07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

El verano abre el telón a la mejor liga

  • La ACT se inicia esta tarde con una contrarreloj individual en Bilbao
  • Astillero vuelve a la máxima categoría tras un año de paréntesis con el único objetivo de la permanencia
  • Hoy será la primera trainera en ponerse en acción
La ‘San José’ vuelve esta tarde a la liga ACT tras un año ausente. / José Ramón
La ‘San José’ vuelve esta tarde a la liga ACT tras un año ausente. / José Ramón
El verano abre el telón a la mejor liga

La ACT respeta las tradiciones y espera al verano para sacar las traineras al agua. Lo hará a partir de esta tarde en un campo de regatas que va adquiriendo tono de tradición. La de hoy será la tercera ocasión en la que la liga comience en Bilbao con una contrarreloj individual que empieza a poner cada uno en su sitio. La ría bilbaína es el lugar elegido para abrir el telón y sacudirse toda esa tensión acumulada durante los días previos al inicio de la competición, cuando uno se va a la cama sin saber muy bien quién es.

Lo bueno es que este año, al contrario que el pasado, habrá un cántabro en el agua. Astillero quiere convertir 2018 en una excepción y, a parte de resultar competitivo en el agua, quiere salvar la cabeza. No quiere convertirse en un equipo ascensor al que la ARC 1 se le haga pequeña y la ACT muy grande. Y para ello hay que empezar a meter puntos en la despensa desde el primer día. En el recuerdo de todos está lo sucedido en el 2017, cuando una serie de desgracias las tres primeras jornadas convirtió la temporada en un objetivo imposible. Comenzar bien es fundamental y los hombres pilotados por Miguel Ángel Ruiz Camus confían en haber llegado a la hora de la verdad en un buen momento.

Captura de pantalla 2019-06-22 a las 13.25.42

No hay que engañarse, el objetivo va a ser complicado. Va a haber que sufrir y aferrarse a cada punto como si fuera el decisivo. Todo suma. El verano va a ser opuesto al pasado, cuando la ‘San José’ disfrutó peleando por las victorias y ganando banderas mientras que ahora toca ir en el último vagón. Sin embargo, siempre compensa estar entre los mejores. En este caso, ser cola de león es más agradecido que ser cabeza de ratón. La visibilidad es otra y, sobre todo, se crece más fácil en la elite que no un escalón por debajo.

Respecto al año pasado, cargado de triunfos por mucho que la agonía fuera máxima para lograr el ascenso a última hora, el equipo astillerense ha tenido muchas e importantes bajas. Ha perdido a más de medio bote titular. Iker Gimeno, Jaime de Haz, Miguel y Mario Hernando, Alberto González, Rubén Montes, José Cuero y Adrián Gómez eran habituales en las tostas y ya no están. A buena parte de ellos les harían un sitio en prácticamente todos los equipos de la liga ACT, pero ya no están a bordo. Para suplirlos, el club fichó a dos remeros ferrolanos con experiencia como David Fernández Vieites y Sergio Enrique Rodríguez y a otro más joven como Andrés Peña. Lo malo es que el primero ya no está. Rompió con el club a última hora y, finalmente, a principios de esta semana consiguió la carta de libertad para remar como cedido

en Ares. El club cántabro sumó una ‘cláusula del miedo’ como las del fútbol en un deporte en el que apenas se ven y, de este modo, no podrá cruzarse en el agua con la ‘San José’, algo que podría suceder en el Campeonato de España, en la clasificatoria de La Concha o en un hipotético playoff. Al final, la consecuencia de esta última salida es que la plantilla se queda con sólo 17 hombres, dos de los cuales son patrones. Por lo tanto, todos deberán cuidarse al máximo porque apenas va a haber recambios. Va a tocar remar mucho y bien pero también tener salud.

La intención de la embarcación astillerense es huir de ese playoff. Que nadie mire más allá. Ese ese el único objetivo con el que parte la ‘San José’ y, de lograrlo, habría que celebrarlo, cuando menos, como el ascenso del pasado año. Quizá más porque se antoja un invierno complicado. En principio, los azules parten con la idea de que Isuntza, San Pedro y Kaiku han de ser sus rivales. Y lo cierto es que los de Lekeitio han estado siempre cerca en los descensos, pero estos nunca son concluyentes. Y mejor así porque, por ejemplo, la trainera de Sestao, pilotada este año por el santanderino Carlos Rodríguez con la ayuda del santoñés Carlos Aparicio, ha estado siempre por delante en estas pruebas de invierno. Más dudas ofrecen los de morado, que este año volvieron a sufrir una desbandada importante. Cada año les toca recomponerse pero lo hacen con éxito. Suelen partir como la cenicienta de la liga pero lo cierto es que apenas han sufrido nunca para mantener su estatus. 

