02.10.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

Iñigo Vicente, hasta 2025

El Racing confirmó ayer la contratación del atacante vizcaíno por tres temporadas | La negociación estaba prácticamente cerrada a la espera de que rescindiera con el Athletic

Iñigo Vicente cuajó una gran temporada la campaña pasada en el Mirandés.
Iñigo Vicente cuajó una gran temporada la campaña pasada en el Mirandés.
Iñigo Vicente, hasta 2025

Se ha hecho esperar, pero finalmente incluso ha llegado más rápido de lo esperado. Iñigo Vicente ya está aquí. Ya es jugador del Racing para las tres próximas temporadas. Ha conseguido el club, por lo tanto, a su pieza más codiciada para este tramo inicial de mercado, uno de esos futbolistas que no sólo vienen de jugar en Segunda División, sino también de hacerlo muy bien. La inversión ha sido importante por uno de esos jugadores que puede marcar diferencias en toda la zona de ataque y que está capacitado para elevar el nivel del colectivo en los lugares donde se corta el bacalao.

Los aficionados le estaban esperando con los brazos abiertos. Desde hace semanas confiaban en que pudiera terminar vestido de verdiblanco porque ya había transmitido al Racing que, en el caso de no encontrar sitio en el Athletic, Santander era el primer lugar en su lista. Y ha cumplido. Apenas 24 horas después de resolver el contrato que le unía con el club bilbaíno hasta el próximo mes de junio del 2023, firmó uno nuevo con la entidad verdiblanca por tres temporadas, hasta junio del 2025. Es el segundo contrato, tras el de Matheus, que el club cántabro firma hasta fin de lustro.

Si el racinguismo lleva tiempo prendado por Iñigo Vicente no es sólo porque venga de hacerlo muy bien en el Mirandés, sino porque ya vio de lo que era capaz en la campaña 2018-19, cuando formó parte del Bilbao Athletic convirtiéndose en uno de los mejores jugadores de la temporada en la categoría de bronce. A partir de ese momento, ha estado cedido en el Mirandés tanto en la campaña 19-20 como en la 21-22. En la que queda en medio se quedó en el primer equipo rojiblanco para pelear por un puesto, pero no logró ser protagonista. Sólo jugó 49 minutos en tres partidos de Primera División aunque al menos le sirvió para poner su nombre al título de la Supercopa que ganó el conjunto rojiblanco aquella campaña.

Tras una pasada temporada en la que marcó seis goles y dio cuatro asistencias liderando el ataque de un Mirandés que logró la permanencia de manera solvente, Iñigo Vicente confiaba en que por fin pudiera abrirse un hueco en el Athletic. Todos sabían que era complicado. Incluso él mismo y, por supuesto, el Racing, que se movió rápido para iniciar las negociaciones. Se llegó a un acuerdo por ambas partes pero, como sucedió en el caso de Jokin Ezkieta, el club cántabro tuvo que esperar a que se celebraran las elecciones a la presidencia de la entidad rojiblanca. Sólo así habría alguien con quien negociar la rescisión de su contrato.

Con todo, la intención del atacante de Derio no era poner fin a una trayectoria de quince años como rojiblanco, sino pelearse un sitio en la primera plantilla. Para eso también eran importante las elecciones porque de ahí saldría el presidente que elegiría al entrenador, que sería quien tomara la decisión. El elegido fue Ernesto Valverde, que, como sucede en cada pretemporada del Athletic, se encontró con un exceso de futbolistas. Tenía que hacer limpieza y de partida ya dejó claro que no contaba con Ezkieta, que comenzó ya la pretemporada con el Racing, ni con Iñigo Vicente. Éste, aún así, ha estado entrenando en Lezama mientras se negociaba la rescisión del contrato.

El Athletic quería mantener una opción de compra sobre el nuevo jugador del Racing pero, finalmente, no la tendrá. Se ha liberado completamente del club bilbaíno y ha podido elegir con total libertad y sin condicionante alguno su futuro. A cambio, ha tenido que perdonar buena parte del año de contrato que mantenía aún con la entidad rojiblanca. Y eran muchas las novias que llamaron a su puerta, tanto del extranjero como del fútbol doméstico. El club cántabro había insistido mucho en él pero también el Granada que pilota Aitor Karanka. Sin embargo, da la sensación de que el nuevo futbolista verdiblanco lo tenía muy claro desde un principio. Le ha resultado atractivo el proyecto verdiblanco y, para colmo, le coge cerca de casa, por lo que cree que puede ser un buen tren al que subirse para seguir progresando como futbolista.

Iñigo Vicente Elorduy, que es u nombre completo, nació en la localidad vizcaína de Derio el día de Reyes de 1998, por lo que tiene 24 años. Es una edad que se acopla al perfil de jugadores que vienen fichando en las últimas semanas Guillermo Fernández Romo y Mikel Martija. Como los otros que han llegado, aterriza con ambición y hambre por hacerse un sitio en el élite y seguir creciendo. El nuevo futbolista verdiblanco no ha dejado de hacerlo desde que, a los diez años, ingresara en las categorías inferiores del Athletic. Fue subiendo escalones y con el juvenil ya tuvo su primera gran experiencia internacional al disputar la UEFA Youth League. Ya en el 2017 promocionó al Bilbao Athletic, con el que disputó 66 partidos ligueros y dos de playoff anotando veinte goles y dando treinta asistencias. Por su parte, en el Mirandés ha completado 74 encuentros en los que ha marcado trece goles en total.

Con su 1,78 de altura y sus 68 kilos, el nuevo futbolista del Racing juega habitualmente de media punta o de extremo. Es otro futbolista polivalente para la línea de tres cuartos como lo pueden ser ya Alfon y Arturo. Lo bueno es que, además, viene de estar realizando la pretemporada con el Athletic y, por lo tanto, desde el primer día va a poder ponerse al mismo nivel que el resto. Llega en forma, ha apostado por el Racing y ahora le queda confirmar vestido de verdiblanco que todavía no ha tocado techo.

La de Íñigo Vicente es la novena incorporación del club verdiblanco en el presente mercado veraniego. Es otro jugador de ataque, como los penúltimos en llegar, que fueron Peque y Matheus. Antes también habían llegado Rubén González, Alfon, Ezkieta, Aldasoro, Juergen y Dani Fernández. La plantilla, de esta manera, ya estaría prácticamente completa a la espera de los últimos retoques. A simple vista, parece un hecho que falta por cubrir el lateral izquierdo, que ahora mismo sólo estaría compuesto por Eneko Satrústegui. Y éste lo ocupó el curso pasado por exigencias del guión, ya que la primera idea de Fernández Romo fue que actuara como central. A buen seguro, además, que también quedará al menos un delantero por llegar. Y es que, queda sólo un mes para que comience la competición liguera pero mes y medio para que se cierre el mercado. Y puede suceder de todo.

Iñigo Vicente, hasta 2025
Comentarios