27.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

SEKOU GASSAMA

«Nos hemos quitado un peso de encima», confiesa Sekou

El delantero, autor del primer gol de la temporada, cree que a partir de la victoria del domingo jugarán «más liberados»

Sekou, fajándose con un rival en El Molinón. / LA LIGA
Sekou, fajándose con un rival en El Molinón. / LA LIGA
«Nos hemos quitado un peso de encima», confiesa Sekou

El primer goleador del Racing acabó siendo Sekou Gassama, el delantero centro del equipo, el hombre fichado a última hora para marcar. Como debe ser, dirán los clásicos. Mejor así, que para los de su profesión es fundamental la confianza y tener claro que no tienen la mira torcida, vino a decir Fernández Romo tras el partido de El Molinón. Él, por su parte, volvió a casa «muy contento por la victoria, por ese gol y por la afición», ya que recordó que habían contado con el inestimable apoyo de dos mil espectadores con los que se quiso fundir tras celebrar su primer tanto. Le costó una cartulina amarilla, pero entendió que el momento lo valía.

Confesó el senegalés de Granollers que ganando en el campo del Sporting se habían «quitado un peso de encima», ya que el Racing no deja de ser «un recién subido a la categoría», con todo lo que eso supone, al que no le estaban saliendo bien las cosas y que sólo acumulaba derrotas. El camino se había puesto cuesta arriba pero, tras lo sucedido el domingo a primera hora de la tarde, cree que jugarán «más liberados».

Puso valor Sekou en que hubieran sido los dos delanteros los autores de los dos goles pero también dejó bien claro que todo respondía a una labor colectiva, ya que considera que «los primeros que atacan son los defensas y los primeros que defienden son los delanteros». A ellos sólo les toca poner la guinda a un trabajo grupal. «Para eso hemos venido», resaltó en alusión a él mismo y al propio Matheus, que también presumió de una tremenda finalización cuando le tocó.

El del domingo fue su primer partido junto a Jorge Pombo, con el que pareció entenderse bien. Sekou le conocía «de haber jugado contra él en años anteriores» y, por lo tanto, conocía su calidad. Durante la semana pasada y antes del envite ante el Sporting, hablaron «mucho» porque considera el delantero centro que es «muy fácil» entenderse con él. «Dijimos que con mi trabajo sucio y su calidad debíamos estar juntos y cerca y, a pesar de los pocos entrenamientos que hemos tenido juntos, se puede decir que es fácil jugar con él porque te asiste bien y te entiende», resumió.

En definitiva, Sekou reconoció estar «muy contento de poder jugar tanto con él como con el resto de compañeros». Todos los integrantes del vestuario son conscientes de que la primera misión de un equipo es «entenderse entre todos» porque, además, en esta ocasión han sido «muchos» los que han venido «nuevos» y eso supone un proceso por muy fácil que se lo hayan puesto los que ya estaban a bordo.

A pesar de que las cosas no estaban saliendo bien y de que ya se había generado cierta ansiedad por conseguir los primeros puntos, destacó Sekou que, al menos desde que él está en el Racing, siempre había visto «al equipo unido». Confiaban en sus posibilidades y en su porvenir: «Sabíamos que en cualquier partido íbamos a conseguir los tres puntos y fue en Gijón. Siempre hemos estado juntos, animándonos y sabiendo que tarde o temprano iba a llegar».

El gol que lo empezó a cambiar todo llevó consigo mucho talento porque Sekou finiquitó la acción que había iniciado la presión de Juergen y había continuado la asistencia de Mantilla con clase y con la precisión de un cirujano. «Sabía que tenía mucho espacio por delante. Cuando vi salir a Mantilla, vi que tenía un hueco muy grande y pude arrancar», relata. Ganó la espalda a la defensa pero, a su vez, entendía que si continuaba «con esa aceleración, no iba a tener la pausa necesaria para definir y ver al portero cómo reaccionaba». Por eso no se puso nervioso por llevar detrás a dos defensores, frenó y puso el balón a donde no podía llegar Mariño.

Se terminó marchando Sekou tras resentirse del gemelo aunque él consideraba que podía seguir. Con todo, entendió el cambio. Lo importante es que se encuentra «bien» después de haber completado «toda la pretemporada en el Valladolid». De hecho, en Gijón se sintió «mejor que en Tenerife» porque también se adaptó «mejor a los compañeros». «Poco a poco nos vamos entendiendo entre todos porque estamos sacando nuestro mejor nivel», concluyó.

«Nos hemos quitado un peso de encima», confiesa Sekou
Comentarios