01.11.2020 |
El tiempo
domingo. 01.11.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

VERÓNICA SAMPERIO

«Nuestra prioridad es mejorar la calidad de vida de los vecinos»

Verónica Samperio, regidora municipal de Piélagos atraviesa su primer año de legislatura con la crisis sanitaria como telón de fondo y con la herencia de los «históricos problemas» del municipio

La alcaldesa de Piélagos, Verónica Samperio posa ante la cámara en el balcón del Ayuntamiento. / S.D.
La alcaldesa de Piélagos, Verónica Samperio posa ante la cámara en el balcón del Ayuntamiento. / S.D.
«Nuestra prioridad es mejorar la calidad de vida de los vecinos»

P. La alcaldesa de Piélagos acaba de vivir el primer año de la legislatura 2019-2023, una legislatura, sin ningún género de dudas, atípica

R. Efectivamente, ningún alcalde o alcaldesa ni responsable político podía imaginar el tiempo nuevo que íbamos a tener que vivir, una época que nada tiene que ver con la forma habitual de gestionar un ayuntamiento o cualquier administración pública. A lo largo de los últimos meses, hemos tenido que enfrentarnos a una pandemia, totalmente desconocida y sin precedentes, y al mismo tiempo mantener, en este inusual escenario, los servicios que se vienen prestando a los vecinos y vecinas. En el caso de Piélagos, además, nos hemos visto obligados a seguir dando respuesta  a muchos de los históricos problemas a los que se está enfrentando el municipio, como consecuencia de la política urbanística desarrollada durante décadas.

P. La alerta sanitaria provocada por el COVID-19 obligó al Ayuntamiento de Piélagos a tomar todo tipo de medidas ¿cómo afronta el Consistorio los rebrotes que se están produciendo en los últimos días?

R. Desde el arranque del Estado de alarma como consecuencia del COVID-19, desde el equipo de gobierno (PSOE-PRC-AVIP) nos marcamos un objetivo prioritario como fue cubrir las necesidades básicas de nuestros vecinas y vecinas, poniendo especial atención en aquellos más vulnerables, como podían ser nuestros mayores, pero también los más jóvenes.

En colaboración con la Policía Local y Protección Civil de Piélagos, pero también de la Guardia Civil y de numerosas empresas y personas voluntarias, fuimos capaces de llevar medicinas y alimentos a las personas que debían permanecer aisladas en sus casas por el Coronavirus; confeccionamos mascarillas, pantallas protectoras y batas para los centros de salud y las residencias de mayores del municipio; pusimos en marcha un teléfono de ayuda psicológica para echar un cable a quienes necesitaban escuchar una voz amiga; llevamos regalos a los niños y niñas que cumplían años y, para ellos, desarrollamos actividades on line desde nuestras bibliotecas municipales y escuelas municipales.

De manera paralela, empezamos a trabajar para crear nuevas líneas de ayudas, destinadas tanto a las familias, reforzando nuestras políticas sociales, como al empleo, con nuevas líneas de subvenciones para paliar, en la medida de lo posible, el impacto negativo del COVID-19 en nuestros autónomos, profesionales liberales y microempresas.

En estos momentos, pedimos a la población, en general, su ayuda para respetar las medidas de seguridad, tan básicas como necesarias, para frenar la expansión del Coronavirus y no retroceder el camino andado.

P. Hacía referencia la alcaldesa a los problemas urbanísticos que afectan al municipio, ¿en qué situación se encuentran los derribos pendientes en Piélagos?

R. Como recuerdo siempre que tengo ocasión, los problemas derivados de la política urbanística desarrollada durante décadas por los sucesivos equipos de gobierno del PP en Piélagos, no sólo condicionan el momento presente sino que son una hipoteca, para la corporación actual y las venideras.

En estos momentos, ya estamos pagando “en cómodos plazos” los cerca de 4 millones de euros, que el Gobierno de Cantabria nos adelantó para pagar la demolición de las viviendas ilegales del Alto del Cuco y para la regeneración ambiental de la zona, en respuesta a una sentencia de Tribunal Supremo. A esta cifra, hay que sumar los 500.000 euros  con los que, desde la anterior legislatura, primero PSOE-PRC y, ahora, PSOE-PRC-AVIP, estamos consignando un fondo de contingencia con el que poder hacer frente a las nuevas sentencias de derribo.

A estas cantidades, de manera inmediata, deberemos consignar  otros 190.000 euros para el acuerdo alcanzado con el juzgado para la demolición de las viviendas de Entrelindes, en Liencres, al tiempo que tendremos que sumar, además, la cifra de 437.000 euros para la primera anualidad de indemnizaciones a sus propietarios.

En resumen, podemos decir que prácticamente dos millones de euros del presupuesto del Ayuntamiento de Piélagos se destinarán a hacer frente a obligaciones heredadas.

