06.07.2022 |
El tiempo

La abstención del PP permite aprobar la Ley Audiovisual y divide a PSOE y Podemos

El Congreso aprueba una norma sacudida por una fuerte contestación del sector del cine
El cineasta Fernando Colomo (d) participa en la manifestación convocada por las asociaciones de productores de cine y audiovisual, unidas y bajo el lema "salvemos la democracia, salvemos la producción independiente" contra la inminente aprobación de la Ley General Audiovisual en el Ateneo de Madrid. EFE/ Javier Lizón
El cineasta Fernando Colomo (d) participa en la manifestación convocada por las asociaciones de productores de cine y audiovisual, unidas y bajo el lema "salvemos la democracia, salvemos la producción independiente" contra la inminente aprobación de la Ley General Audiovisual en el Ateneo de Madrid. EFE/ Javier Lizón
La abstención del PP permite aprobar la Ley Audiovisual y divide a PSOE y Podemos

Otra votación de infarto. Ahora por la ley audiovisual. Otra vez que el Gobierno acaba enfrentado a sus socios y, en esta ocasión, también a sí mismo, porque el PSOE y Unidas Podemos se han dividido con un voto a favor y una abstención, respectivamente, a pesar de que es una norma que ha sido patrocinada por el propio Ejecutivo. Así, la abstención del PP ha resultado determinante para que el Ejecutivo haya esquivado una bala y haya conseguido que el Congreso apruebe la ley audiovisual. Sin embargo, esta victoria numérica tiene consecuencias para el PSOE, porque ha abierto otra nueva crisis con sus aliados de ERC y EH Bildu, con los que cada día la confianza está más desgastada por el caso Pegasus, y de choque interno en la coalición con Unidas Podemos.

Ha quedado de manifiesto en la votación: 130 síes (PSOE, PNV, CC, NC, PRC), 83 noes (Vox, ERC, EH Bildu, Junts, Más País, PDeCAT) y 131 abstenciones (PP, Unidas Podemos, Ciudadanos).
La polémica enmienda de los socialistas ha provocado el reproche de muchos portavoces durante el debate de la norma, entre ellos, sus socios de investidura como ERC, que ha anunciado su voto en contra porque los socialista han "dinamitado" el pacto que habían alcanzado.

ENMIENDA DE ÚLTIMA HORA
El giro que ha colocado en un serio aprieto a la norma y la ha dejado en manos del PP se produjo al final de su tramitación, cuando el PSOE introdujo una enmienda de última hora que ha puesto en pie de guerra a las productoras y al mundo del cine. Más de 350 directores, productores independientes y actores han firmado un manifiesto, con Pedro Almodóvar, Paco León, Icíar Bollaín o Antonio Resines a la cabeza. Su denuncia es que el cambio de una sola palabra permitirá a las grandes corporaciones (Atresmedia y Mediaset) acceder a la cuota que está reservada para la producción independiente, lo que pone en riesgo "de muerte" a este sector.

Esa enmienda ha "dinamitado", en palabras de ERC, el pacto alcanzado entre el Gobierno y sus socios de investidura y ha desencadenado que muchos de ellos pasaran en unas horas del voto a favor al voto en contra, colocando contra las cuerdas la aprobación del texto. Entre ellos está Unidas Podemos que sostiene que la ley servirá a los intereses del "oligopolio de las cuatro grandes televisiones".

El acuerdo se había conseguido después de unas tortuosas negociaciones que se remontan al pasado otoño, cuando ERC y EH Bildu obligaron al Gobierno a aceptar determinadas demandas en dicha ley para aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Demandas que en resumidas cuentas pretendían blindar las producciones en los idiomas cooficiales (catalán, euskera y gallego) en las grandes plataformas audiovisuales (Netflix, HBO Max o Disney+).

Es la segunda vez en este mes que el PP salva una ley fundamental para el Gobierno de ser tumbada por sus propios aliados parlamentarios. Ahora ha ido la ley audiovisual gracias a una abstención pero el 2 de mayo también lo hizo con la ley de Seguridad Nacional cuando votó en contra de una enmienda a la totalidad presentada por ERC. De igual modo, el PP también ayudó recientemente al Ejecutivo cuando votó en contra de crear una comisión de investigación sobre el caso Pegasus.

Segunda vez en un mes que el PP evita al Gobierno una gran derrota política

La ley audiovisual, que surge para trasponer una directiva europea y que el Gobierno ha querido aprovechar para convertir a España en un "hub" europeo de producción audiovisual, pasa ahora al Senado, donde los socios del Ejecutivo seguirán presionando en el tema de los productores independientes. Cuentan para ello con el apoyo de Unidas Podemos, que se ha sumado a los últimos intentos de ERC y EH Bildu para revertir el polémico cambio.

Estos partidos culpan al PSOE de "desvirtuar" la definición de productor independiente, en un contexto en el que las televisiones están obligadas por ley a invertir un 5% de sus ingresos en ese sector. Con el cambio, denuncian, se les equipara a las grandes empresas y se pone su existencia en riesgo porque impulsa una mayor concentración en torno a Atresmedia y Mediaset.

La abstención del PP permite aprobar la Ley Audiovisual y divide a PSOE y Podemos
Comentarios