16.11.2019 |
El tiempo
sábado. 16.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

Víctor Iglesias: «En mi interior, pienso que podemos ganar antes del límite»

Una bolsa a la que no podían decir que no ha llevado a Sergio García y a su mentor a poner por vez primera en juego su título de campeón de Europa en una plaza complicada que, a su vez, «es el mejor escaparate» , poniéndose, además, en manos de una promotora poderosa que invita a pensar que será mejor no tener que llegar a las cartulinas para designar campeón

Victor García entrenador de Sergio ‘El Niño’ García dandole las últimas instrucciones. / ALERTA
Victor García entrenador de Sergio ‘El Niño’ García dandole las últimas instrucciones. / ALERTA
Víctor Iglesias: «En mi interior, pienso que podemos ganar antes del límite»

PREGUNTA.¿Preparados para todo lo que os espera en Londrés?

RESPUESTA.Sí, la verdad es que sí. No creo que nos sorprendan. Ya vamos con la idea de que todo aquello es otra liga y de que hay mucha parafernalia y demás. Aún así, aunque seamos de un pueblo chico, tampoco creo que nos vaya a impactar mucho.

P.¿Habríais preferido ir un par de días más tarde?
R.Sí, ir tan pronto no es lo ideal. No sabemos quién ni cómo nos va a hacer las comidas, no sabemos los horarios, no sabemos nada. Tenemos que hacer mañana (por hoy) un entrenamiento a puertas abiertas, el jueves una rueda de prensa y el viernes ya el pesaje final. La verdad es que lo organizan bastante bien. Son muy profesionales y te exigen que juegues a ello. Y hay que jugar así. Es así. Si te quieres mover en las ligas grandes, hay que hacerlo.

P.En el fondo, lleváis mucho tiempo peleando por estar en este circo metidos.

R.Sí, es verdad. Renegamos, nos jode y todo esto, pero hemos luchado durante once años para estar aquí, así que... Cuando pase el tiempo nos daremos cuenta de lo que hemos logrado y diremos qué bonito fue aquello que vivimos.

P.Vais a Londres como campeones, pero lees lo que se escribe por allí y parece que es al contrario, ya que dan por sentado que vais a perder sin dar demasiada guerra.

R.La verdad es que parece que consideran a Sergio un puro trámite. Y no entiendo muy bien por qué, ya que veo en vídeos el boxeo y demás que tiene Cheeseman y me quedo un poco sorprendido, ya que no le veo nada del otro mundo. Luego, oye, igual sale al ring y cuando saca la mano lleva un ladrillo en cada mano y te rompe un hueso, pero lo que ves de las otras peleas que ha hecho tampoco es como para que diga que Sergio es un caramelito para él. Yo creo que eso les puede salir caro. Toda esa confianza se le puede poner en contra.

P.En el fondo, ¿os puede beneficiar a vosotros?
R.Yo creo que sí. A Sergio ya le he comentado que al final se iba a llevar él toda esa presión que parece que está detrás de nosotros por ser los campeones y boxear fuera. Cuando vea que no llega, que recibe golpes, que la cosa se complica y que están allí papá, mamá y los primos viéndole... Igual le saca de la pelea al chaval. Es un niño muy consentido allí. La sensación que me dio en la rueda de prensa era de muy prepotente y muy chulesco y no sé, tampoco ha conseguido hasta ahora nada.
P.Sí, la verdad es que podía esperar a ganar el sábado para sacar tanto pecho. R.El tío va de crecido y me sorprende, pero bueno, a ver si le callamos la boca. P.Como Cheeseman ha menospreciado tanto a Sergio, es posible que el propio público que acuda a la velada crea que aquello va a ser un KO antes del cuarto. Y si de pronto ve que Sergio está dominando, todo ese ruido que suelen montar se puede convertir en silencio por la sorpresa que se habrán llevado, ya que el mensaje que han recibido no es el de que va a ser una dura batalla, sino un mero trámite.

R.Por eso digo que yo creo que les vamos a sorprender. No sé... Estamos ahí, en el siglo XXI, podías haber mirado algo en Youtube y ver que podrás ganar porque esto es boxeo, pero que ni mucho menos va a ser fácil. Pero bueno, la verdad es que lo sabe montar todo muy bien esta gente.

P.¿Y todo esto sirve para motivar más a Sergio o le da igual?

