08.08.2022 |
El tiempo

ENERGÍA

El racionamiento energético de Sánchez «lo pagarán las familias y las empresas»

Buruaga asegura que «no puede ser que todo sea siempre a costa del sacrificio de los mismos», afirma la dirigente popular | La presidenta del PP reclama un plan serio, con medidas de calado

El Gobierno podrá llegar a cerrar un establecimiento que incumpla el racionamiento energético 

Revilla dice que Ayuso es una "insolidaria" por no ceder ante el racionamiento energético

 

Una persona regula el termostato de su casa.
Una persona regula el termostato de su casa.
El racionamiento energético de Sánchez «lo pagarán las familias y las empresas»

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha lamentado el seguidismo del presidente Miguel Ángel Revilla al plan de ahorro energético del Gobierno central y ha asegurado que si no viviera de espaldas a la realidad, se desmarcaría de un decreto que pagarán  las familias, las empresas y un sector económico entero como el comercio.

«Como siempre, Revilla es el barón socialista más disciplinado», ha afirmado Buruaga, quien ha criticado que el presidente de la comunidad respalde y diga amén a todo lo que dicta Pedro Sánchez, aunque sea un disparate y ponga piedras a las familias y a un sector generador de actividad económica y empleo como el comercio.

Para la dirigente popular, no puede ser que las medidas las paguen siempre los mismos, que sean a costa de seguir exigiendo a familias y empresas que se aprieten el cinturón, mientras los gobiernos central y regional no se aprietan el suyo y siguen derrochando. «Esto es la ley del embudo: lo ancho para ellos y lo estrecho para todos los demás», ha remarcado.

Buruaga ha dicho que de lo que deberían mentalizarse tanto Miguel Ángel Revilla, como su socio Pedro Sánchez es de que el sector privado, que es el que genera crecimiento y crea empleo, no está al servicio del aparato público, sino al revés, al tiempo que se ha preguntado qué ahorro se van a aplicar a sí mismos y  cuándo van a empezar a hacer sacrificios y no precisamente quitándose la corbata.

Además, ha reclamado a Revilla y Pedro Sánchez que abandonen la demagogia y el populismo y apuesten por un plan serio, que no puede limitarse a decir a los ciudadanos y a las empresas a qué temperatura tienen que poner la calefacción o el aire acondicionado y, además, bajo amenaza de sanción, sino que requiere medidas de calado.

Para Buruaga, ante un problema que puede ser muy grave no vale con la improvisación y muchos menos con cerrar, prohibir y apagar. Además, ha pedido consenso con las Comunidades Autónomas y los ayuntamientos frente a la imposición.

Para los regioanlistas es una buena medida. El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, cree que la población española debe «apretarse el cinturón» y mentalizarse para reducir el consumo energético después de que el Gobierno central aprobará ayer, lunes, un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético con motivo de la subida de precios por la guerra de Ucrania. Revilla ha hecho hincapié en que la sociedad ha vivido hasta ahora con una «mentalidad de no ahorrar», creyendo que la energía «era absolutamente infinita» y que no había «ningún problema», y ahora que «vienen tiempos duros», ha dicho, sería un «gran éxito» que se pudiera conseguir un ahorro del 10%».

Para el presidente cántabro, estaría «bien» que este ahorro pudiese tener «un recorrido largo», y ha señalado que sería posible inculcando en la población la idea de que «son tiempos difíciles» y «hay que apretarse el cinturón en esta materia». Además, ha opinado que reducir la calefacción o el aire acondicionado «unos grados», no es un tema «tan crucial».

«Tenemos que coger esa mentalidad porque probablemente Rusia siga apretando las tuercas y lo de Argelia no tiene tampoco muy buena pinta», ha destacado el presidente, quien ha indicado que aunque España no tiene «una dependencia del gas tan importante como Alemania», hay que sumarse al criterio europeo de ahorro.

En este sentido, ha apuntado que es «más importante» que ahorren los particulares y que no haya restricciones a las empresas que redunden en una falta de competitividad «en tiempos muy difíciles» donde hay que generar crecimiento económico y empleo.

El racionamiento energético de Sánchez «lo pagarán las familias y las empresas»
Comentarios