25.06.2022 |
El tiempo

Títulos para Pedreña y Castreña

No hubo sorpresas y tampoco emoción por las victorias en el Campeonato de Cantabria de trainerillas celebrado en Castro, en el que los campeones lo fueron de manera holgada

La tripulación de Pedreña campeona de Cantabria, con la bandera y las medallas.
La tripulación de Pedreña campeona de Cantabria, con la bandera y las medallas.
Títulos para Pedreña y Castreña

No se puede decir que el Campeonato de Cantabria de trainerillas levantara pasiones en la lucha por las diferentes victorias. En hombres, Pedreña fue en el agua más superior que Camargo de lo que marcan los cuatro segundos que se llevaron en meta mientras que en la categoría femenina no hubo incertidumbre más allá del ecuador de la prueba, cuando Castreña soltó definitivamente a Planchada para darse un homenaje en los dos últimos largos. En las categorías juveniles, Camargo le sacó 47 segundos a Planchada en el apartado femenino y Castreña 25 a Camargo en el masculino. Demasiadas distancias, océanos entre unos y otros, como para que nadie se tuviera que comer las uñas.

Fue un campeonato con una sola jornada porque en la primera de ellas sólo los senior se jugaron la clasificación para la final. En el resto de categorías había sitio para todos porque hubo menos de cinco embarcaciones en competición. Muchas menos eran incluso en las secciones femeninas, ya que sólo hubo dos trainerillas tripuladas por mujeres de edad senior y otras dos juveniles. Poco bagaje como para pensar en un despertar o una reacción cántabra en este campo. No hubo ni pelea, ni emoción ni sorpresas y ganaron las mismas que habían dominado las regatas ligueras.

Planchada sí intentó aguantar a Castreña en la categoría absoluta. Las azules salieron con fuerza para averiguar hasta dónde podían llegar y consiguieron meter el miedo en el cuerpo de su único rival. De hecho, ambos botes giraron por vez primera con idéntico tiempo (cuatro minutos justos) y, al paso por las balizas de salida y meta, la ventaja de las que remaban en casa era de sólo tres segundos. Había regata, pero poco duró porque en el tercer parcial se empezaron a abrir distancias ya imposibles. Así, las patroneadas por Iker Gimeno, que fueron la entrenadora Natalia Díaz, Desiré Alonso, Sara Ahedo, Elia Hernández, Leire Gómez y Paula Vilella, giraron por última vez con el título en su mano porque la renta ya era de 16 segundos, lo que permitió a las de rojo disfrutar de un triunfo ante su gente. Mejor habría sido con más embarcaciones en competición para que luciera un poco más el campeonato, ya que ver a sólo dos trainerillas disputando una final sólo es símbolo de poca salud.

La única categoría donde se completaron todas las calles, que, a pesar de la escasez de barcos se ampliaron a cinco de manera extraordinaria cuando lo habitual en trainerillas es que sean sólo cuatro, fue la absoluta masculina. Los grandes aspirantes al triunfo, por lo visto a lo largo del último mes, eran Pedreña, que había sido el más rápido cada vez que había salido a escena, y Camargo, que era su alternativa. A los trasmeranos les correspondió la calle cuatro y a los de verde la dos. La intención de los primeros fue solventar el campeonato cuanto antes y su renta ya era de nueve segundos al paso por el ecuador, lo que pasó a once al realizar la última ciaboga. Todo estaba ya escrito, por lo que hubo tiempo de que la tripulación formada por Miguel Lado, Kevin Vieira, Carlos García, Álvaro Gago, Luis López y Suso Hermelo se diera un homenaje navegando en paralelo al muelle de don Luis camino de las balizas de meta.

Por detrás, Castreña intentó hacer dura la mañana a Camargo y durante los dos primeros largos no estuvo lejos de competir la plata, pero en el tercero se fueron los entrenados por Carlos Rodríguez a ocho segundos para que, finalmente, en meta fuera la diferencia de quince. A partir de ahí, se abrió una nueva dimensión, ya que pasó más de medio minuto entre el último medallista en cruzar la meta y el siguiente, que fue Astillero, al que le tocó navegar en solitario porque ni tenía motor para luchar por el podium ni había nadie apretando por detrás, ya que IRC Santoña se lo tomó con más calma.

La mañana se había abierto con la única final de consolación, la cual ganó San Pantaleón por delante de La Marinera. Muy atrás quedaron Laredo y Colindres.

Títulos para Pedreña y Castreña
Comentarios