guiso lebaniego, como los garbanzos, chorizo, morcilla, pollo, tomates y cebolla, se complementan con un toque moderno proporcionado por el caviar de mostaza, brote de guisante, oxalis morado y rabanito.

El éxito del ‘lebollito’ fue corroborado en el XI Concurso de Bocadillos durante la prestigiosa cumbre gastronómica Madrid Fusión. Cadavid participó en el concurso con la determinación de representar a Cantabria con una receta auténtica y arraigada en la tradición local. Su bocadillo cautivó al jurado con su combinación única de sabores y texturas, asegurándose así el título del mejor bocadillo de España.

En una entrevista, Cadavid compartió su inspiración detrás de esta creación culinaria. Para él, el ‘lebollito’ es más que simplemente un bocadillo; es un viaje a la infancia, evocando recuerdos de sabores y aromas que nos transportan a momentos felices del pasado. Cadavid expresó su preocupación por la pérdida de valor de la cocina tradicional en la gastronomía contemporánea, donde la búsqueda constante de innovación a menudo eclipsa la riqueza de las tradiciones culinarias arraigadas en la historia española.

La pasión de Cadavid por la cocina tradicional no es sorprendente, dada su crianza en un entorno familiar donde la comida casera y las recetas tradicionales eran parte integral de la vida cotidiana. Criado en una familia que apreciaba y valoraba la comida de calidad, Cadavid heredó una profunda apreciación por la gastronomía de su región. A pesar de su juventud, Cadavid cuenta con una sólida formación culinaria, habiendo estudiado en la Escuela Superior de Hostelería de Bilbao y adquirido experiencia trabajando en reconocidos establecimientos en el País Vasco y Cantabria. La apertura del restaurante La Yerbita hace apenas dos años marcó el comienzo de una nueva etapa en la vida de Cadavid. Situado en una encantadora casona de piedra y madera cerca del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, el restaurante rápidamente se ganó el reconocimiento de la crítica gastronómica local y nacional. En poco tiempo, La Yerbita obtuvo un solete en la prestigiosa guía Repsol, así como una mención en la Guía Michelin de 2024.

Para Cadavid, estos reconocimientos son el resultado de su enfoque en la simplicidad y el respeto por los ingredientes de calidad. Aunque La Yerbita ha sido elogiada por su cocina tradicional, el joven chef no descarta la posibilidad de experimentar con nuevos platos y técnicas culinarias. Sin embargo, su objetivo principal siempre será preservar y promover la rica herencia gastronómica de Cantabria.

En un mundo donde la comida rápida y la cocina industrializada son cada vez más comunes, Cadavid se esfuerza por recordar a las personas la importancia de volver a las raíces culinarias. Con cada plato que sirve en La Yerbita, el joven chef espera transmitir no solo sabores exquisitos, sino también una conexión con la historia y la cultura de su región. En resumen, Pablo Cadavid ha logrado destacar en el mundo de la gastronomía con su enfoque innovador y respetuoso hacia la cocina tradicional. Con el ‘lebollito’ como buque insignia de su restaurante La Yerbita, Cadavid ha demostrado que la verdadera excelencia culinaria reside en la habilidad de combinar lo mejor del pasado con la creatividad del presente. Su historia es un testimonio inspirador de cómo la pasión y el compromiso pueden llevar a un joven chef a alcanzar las más altas cotas de éxito en el competitivo mundo de la gastronomía.

El mejor bocadillo de España se come en Cantabria
Comentarios