22.06.2024 |
El tiempo

RACING DE SANTANDER-ZARAGOZA (0-2)

Duro golpe para el racinguismo

No pudo ser, el Racing se vio superado por el Zaragoza. Los de José Alberto parecían ansiosos e imprecisos en las jugadas y terminaron penalizados | Otra mala noticia, la lesión de Íñigo Vicente que fue retirado en camilla
Arana se lamenta de una de las acciones. / L.H.
Arana se lamenta de una de las acciones. / L.H.
Duro golpe para el racinguismo

En una tarde de fútbol cargada de emociones en el Estadio El Sardinero, el Real Zaragoza consiguió sellar su permanencia en la Segunda División española con una victoria contundente ante el Racing de Santander, un partido en el que los locales se jugaban asegurar su posición en los codiciados 'playoffs'. Sin embargo, el conjunto cántabro deberá esperar una semana más para alcanzar su objetivo tras este resultado adverso.

El encuentro arrancó con una velocidad sorprendente, apenas habían transcurrido 30 segundos cuando Peque del Racing de Santander probó suerte con un disparo que fue rechazado por el guardameta rival, Edgar Badia. Sin embargo, la primera diana llegó del lado del Real Zaragoza, apenas al minuto 3, cuando Toni Moya habilitó a Iván Azón, quien venció al arquero local, Jon Ander Ezkieta, en un mano a mano que desató la celebración entre la afición maña.

El gol tempranero sacudió al Racing de Santander, que se vio obligado a reaccionar ante la embestida del equipo aragonés, que tomó las riendas del encuentro. A pesar de los esfuerzos de los locales por equilibrar el marcador, fue el Real Zaragoza quien se mostró más efectivo en sus acciones defensivas y ofensivas.

El Racing de Santander intentó responder con determinación, buscando espacios y combinaciones que pusieran en aprietos a la defensa rival. Una de las jugadas más peligrosas llegó de la mano de Arana, quien desplegó una combinación magistral con Íñigo Vicente y Peque, pero la intervención de Badia evitó el empate.

La actuación del guardameta del Real Zaragoza fue un factor determinante en el desarrollo del partido, ya que detuvo una serie de oportunidades claras de gol del Racing de Santander. Desde remates de media distancia hasta cabezazos en el área, Badia se erigió como un muro infranqueable para los delanteros cántabros.

A medida que avanzaba la primera parte, el duelo se convirtió en un correcalles emocionante, con llegadas peligrosas de ambos equipos. El Real Zaragoza estuvo a punto de ampliar su ventaja con una oportunidad clara de Liso, pero el balón se escapó por poco del arco local.

Sin embargo, el Racing de Santander no se amilanó y continuó presionando en busca del gol del empate. En una de las jugadas más polémicas del partido, un gol de Andrés Martín fue anulado por el árbitro debido a una falta previa de Rubén Alves, dejando a los aficionados locales frustrados y descontentos con la decisión arbitral.

A pesar del dominio territorial y la superioridad en la posesión del balón, el Racing de Santander no logró encontrar la fórmula para superar la sólida defensa del Real Zaragoza. El equipo maño se mantuvo firme en su bloque defensivo, cerrando los espacios y frustrando los intentos de los locales por igualar el marcador.

La segunda mitad comenzó con un Racing de Santander decidido a cambiar el rumbo del encuentro. Los cántabros tomaron el control del juego, buscando con paciencia y posesiones largas el gol que les devolviera la esperanza de obtener un resultado positivo en casa.

El Real Zaragoza, por su parte, adoptó una postura más conservadora, defendiendo con solidez y aprovechando las oportunidades de contraataque para mantener a raya al Racing de Santander. La lesión de Íñigo Vicente generó preocupación entre los aficionados locales, mientras el equipo visitante se aferraba a su ventaja con determinación.

A medida que avanzaba la segunda mitad, el partido se tornaba más táctico y estratégico, con el Racing de Santander buscando desesperadamente el gol del empate y el Real Zaragoza defendiendo con uñas y dientes su ventaja. Los minutos transcurrían sin mayores sobresaltos, hasta que llegó el gol de la sentencia.

Cuando el partido agonizaba, Sergi Enrich sentenció el encuentro para el Real Zaragoza con un gol tras una excelente jugada por la banda derecha y un pase preciso de Fran Gámez. El gol fue un mazazo para el Racing de Santander, que vio escapar sus opciones de remontada en los últimos compases del partido.

Con esta victoria, el Real Zaragoza aseguró su permanencia en la Segunda División española, mientras que el Racing de Santander deberá esperar una semana más para cerrar su presencia en los 'playoffs', después de una actuación que, a pesar del dominio territorial, no fue suficiente para superar la sólida defensa y el buen planteamiento del equipo maño.

Ahora, el Racing viajará a la Cerámica para conseguir como mínimo un punto para asegurar su puesto en playoffs ante un Villarreal B, ya descendido. Por arriba, esta jornada deja al Valladolid en Primera.

Duro golpe para el racinguismo
Comentarios