De no existir estos compromisos podríamos destinar esta cantidad a renovar la red municipal de agua, que sigue igual que cuando se construyó en 1980; a mejorar el alumbrado público, que ya inició el anterior equipo de gobierno (PSOE-PRC) durante la anterior legislatura, en la que se cambió el alumbrado público de Mortera, Carandía, Renedo, Quijano, Barcenilla y Vioño por uno nuevo de tecnología LED, o a la creación de una red de abastecimiento, inexistente en más de la mitad del municipio, cuando llegamos al gobierno municipal, en 2015.

P. En un contexto como el actual, la colaboración del Gobierno Regional es fundamental para un municipio, ¿cómo es la relación existente entre el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Piélagos?

R. Desde mi llegada a la Alcaldía del Ayuntamiento de Piélagos, en 2015, puedo afirmar que la colaboración con el Gobierno de Cantabria ha sido y está siendo muy buena.

Gracias a su firme compromiso con Piélagos, firmamos los convenios de colaboración en materia de derribos, por los que el Gobierno nos adelantará el dinero necesario para hacer frente a las sentencias evitando la quiebra técnica del Consistorio; construimos el tan necesario nuevo colegio de Renedo, una actuación que supuso una inversión de 500.000 euros por parte del Consistorio para urbanizar a parcela en la que el Ejecutivo regional construyó el nuevo centro, con cargo a una inversión de casi 5 millones de euros; pusimos en marcha el primer punto limpio del municipio y ejecutamos numerosos saneamientos, a través de una cofinanciación 60/40.

Pero no sólo eso. El Gobierno de Cantabria hace posible el desarrollo de numerosos programas de formación para el empleo, como la Escuela Taller, el Taller de Empleo, el Programa de Lanzadera de Empleo o el Programa AME de mejoras de acciones para la empleabilidad; contribuye al mantenimiento de nuestro patrimonio, mediante las ayudas que nos concede anualmente, a través de la Orden para las Corporaciones Locales y hace posible actuaciones estratégicas como la ampliación del Centro de Salud de Renedo, el Consultorio de Arce o la dotación de nuevas infraestructuras como el mirador sobre el Abra del Pas o de nuevos paseos peatonales, como el que está construyendo la Consejería de Obras Públicas entre Mortera y Liencres.

P. Un ejemplo de esa colaboración es el proyecto del futuro área logística e industrial del Llano de la Pasiega, ¿cómo está este proyecto?

R. Evidentemente, la situación actual complica el desarrollo y ejecución de este proyecto ya que, en momentos como el que estamos viviendo, las administraciones públicas debemos y tenemos la obligación de establecer prioridades. No obstante, nadie debe de tener dudas del compromiso del Gobierno de Cantabria y del propio Ayuntamiento con un proyecto, el del Llano de la Pasiega, que, sin duda, entendemos fundamental para el desarrollo socioeconómico de la región.

P. En ocasiones, a los políticos se les achaca el prometer proyectos y actuaciones que, finalmente, no llegan a hacerse realidad ¿en qué medida este nuevo escenario hará imposible que cumpla sus promesas electorales?

R. En mi caso, tanto durante la campaña de 2015 como en la de 2019 no he prometido grandes obras ni proyectos faraónicos, que quedan estupendos en una infografía, sino actuaciones y proyectos que tenemos capacidad de hacer. Por eso, como ya sucediera durante la legislatura 2015-2019 estoy segura de que podremos llevar a cabo los compromisos adquiridos con los vecinos y vecinas de Piélagos porque son realistas y concretos.

Son actuaciones que no siempre nos permiten hacernos fotos ni generar grandes titulares, pero que mejoran y de manera significativa la vida de nuestros ciudadanos que, en definitiva, es para los que trabajamos.

Así, vamos a renovar la cubierta de la piscina y el suelo del polideportivo municipal de Renedo; a sustituir el césped artificial del Complejo municipal Vimenor de Vioño; a ejecutar el saneamiento del Barrio Sorribero Alto, el segundo más importante de Renedo; a continuar con la renovación de los parques infantiles del municipio; a culminar la reforma integral de la Plaza de Adolfo Suárez de Liencres, para poner fin a los problemas estructurales que presentaba desde su inauguración en 2009, o la instalación de un ascensor en el edificio municipal de Liencres para seguir trabajando en la mejora de la accesibilidad de las instalaciones municipales.

Por otro lado, seguiremos actuando en nuestro patrimonio municipal (en las escuelas de San Vicente de Vioño y de Oruña, en el antiguo edificio de Correos de Renedo); en el alumbrado público; en la red de saneamiento y abastecimiento ….

Los políticos si queremos recuperar la confianza de los ciudadanos debemos hacerlo con trabajo, con honestidad, con hechos y no con palabras  fáciles o fotos bonitas, sino con esas actuaciones que no siempre se ven, pero que son fundamentales.