Lo que da que pensar es que la trainera de Lekeitio, que mantuvo un igualado mano a mano con Astillero el verano pasado y que incluso fue más rápida en el momento de la verdad, mantiene el mismo equipo. Sólo ha sufrido dos bajas y las ha compensado con tres altas. Una de ellas es la del cántabro Adrián Gómez, que comenzó entrenando con los astillerenses pero que ha terminado en la escondida localidad vizcaína. Se trata de otro remero cántabro que va expandiendo dominios inexplorados hasta la fecha. Comenzó Gabi Bedia remando para traineras pasaitarras (primero San Juan y después San Pedro), continuó Álex Estaban en Orio y más allá ha ido este año el otro Adrián castreño, de apellido González y que, tras pasar por Kaiku y Zierbena, este año remará en Hondarribia. Antes que ellos, no hay constancia de que hubiera cántabros en esos históricos clubes vascos. 

Isuntza apenas ha cambiado de equipo y Astillero sí lo ha hecho. Y, de primeras, echando un vistazo a los nombres, da la sensación de que el plantel que tiene entre manos Miguel Ángel Ruiz Camus ha perdido potencial. Sin embargo, el entrenador, que, en la práctica, es el mejor fichaje que ha hecho el equipo porque el pasado año no pudo remar, asegura que el bote va más rápido de lo que iba hace doce meses. Y es el que mejor lo sabe porque está ahí todos los días, por lo que habrá que hacerle caso. Por eso confían en que haya partido y que a partir de esta tarde puedan dejar bien claro que la trainera está en disposición de dar guerra. 

El primer paso será una contrarreloj por Bilbao. A priori, las regatas a una sola calle ofrecen mayor igualdad pero las tandas no van a remar con iguales condiciones. La pleamar está prevista para las 20.51, lo que quiere decir que la marea estará subiendo, que habrá que arrimarse a tierra en los largos de ida y buscar el centro de la ría en los de vuelta. También querrá decir que la última tanda contará con bastante más agua que la primera, lo que siempre hace menos duro cada palada. Y a Astillero le tocará abrir la regata porque no habrá sorteo, sino que el orden de salida lo establecerá la clasificación del curso pasado. A los cántabros les tocará remar a ciegas y con menos referencias que el resto. Todo parece complicado hoy, pero es importante estar a la altura y, sobre todo, demostrar que hay caballos suficientes para dar guerra. 

La parte positiva de la historia es que, a priori, Astillero remará a la misma hora que quienes están llamados a ser sus máximos rivales, por lo que no habrá excusa en ese sentido. Después, llegará el turno de Ondarroa, Donostiarra, Cabo y Santurtzi. Se trata de un acto cargado de interés porque da la sensación de que la clase media de la categoría va a dar un paso hacia delante este año. Tanto los entrenados por Iker Zabala como los hombres de Igor Makazaga aspiran a colarse entre los mejores e incluso a atrapar alguna bandera. Esto hace que el puesto en la tanda de honor se antoje más complicado que nunca. Ahí estarán los de siempre, incluido un Zierbena que, a pesar de las múltiples bajas de calidad que ha sufrido, ha sabido compensarlas muy bien. Es lo bueno de contar con un respaldo económico importante para ello. Juan Zunzunegui no tuvo reparo alguno en acudir a su exclub para llevarse a dos de los principales valores que tenía la ‘San José’, como fueron Jaime de Haz y Alberto González. Sin embargo, es un fiel reflejo de la realidad que atraviesa ahora el propio club azul en particular y el remo cántabro en general. Contra todo eso hay que empezar a pelear hoy y bueno es que, por lo menos, siga habiendo un representante de Cantabria en la mejor liga de traineras. 

Lo cierto es que será un fin de semana muy completo porque mientras que hoy la regata será en ría a contrarreloj, mañana será en línea y en la mar. A las primeras de cambio, las doce traineras participantes deberán demostrar que controlan todas las variantes posibles que se pueden encontrar a lo largo de toda una temporada. Después, llegará un buen puñado de semanas con la mar como gran protagonista. De hecho, se puede decir que la regata de esta tarde es toda una excepción en el primer tercio de competición. Pero hay que estar a la altura. Desde el primer día, además, porque la competición no perdona. No se puede dejar pasar ni un día porque, en el momento menos pensado, uno tiene toda una losa encima. 

loading...
Comentarios