28.01.2023 |
El tiempo

ALAVÉS - RACING | HOY 21.00 H.

Alavés-Racing. Otro gigante que visitar

El Racing visita  esta noche (21 h.) al Alavés, que, al contrario que su rival, está sumido en una crisis de resultados  | No se prevé cambio alguno en el equipo inicial diseñado por José Alberto | Más de mil racinguistas desafiarán al frío en Vitoria

Matheus intentará construir una buena racha goleadora después de que el pasado fin de semana rompiera una sequía de varios meses. / RRC
Matheus intentará construir una buena racha goleadora después de que el pasado fin de semana rompiera una sequía de varios meses. / RRC
Alavés-Racing. Otro gigante que visitar

El Racing no tiene descanso. Le está viniendo un gigante detrás de otro en este inicio de año. Si comenzó con Las Palmas y continuó con el Sporting, ahora se le pone delante el Alavés. Casi nada. Es uno de los presupuestos más altos de toda la categoría, un camión de ocho ejes capaz de pasar por encima de cualquiera. Estuvo a punto de hacer añicos al conjunto cántabro en el tramo inicial del encuentro que disputó en Los Campos de Sport pero los jugadores verdiblancos se mantuvieron firmes y bien asentados sobre el césped. Rodilla en tierra, pie en pared. Esperaron su momento y no ganaron de milagro y por el árbitro. A buen seguro que la historia de hoy será diferente, pero hay un camino que transitar. No parece buena hora jugar a las nueve de la noche en Vitoria un sábado del mes de enero. Menos aún, con lo que ha caído esta semana. Siberia - Gasteiz, llaman a la capital vasca. Y es por algo. En pocas ciudades peninsulares hace más frío, por lo que tocará jugar contra el rival y contra los elementos. Es lo que toca, es lo que han mandado. Y se puede decir que los hombres de José Alberto llegarán preparados porque el temporal que ha asolado Cantabria a lo largo de los últimos días no les ha frenado y apenas les ha condicionado. Se ha mantenido el plan de trabajo aunque haya tocado ejecutarlo bajo el granizo. Hay que estar preparados para todo.

El Racing llega a la cita en un buen momento, tras haber sumado siete puntos de nueve posibles ante buenos equipos que aspiran a estar en la zona alta cuando toque bajar el telón. Y menos mal que al conjunto cántabro le ha ido bien porque, de lo contrario, se habría quedado descolgado. Tanto es así, que ni siquiera una racha tan positiva le ha servido para alejarse mínimamente del pozo. Si ha dormido fuera de él esta semana ha sido por los goles, ya que parte hoy con los mismos puntos que tiene la Ponferradina, que es el primero que tiene su nombre escrito en rojo. Aquí no se puede dormir nadie para no quedarse descolgado. El Alavés, por su parte, está en crisis. Llegó hasta diciembre habiendo perdido un solo partido y hoy recibe al Racing habiendo perdido cinco de los últimos seis que ha disputado en liga. Son muchos. Se trata de toda una caída en barrena que no le ha descolgado del todo porque llegó a volar muy alto. Lo que ha agotado es el margen de error para no quedar apeado de la pelea por el ascenso. Por eso necesita ganar hoy al conjunto cántabro. No le sirve otro resultado para no generar aún más dudas que pongan tabúes encima de la mesa. Luis García Plaza parece estar bien asentado y tener toda la confianza pero todo cambia muy rápido. Que se lo pregunten a Fernández Romo.

José Alberto afronta el encuentro con prácticamente los mismos hombres que la semana pasada. Es decir, que Sekou y Juergen se mantienen en el dique seco. Ambos han entrenado en solitario toda la semana y habrá que jugar sin ellos. También sin Pablo Bobadilla, pero eso ya no es noticia. Quien parece que se ha recuperado tras no haber estrenado aún el 2023 es Peque, pero también es complicado que entre en acción. Hay muchos en la fila para jugar en todas partes y para el ataque, además, ha vuelto Cedric, que tiene un hambre atroz.

De este modo, se prevén pocos cambios o ninguno en el once inicial del equipo verdiblanco respecto al encuentro contra el Sporting. No tendría sentido agitar el manzano porque fue una de las mejores actuaciones de todo el curso. Sobre todo, el primer tiempo. El segundo no gustó y muchos lo interpretaron como un paso atrás, pero también hay que entender el contexto. Con 2-0, hay que comprender que un equipo presuma, ante todo, de músculo defensivo. Hay que evitarlo, pero «es mi carácter», que diría el escorpión del cuento.

Lo cierto es que al conjunto cántabro se le viene dando bien jugar en campos de equipos grandes, que se saben poderosos e incluso superiores. El Alavés sabe que es el guapo de la fiesta, la pareja de baile ideal, pero el Racing quiere desnudarle y cree que sabe cómo hacerlo. Es probable que sea el conjunto vitoriano quien más tenga la pelota pero el conjunto cántabro sabe manejarse bien en ese contexto. Lo bueno es que ahora se ha enriquecido y también sabe qué hacer cuando le toca manejar la pelota. Y ha dejado acreditado en el último mes que no la quiere para presumir ni acumular posesión de manera inútil y gratuita, sino para atacar con rapidez. No renuncia a la verticalidad ni a utilizar de la mejor manera posible unos cuchillos que parecen más afilados que nunca. Da la sensación de que todos están más despiertos y de que todos son un poco más peligrosos. Mboula, Jorge Pombo e Íñigo Vicente, la línea de tres media puntas, tienen la mirada de los mil metros. Y Matheus, para colmo, marcó un gran gol hace siete días. Sólo cabe esperar que no vuelva a tardar meses en celebrar otro porque el Racing necesita los goles de sus delanteros. Por ahora, al menos, el colectivo sí ha conseguido el objetivo prioritario que se propuso José Alberto cuando se hizo con las riendas del equipo, que fue mejorar el balance anotador. Así, el Racing ha pasado de promediar un gol cada dos partidos a dos por jornada. La diferencia es evidente. Se ha abierto una puerta.

Contra el Alavés será fundamental el control de las áreas porque no es un equipo que dé segundas oportunidades. Menos aún, cuando está herido, que es cuando más peligroso es un animal salvaje. Su rendimiento en liga está siendo pobre porque en las últimas seis jornadas ha perdido contra el Granada (3-1), el Tenerife (2-1), el Levante (0-2), el Málaga (1-0) y el Oviedo (1-0). Desde que empezó diciembre, sólo ha ganado al Burgos (1-0). Aún así, sigue quinto. Así de bien hizo las cosas en los primeros meses de campeonato. Últimamente, se ha alimentado de sus buenas actuaciones en Copa del Rey, competición de la que quedó apeado el pasado martes con honor ante el Sevilla.

Esto último ha hecho que en Vitoria no hayan pensado en el Racing hasta el miércoles. También se notará, en principio, en las piernas aunque su entrenador dio descanso a algunos de sus mejores jugadores. Porque lo primero es lo primero. Es la liga la que da de comer .

Alavés-Racing. Otro gigante que visitar
Comentarios