18.09.2019 |
El tiempo
miércoles. 18.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

Un sábado completo

El próximo día 22 se disputará por la mañana en colindres el Campeonato de Cantabria de Remoergómetro por equipos y por la tarde en la bahía la Bandera de Santander de Traineras.

Un veterano aficionado, siguiendo de cerca la evolución de las traineras en la edición del pasado año de la Bandera de Santander. / J.R
Un veterano aficionado, siguiendo de cerca la evolución de las traineras en la edición del pasado año de la Bandera de Santander. / J.R
Un sábado completo

Desde septiembre, apenas hay actividad en el mundo del remo. Sólo alguna prueba bajo techo y poco más. Sin embargo, por extraño que pueda parecer, el próximo sábado coincidirán dos pruebas en Cantabria. Por un lado, se disputará el Campeonato de Cantabria de remoergómetro por equipos y, por otro, se celebrará la primera regata de traineras de la temporada, que, como ya viene siendo tradición en los últimos años, se disputará en la bahía de la capital cántabra bajo la organización del Club de Remo Santander.

La prueba bajo techo se llevará a cabo en horario matinal (10 horas) mientras que el barco grande saldrá a competir por la tarde siempre que la bahía presente un aspecto más tranquilo que el que enseñó ayer, cuando dificultó incluso la navegación de las embarcaciones a motor. La primera aglutinará, sobre todo, a las categorías inferiores mientras que la segunda irá dirigida a los equipos senior que el próximo verano tienen intención de salir a competir con el barco grande.

Estarán todos los que son. Es lo habitual excepto el pasado año, cuando no pudo acudir ‘La Marinera’ porque no tuvo remeros para salir al agua hasta última hora, hasta que casi estaba a punto de abrirse el telón. De este modo, la prueba santanderina no sólo sirve para que entrenadores y remeros puedan romper con la rutina y salir a probarse antes incluso de Navidad, sino también para que los aficionados se acerquen, vean las caras nuevas que hay en el bote y puedan quitarse el gusanillo tras tantos meses ya sin competiciones de traineras. Después llegará febrero, época de descensos, y el hambre se llevará de mejor manera.

Esta prueba invernal la organiza el CR Santander desde que ya no hay ninguna embarcación de la capital cántabra disputando liga alguna y, por lo tanto, sin la obligación de organizar una regata. No querían que se perdiera la Bandera Ciudad de Santander y por eso idearon lo que comenzó siendo un descenso desde Camargo  y que se ha convertido en una prueba a dos largos, lo que desde tierra se agradece porque permite un mayor seguimiento de cada uno de los equipos.

El recorrido de la prueba estará comprendido entre el Centro Botín, donde se situará la baliza de salida y meta, y la playa de Los Peligros, donde los participantes tendrán que realizar su única ciaboga. En total, habrá que recorrer un total de cinco mil metros sin más boyas durante el recorrido que guíen a las embarcaciones o las obligue a seguir un trayecto predeterminado. La victoria el pasado año, de manera clara, además, fue para Camargo, que comenzó a dar pistas de sus ambiciosas intenciones de cara al verano del 2018, en el que acabaría consiguiendo el ascenso.

Seis horas antes de que entren en acción las traineras, será el turno del Campeonato de Cantabria por equipos de remoergómetro. Para enero quedará el individual, que se organizará en Santoña. Se llevará a cabo en el polideportivo municipal número dos de Colindres y cada uno de los clubes podrá inscribir a dos formaciones por categoría.

Cada equipo estará formado por cuatro remeros o remeras que deberán completar distancias determinadas en el menor tiempo posible en función de su categoría. En concreto, en iniciación (hasta doce años) deberán completar 250 metros; los alevines quinientos; los infantiles y adaptado mil; los cadetes mil quinientos y los juveniles y los senior dos mil. Al final de las pruebas, se entregarán medallas acreditativas a los tres primeros clasificados de cada categoría.

A buen seguro que se vivirá un gran ambiente en la cita colindresa porque eso suele estar garantizado cuando se trata de una prueba de remoergómetro a la que acude tanta gente acompañando a los remeros. Siendo bajo techo, el frío y el viento no condicionan a la hora de contar con una amplia participación. Sobre todo para los más jóvenes, supone una buena oportunidad para mostrar su evolución y tener la oportunidad de competir tras tantas sesiones de entrenamiento. En cuanto a la participación en la categoría senior se refiere, quizá se pueda ver condicionada por la disputa, precisamente, de la regata de traineras de la tarde.

En el fondo, la doble cita del próximo sábado servirá para alzar el telón definitivo de una temporada que ya quedará lanzada. Es cierto que el pasado fin de semana ya hubo regata de banco móvil en Camargo, pero el calendario tendrá mucha más continuidad en enero comenzando con las regatas organizadas por San Pantaleón en Pontejos y siguiendo con ese campeonato de Cantabria individual de remoergómetro que se disputará en Santoña. Después, a partir de febrero, ya arrancará la campaña de bateles y, por lo tanto, se pondrán en macha también las regatas de banco fijo que permitirá tener competición en marcha todos los fines de semana.

Comentarios