20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

CABEZÓN DE LA SAL

Las escuelas culturales y de folclore clausuran el curso con un festival

  • Los vecinos y visitantes que acudieron al mercado semanal de abastos fueron gratamente sorprendidos por actuaciones de gaiteros, pandereteras y folcloristas
  • Éxito del festival Cabefolk
Actuación en las calles de Cabezón de la Sal. / SAJA
Actuación en las calles de Cabezón de la Sal. / SAJA
Las escuelas culturales y de folclore clausuran el curso con un festival

Cabezón de la Sal acogió, el pasado sábado, la clausura del curso de las escuelas culturales y de folclore, con una serie de manifestaciones que se llevaron a cabo por las calles de la villa, en la casa de cultura y el parque San Diego.

Los vecinos y visitantes que acudieron al mercado semanal de abastos fueron gratamente sorprendidos por actuaciones de gaiteros, pandereteras y folcloristas.

Por la tarde, en la Casa de Cultura Conde San Diego se inauguraron las exposiciones de pintura, cerámica y manualidades. No faltaron las actuaciones en el escenario de la carpa de los alumnos de las escuelas de folclore. Allí se rindió un homenaje a Rosa Martínez, veterana profesora de pandereta.

Hubo el festival Cabefolk con la participación de Los Cámbaros, el dúo Babel (Marcos Bárcena y Alba Gutiérrez, Brez, Nel el Tardío y Cahórnega.

Las escuelas culturales y de folclore que antes dependían directamente del Ayuntamiento ahora son gestionadas por una asociación formada por ellas mismas. Un año más, dentro de las escuelas de folclore, Rosa Martínez sigue enseñando a tocar la pandereta; Cova Casanueva el rabel, Marcos Bárcena la gaita y Gabriel Morante se encarga de los bailes regionales.

Completan la oferta cultural las escuelas de Pintura dirigida por Tino Cuevas, la de manualidades por Ascensión Labrador y la Cerámica por Rafael Arana. Además de la de talla en madera.

La de folclore funciona, en sus distintas disciplinas, un día por semana en la Casa de Cultura. El centro fue el primero de estas características creado en Cantabria, bajo tutela municipal. Lleva el nombre de Matilde de la Torre en recuerdo de la folclorista y musicóloga fundadora del coro campesino Voces Cántabras.

A lo largo de los años muchos han sido los jóvenes que han pasado por sus aulas y han aprendido a tocar los diversos instrumentos y a bailar los típicos bailes de Cantabria. A destacar que, la gaita, instrumento que casi desapreció en la comunidad, volvió a resurgir gracias, en buena parte, a la labor de la escuela cabezonense, en la que se iniciaron un buen número de personas en el dominio de este instrumento de viento, hoy muy extendido por la comunidad.

En el año 1984, se dio en Cabezón de la Sal la voz de alarma, convocando en la villa a todos los gaiteros que había por la región para realizar una concentración musical y buscar la potenciación de la gaita, un instrumento que fue sustituido por otros, hasta llegar, casi, a su desaparición. Fernando Gomarín fue uno de los promotores de su resurgimiento, acometiendo acciones junto con el Ayuntamiento.

En total este curso a las escuelas culturales y de folclore han asistido 125 alumnos.

Comentarios