27.09.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

RACING SANTANDER

Medina, Dani y Molina, a punto de despejar la enfermería

Ayer entrenaron a buen ritmo y, en principio, Fernández Romo los recuperará para el partido del domingo en Ipurua

Unai Medina y Dani Fernández, realizando intensos ejercicios en la mañana de ayer. / RRC
Unai Medina y Dani Fernández, realizando intensos ejercicios en la mañana de ayer. / RRC
Medina, Dani y Molina, a punto de despejar la enfermería

Da la impresión de que el panorama se va despejando en el Racing, ya que el equipo no sólo ha comenzado a caminar, a sumar puntos, a dejar su portería a cero, a generar ocasiones e incluso a marcar y dar sensación de peligro, sino que también va vaciando la enfermería. Ésta lleva con camas ocupadas desde el primer día pero es posible que el próximo fin de semana pueda desplazarse a Eibar con la única baja de Cedric, a quien no se le volverá a ver hasta, probablemente, la segunda vuelta.

Unai Medina, Dani Fernández y Arturo pusieron sus nombres al capítulo de bajas en el encuentro contra Las Palmas. La única nueva fue la del segundo porque el último no se viste de corto y se calza las botas para disputar un partido desde la jornada inaugural, de lo que hace ya mes y medio. El primero se ha perdido ya dos partidos pero es probable que ninguno de ellos tenga que alargar su proceso de recuperación y que mañana mismo puedan integrarse en el entrenamiento.

Son todos jugadores de banda derecha. Incluso el más polivalente de ellos, que es el murciano, comenzó su único partido hasta la fecha jugando como interior en ese costado diestro. Eso ha limitado las opciones de Fernández Romo en ese carril de tal modo que el pasado domingo incluso tuvo que colocar a Aritz Aldasoro pegado a la cal para, como él mismo explicó, «ganar más piernas en ese carril derecho». A buen seguro que si hubiera contado con alguno de los lesionados, habría sido su opción. Ni se plantea ya la posibilidad de que eche mano de Alfon porque, por ahora, está claro que no le ve preparado para aportar sobre el terreno de juego. Apenas ha tenido posibilidad de mostrarse.

Medina se lesionó apenas un par de días antes del partido contra el Tenerife, Dani Fernández la semana pasada y Arturo Molina en el partido inaugural contra el Villarreal B. Este último ha ido aumentado la carga de trabajo de manera progresiva y el pasado viernes ya completó el entrenamiento con sus compañeros. Si hubiera hecho falta, Fernández Romo le habría incluido en la convocatoria, pero, de acuerdo con los médicos, entre todos decidieron esperar una semana más. En los próximos días se reincorporará a la rutina del grupo y, si su entrenador le ve en condiciones, seguro que viajará a Eibar. De hecho, es un futbolista del gusto del técnico verdiblanco porque le ha utilizado siempre que ha estado disponible desde que llegara a Santander en el último mercado invernal.

La mayor duda la podía aportar Unai Medina pero en el entrenamiento de ayer se le vio ejercitándose a buen nivel. Es cierto que buena parte de la sesión la hizo en solitario pero ya realizó ejercicios explosivos y de fuerza que invitan a pensar que ya está listo y dispuesto para volver a la carga. Más de lo mismo se puede decir de su compañero Dani Fernández. Por lo tanto, Romo confía en tener a ambos disponibles a lo largo de la semana, lo que hará trabajar al técnico madrileño. Éste siempre ha considerado un fijo al lateral de Basauri pero las dos enormes actuaciones de Álvaro Mantilla tanto en El Molinón como en Los Campos de Sport contra Las Palmas le van a poner complicado al entrenador desbancarle.

Quizá para no ponérselo a sí mismo más difícil, Romo tampoco ha sido demasiado espléndido a la hora de dedicar halagos a Mantilla por sus buenas actuaciones a pesar de no haber podido disputar ni un solo partido de pretemporada y de incluso debutar en la categoría. Cuando le han preguntado al respecto, ha valorado positivamente su actuación y ha añadido que le queda seguir creciendo con balón. Sea como sea, lo que es indudable es que el canterano se lo ha puesto difícil al técnico y, en teoría, eso es siempre lo que éste quiere para aumentar la competitividad interna.

Medina se va a encontrar una realidad diferente a la que había cuando cayó lesionado y más difícil aún es el panorama que le espera a Arturo Molina, ya que durante su convalecencia han llegado numerosos jugadores para esa línea de tres media puntas en la que él se desenvuelve. Cuando él jugo, todavía no estaban en el equipo ni Mboula ni Jorge Pombo y tampoco Sekou, que permite al entrenador jugar con dos delanteros colocando a Matheus a su espalda, algo que ya probó contra el Oviedo. Todo apunta a que le va a resultar más complicado asomar la cabeza que cuando cayó lesionado.

Lo que es indiscutible es que con la recuperación de este trío de futbolistas de banda, Guillermo Fernández Romo ganará en recursos a utilizar. Sólo quedaría en el dique seco Cedric, sobre quien es complicado fijar una fecha de vuelta. En principio, será esta semana cuando entre en el quirófano y, a partir de ahí, se diseñará una hoja de ruta para ponerle a punto lo antes posible. El primero que querrá hacerlo cuanto antes es él mismo.

Al delantero africano le toca ahora seguir el desarrollo de los acontecimientos desde la distancia y el partido de Eibar le tocará seguirlo por televisión. La plantilla comenzará a prepararlo en el entrenamiento de mañana después de completar ayer la habitual sesión de recuperación. Los jugadores titulares el día anterior se ejercitaron primero en el gimnasio para después salir al campo número dos. Lo hicieron todos menos Satrústegui, a quien se regula su carga de trabajo tras un partido. El resto, disputó un intenso partido a campo reducido para disfrutar hoy de una jornada de descanso.

Medina, Dani y Molina, a punto de despejar la enfermería
Comentarios