23.05.2024 |
El tiempo

MINISTERIO DE SANIDAD

El comunismo sanitario: Sanidad cambia el protocolo y preguntará a los pacientes su nivel de renta y ocupación

El Ministerio de Sanidad recomienda incluir en la historia clínica las condiciones económicas del paciente para combatir la "desigualdad" en la salud.

La ministra de Sanidad, Mónica García. / AEE
La ministra de Sanidad, Mónica García. / AEE
El comunismo sanitario: Sanidad cambia el protocolo y preguntará a los pacientes su nivel de renta y ocupación

El Ministerio de Sanidad, liderado por Mónica García, ha acordado con las comunidades autónomas incorporar en la historia clínica del paciente datos socioeconómicos y familiares. Este cambio en la llamada Historia de Salud Digital busca identificar los "condicionantes" socioeconómicos que influyen en la salud de la población, permitiendo un enfoque más holístico y biopsicosocial del tratamiento médico.

El documento del Ministerio señala la importancia de reconocer los factores sociales, culturales, políticos y económicos en la salud, subrayando que la desigual distribución de estos determinantes conduce a desigualdades en la salud de la población. La incorporación de estos datos en la historia clínica tiene como fin permitir a los profesionales sanitarios comprender y considerar las condiciones de vida de los pacientes al diagnosticar y proponer tratamientos o cuidados.

Los servicios de Atención Primaria solicitarán a los pacientes una serie de datos a través de un cuestionario específico, incluyendo edad, sexo, identidad de género, orientación sexual, migración y origen, clase social, lugar de residencia, discapacidad, dependencia, y contexto social y familiar. Dentro de "clase social", se recogerán datos sobre el nivel de renta, situación laboral actual y clase social ocupacional.

Los tramos de renta se basarán en los establecidos por el Ministerio de Hacienda para el cálculo del IRPF, y se incluirán categorías específicas para la situación laboral y clase social ocupacional. Además, se realizará un cribado de pobreza preguntando a los pacientes sobre sus dificultades económicas.

La recopilación de estos datos debe contar con el consentimiento del paciente, quien también decidirá qué profesional sanitario puede acceder a esta información. Además, el personal sanitario encargado de la encuesta deberá explicar el objetivo de la recopilación de datos y cómo se utilizarán.

Sanidad aclara que estos datos no incluirán la etnia o pertenencia a grupos minoritarios, ni otros datos que puedan exponer a la persona a prejuicios. Este nuevo enfoque busca proporcionar una atención más personalizada y efectiva, considerando todos los aspectos que pueden influir en la salud de una persona.

El comunismo sanitario: Sanidad cambia el protocolo y preguntará a los pacientes su nivel de renta y ocupación
Comentarios