R.Es posible que sí, pero nosotros ya estamos motivados de partida. Vamos a Londres porque la bolsa es interesantísima. Como le digo a él, la gloria ya la tiene porque ha sido el primer cántabro campeón de Europa y porque ha conseguido muchas cosas para llegar hasta aquí, pero ahora hay que sacar rendimiento a todo esto y poder decir el día de mañana que conseguiste dinero con el boxeo. Y a una bolsa como esta no se podía decir que no. Así que vamos para allá y yo se lo repito mil veces: si ganas esta pelea tienes una bolsa millonaria en la siguiente que ya no será la que te solucione este año ni dos, sino la que te va a solucionar la vida. Y a Sergio el dinero le motiva más que nada. Y bueno, hay que entenderlo. Si no es la mejor motivación, sí es una de las mejores.

P.Perfectamente válida.

R.Por eso. Él sabe bien lo que se juega aquí y me dice ‘le voy a arrancar la cabeza’, Víctor. Y yo le digo: bien, sigue así y me vas a hacer feliz.

P.Ganar en Londres es hacerlo en la cuna del boxeo europeo.
R.Es el mejor escaparate. Ganar a un campeón ingles imbatido y en Inglaterra... Es cuando se vuelven todas las miradas hacia ti y dicen ‘hostia, éste de dónde ha salido’. Más aún, teniendo en cuenta la promotora que hay detrás organizándolo todo (Matchroom Sport), ya que es de las más potentes del mundo. Es el escaparate ideal y, como le digo siempre a Sergio, las conquistas se hacen siempre en tierra ajena. Y puede ser muy bueno, ya que la gente no te valora si siempre peleas en casa.

P.Otra pelea importante en vuestra carrera, como fue la de Chaca, ya fue fuera y también os daban por perdedores. ¿Sirve como experiencia?

R.Bueno... Puede ser. En su día aquella victoria fue un paso grande que había que dar porque abría muchas puertas, pero ahora estamos cinco peldaños más arriba y hay que hacerlo también. Son retos que vas superando y has de ir probándote. P.Por la promotora que es y el dinero  que ha puesto para poder aspirar al título, ¿asumís que vais a tener que ganar muy claramente para que no os la líen allí? R.Sí, eso ya lo sabíamos cuando aceptamos defender el título fuera de casa. El promotor (Eddie Hearn) llega allí en su Ferrari y la asociación prefiere quedar bien con él que con nosotros. Eso esta claro. Lo sabemos, lo aceptamos y hemos dicho que sí con todas las consecuencias. 

P.Lo único que les deja sin margen de maniobra es un KO. ¿Lo ves posible?
R.Sí. En mi en mi interior pienso que podemos ganar antes del límite. Con la asfixia del rival, el ritmo que va a poner Sergio y la estrategia que hemos planeado, creo que podemos ganar antes del límite. Luego, ya sabes, esto es boxeo y podemos perder también nosotros, pero si nos sale como lo hemos planeado... Se van a quedar con cara de tontos. 

P.¿Cómo es Cheeseman como boxeador?
R.Es bastante básico. Es muy agresivo y no sabe ir para atrás. No sé si es agresivo porque no sabe boxear hacia atrás, pero es de una sola maniobra: hacia delante, hacia delante, hacia delante intentando pasar manos con bastante cintura y poco más. 

P.¿El objetivo es, precisamente, que tenga que pelear hacia atrás?
R.El objetivo es salir en seguida a boxearle en el centro del ring y obligarle a que falle golpes. En resumen, golpear, dar un pasito atrás, que falle golpes y, a partir de ahí, ir con nuestro contraataque. Es ahí donde pensamos vencerle, pero, sobre todo, provocarle para que lance golpes, los falle y lanzar entonces el contraataque. La estrategia nuestra se basa fundamentalmente en eso. 

P.¿Habéis cambiado en algo la preparación?
R.Sabemos cómo llegar al punto culminante de la pelea bien. Lo que sí cambia es que trabajamos distintas estrategias. Con Chaca fue una, con el francés (Beaussire) otra, con este inglés (Cheeseman) es otra... Esto te lleva a cambiar un poco lo que es el entrenamiento, pero sólo en cuanto a la estrategia. Al final, la preparación física es similar porque sabemos cómo llegar bien. Poco más. 

P.Lo que es un lujo es poder guantear con Jon Míguez, Jorge Fortea y, sobre todo, con Kerman Lejarraga.
R.A veces lo hablo yo con Txutxi del Valle, el entrenador de Kerman, y decimos que es un lujo tener en el ring a dos campeones de Europa. Estar en el gimnasio guanteando y ver a dos campeones de Europa allí arriba es algo que muy pocos gimnasios lo pueden decir no sólo en España, sino en todo el continente. Hay buen entendimiento entre los dos. Kerman es un chaval fantástico y su entrenador también. Nos llevamos muy bien y cuando él necesita ayuda se la prestamos y cuando nosotros necesitamos ayuda nos la prestan. 