P. El refuerzo de las políticas sociales ha sido una prioridad para la alcaldesa, Verónica Samperio, siempre y más aún en un momento, como el actual ¿cuáles han sido los principales hitos en este campo?

R. Para el anterior equipo de gobierno (PSOE-PRC) y también para el actual (PSOE-PRC-AVIP) era fundamental desterrar la vieja vinculación de los Servicios Sociales con la caridad para entenderlos como lo que deben ser, como un derecho para cualquier persona que, por diferentes motivos, atraviese un momento de dificultad, algo que, por otro lado, puede sucedernos a cualquiera de nosotros, a lo largo de nuestra vida.

Un ejemplo de esta nueva concepción fue la supresión de las bolsas de alimentos y su sustitución por una tarjeta social con la que buscamos que las personas tengan anonimato y autonomía para gestionar sus propios recursos. Es decir, ya no damos una bolsa con determinados alimentos sino que les proporcionamos una tarjeta con un importe para que cada familia compre aquellos productos de higiene y primera necesidad, en función de sus prioridades, y lo haga en establecimientos del municipio, consiguiendo así un doble objetivo.

Pero no sólo eso. A lo largo de la pasada legislatura, incorporamos programas de ocio alternativo durante los descansos escolares, para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar; ampliamos la edad de los menores con necesidades educativas en los programas de ocio vacacional; pusimos a disposición de las familias con hijos menores con discapacidad un servicio de acompañamiento para que pudieran participar en las actividades de ocio de sus centros junto con sus compañeros …

En este 2020, coincidiendo con el inicio de la desescalada abrimos las guarderías-ludotecas municipales para aquellos niños y niñas cuyos padres tenían que incorporarse al trabajo (en el caso de las familias nucleares) o de uno de ellos (en el de las monoparentales), dando prioridad a aquellas familias con menos ingresos. El mismo criterio hemos seguido para asignar las plazas del programa ‘Verano de colores’ que, como novedad, hemos ampliado, abriendo nuevas sedes, para dar respuesta a las necesidades de las familias del municipio.

Además, seguimos promoviendo la igualdad de oportunidades, con programas de educación en las aulas, ofreciendo un servicio de asesoría gratuita para mujeres e impulsando nuevos proyectos, como el de Dunas de Empleo, para favorecer la incorporación al mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social y de las mujeres del municipio.

P. El COVID-19 ha obligado a dar un giro a la política de promoción turística, poniendo el acento en el turista nacional y de proximidad, ¿en qué consiste la oferta del Ayuntamiento de Piélagos?

R. Desde el Ayuntamiento de Piélagos somos conocedores de que el nuestro es un destino con una fuerte presencia del turismo nacional, que busca actividades al aire libre para realizar en familia.

Por ello, este verano, hemos retomado dos actividades que pusimos en marcha la pasada legislatura, como son las rutas guiadas a pie por nuestro patrimonio natural, con salidas semanales a La Picota y el Monte Tolio y por la franja de Costa Quebrada que discurre por nuestro municipio. También, por tercer verano consecutivo, en colaboración con Octopus Movilidad, ofrecemos rutas en bicicleta eléctrica, dentro de nuestra apuesta por el turismo de naturaleza, en general, y la movilidad eléctrica, en particular.

Además, en este verano de 2020, conscientes del refuerzo de los movimientos interiores, desde comunidades limítrofes, hemos puesto en marcha un nuevo programa de promoción turística llamado ‘Piélagos en marcha’. Junto con EcoCultural y Virtual Media 360, el Consistorio celebrará siete itinerarios, hasta el 7 de noviembre, para promover un mayor y mejor conocimiento del patrimonio natural y cultural de Piélagos.

En definitiva, propuestas gratuitas con las que buscamos fidelizar a esas personas que, cada año, nos eligen como destino vacacional, pero también captar nuevos visitantes interesados en disfrutar de un municipio como el nuestro, con más de 80 kilómetros cuadrados, que puede presumir, como dice nuestro eslogan de ser ‘Grande por naturaleza’.

P. Por último, ¿qué mensaje le gustaría enviar a los lectores de Alerta?

R. A la vista de lo que está sucediendo, considero muy necesario recordar que el COVID-19 está aquí, que finalizó el Estado de alarma, pero que la pandemia no se ha ido, no ha desaparecido.

Por ello, aunque es verano y a todos nos apetece salir, reencontrarnos con familiares y amigos, debemos de ser prudentes y no bajar la guardia. Luchar contra la expansión del Coronavirus está en nuestras manos. Basta con hacer algo tan sencillo como llevar la mascarilla, guardar la distancia de seguridad o extremar las medidas de higiene.

Todos y todas somos conocedores de lo  que hemos vivido recientemente, de lo que hemos tenido que pasar para llegar a esta “nueva normalidad”. En nuestras manos está no retroceder y volver a desandar este difícil camino que hemos hecho juntos.

«Nuestra prioridad es mejorar la calidad de vida de los vecinos»
Comentarios