P.Muchos pagarían dinero por ver a ‘El Niño’ y a Kerman boxeando entre ellos. Podríais cobrar entrada.
R.Pues precisamente en el último entrenamiento hubo unos chavales del gimnasio viéndolo y, al acabar, dijeron ‘joder, habríamos pagado por esto’. Nos reímos y dijimos oye, pues igual hay que empezar a pensarlo. En Estados Unidos se hacía hace años. Mucha gente pagaría sólo por verlos. Eso lo tenemos claro. Lo que sucede es que lo que pasa en el gimnasio se queda en el gimnasio y a veces la gente no sabe cómo evaluar lo que pasa en el ring. A veces mandas al chaval hacer

técnica para probarla, el otro saca un golpe y, para lo que nosotros es una prueba y un fallo, para los chavales es un ‘hala, qué piña le ha dado, éste le mata’. Y eso es lo que nos fastidia y fastidia a los boxeadores. Por eso lo hacemos a puerta cerrada y ya está. Pero sí que es verdad, se podría cobrar y fijo pillaríamos bien. 

P.Durante estos días previos al combate, ¿hay ganas de que llegue o domina el temor a perder lo que tanto os costó conseguir? 

R.Yo los nervios los tengo incluso si es contra un amateur porque quiero ganar siempre. Más que por mi ego, es porque el chaval ha confiado en ti y quieres cumplir, quieres llevarle a la victoria y que siga imbatido. Pero bueno, ahora lo que queremos es que pase todo para bien o para mal para después relajarnos un poquitín y tomarnos unos días de descanso. 

P.Sergio no ha perdido nunca, ni en amateur, ni en neoprofesionales, ni, por su puesto, en profesionales. ¿Está preparado para cuando le toque? 

R.Yo creo que no sabe perder. No hemos aprendido a perder todavía. Somos conscientes de que el boxeo tan sólo es una parte de nuestra vida y de que hay vida después del boxeo. Siempre intento mentalizar de eso a mis chavales, de que el boxeo está muy bien pero que es muy difícil vivir de ello, por lo que hay que tomarlo como lo que es, una parte de tu vida y nada más. Si, de pronto, te viene un derrota que te dice que no se vale para ello, se deja y punto. 

P.Hay muchos que cuando pierden el imbatido ya lo dejan y se dedican a otra cosa y otros que no, que se mantienen ahí e insisten. ¿A cuál de los dos grupos crees que pertenece Sergio? 

R.Sergio lo tiene claro. Yo creo que él no es un boxeador de largo recorrido. Mientras que las cosas vayan bien, vamos a seguir en el boxeo, pero cuando las cosas se tuerzan, de repente tengas una derrota y te vuelvan a ofrecer muy poco dinero por pelear, estoy seguro de que dirá que, para cobrar lo que cobro aquí y volver a empezar, pues me dedico a mi vida y punto. Es pensar con lógica, no dejarse llevar por las emociones y ser fríos, cerebrales y calculadores. Mientras dé dinero y haya buenos resultados, pues muy bien, pero cuando la cosa se tuerza, habrá que decir hasta aquí hemos llegado y ha sido bonito. 

P.Boxeáis en el O2. ¿Impresiona? 

RNo va a impresionar nada. Podremos decir qué bonito está y qué limpio, pero vamos con la mentalidad de que somos los campeones y de que vamos a lo que vamos. Disfrutaremos un poco del sitio y del espectáculo, pero cuando subamos al ring ya no veremos a nadie. A veces, tras un combate me dicen ‘coño, estaba ahí a tu lado y te saludé’. ‘Pues no te vi’. En el ring estoy centrado en mi boxeador, en el contrario y ya. No nos va a impresionar. Nos va a gustar estar allí pero tenemos claro a lo que vamos. 

P.¿Va gente de Torrelavega? 

R.Sí, va mucha gente. Y de Santander también. Prácticamente, el vuelo del viernes es de aficionados de Sergio García. Es de agradecer. Incluso hay gente que se queda en el mismo hotel para estar con nosotros. Yo la verdad es que prefiero estar un poquitín alejado de todo porque, si yo de por sí ya siento la presión, lo de mi boxeador debe ser increíble, porque se encuentra todo el día con gente que le dice que a ver si ganas y tal. Nos apetece un poco estar un poquitín apartados. 

una 

Comentarios