10.04.2020 |
El tiempo
viernes. 10.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

‘Sotuco’, a la conquista del Maratón del Lago Baikal

José Antonio Soto Conde afronta de nuevo un reto que le ‘enamoró’ desde la primera vez.
José Antonio Soto Conde afronta de nuevo un reto que le ‘enamoró’ desde la primera vez.
‘Sotuco’, a la conquista del Maratón del Lago Baikal

Hace justo un año escribía un artículo bajo el título: ‘El Emperador del hielo vuelve a su infierno favorito’. Y, ahora, 365 días después ‘Sotuco’ vuelve a poner rumbo a Siberia para participar y disfrutar de una de las pruebas que más le apasionan, el duro Maratón del Lago Baikal. 

Llevamos varios meses sin saber nada de las ‘andanzas’ de José Antonio Soto Conde, al que la lesión que se produjo precisamente el año pasado en la prueba del hielo le ha mantenido en el dique seco durante ocho meses. Sin embargo, el problema en el tendón de Aquiles, que se agravó por la dureza de la prueba siberiana, ni ha minado su ánimo ni ha acabado con una pasión, que lleva en el ADN, inculcada nada más nacer por parte de su padre, José Antonio Soto Rojas, pionero del ultrafondo, que con los años se ha ido haciendo más y más grande. «Mi pasión es correr y cumplir retos», ha dicho muchas fechas el joven atleta cántabro.

Ésta será la cuarta participación de José Antonio Soto Conde en el Maratón del Lago Baikal. Se enamoró la primera de esta cita y desde entonces entre ambos hay un idilio -sin que María Ángeles se ponga celosa-. «Correr sobre el Lago Baikal es un regalo que muy pocos han podido hacer, porque cada año la organización recibe más de 600 peticiones, pero solo 120, de 50 países, son los elegidos y yo uno de ellos. Estoy muy agradecido, porque siempre han tenido un trato excepcional conmigo», comenta.

En esos años, ‘Sotuco’ se ha encontrado de todo en cuanto a las condiciones climatológicas. En esta ocasión parece que éstas  no son las esperadas ni por la organización ni por los corredores. Está haciendo frío pero no el que debería. «La organización nos ha mandado un correo electrónico de última hora diciendo que adelantarán la salida dos horas para que haga más frío y así no se produzcan roturas del hielo a mediodía, aunque vamos a estar bien vigilados, siempre se puede escapar algo, ya que seremos 150 atletas y no puede haber un vigilante para cada atleta. Habrá durante todo el circuito vehículos que velen por nosotros y estén pendientes del circuito, que habitualmente es cambiante y sí las temperaturas son altas puede ser más», dice el atleta cántabro.

La primera participación de Soto Conde en Siberia fue en el año 2012 y «tanto me gustó» que volvió en 2018 y 2019. «Mi gran año fue en 2018 cuando gané la carrera en una condiciones muy extremas, quizás nunca se vuelva a correr con esa climatología, ya que realmente la integridad de todos los atletas corrió peligro, aunque a pesar de ello también disfruté, pero sufrí muchísimo, pero los demás años han sido mágicos, porque correr sobre el Lago Baikal es un regalo que muy pocos pueden disfrutar. Insisto soy un privilegiado».

«He corrido carreras por muchos sitios pero correr en siberia me ha marcado para siempre es algo que no se puede describir; hay que estar allí para sentirlo», asegura con pasión un hombre apasionado del atletismo «desde siempre» y que «desde pequeño he practicado, porque mi padre me lo ha inculcado».

Para alguien que su filosofía de vida es ‘correr, correr y correr’ o ‘hacer deporte, hacer deporte y hacer deporte’ estar parado no ha sido fácil. «Estos meses que he estado sin entrenar han sido muy duros para mí, pero gracias a que soy una persona positiva me he reinventado. He seguido vinculado a mi deporte estudiando el segundo Curso de Técnico de atletismo y entrenando en la Escuela de Atletismo de Cayón. He ‘descubierto’ que cada día me gusta más entrenar, porque poder transmitir sus experiencias y ver la evolución de las niñas y niños también es muy satisfactorio». 

José Antonio Soto Conde llevaba desde 1996 queriendo hacer el curso de entrenador, pero no encontraba el momento. «He tardado un poco en empezar, pero agradezco tanto a la Federación Cántabra de Atletismo como al Gobierno de Cantabria la posibilidad de tener acceso a estos cursos con un gran profesorado impartiendo las clases en el Instituto Villajunco de Santander».

En cuanto a la preparación para este gran reto, ‘Sotuco’ lleva entrenando desde el mes de octubre «poco a poco ya que al principio no podía entrenar como yo quería ya que tenía pequeñas molestias que no me dejaban hacer muchos kilómetros. A medida que han ido pasando las semanas me ido encontrando mejor, pero pienso que tres meses de entrenamiento me dará justo para poder terminar. Además, en Cantabria este invierno hemos tenido un clima bastante cálido y apenas ha nevado, por lo que no he podido pisar mucha nieve, es decir, que este año voy a Siberia sin haber entrenado nada por la nieve, como sí hice en las ediciones precedentes, pero, insisto, lo importante es estar allí, poder correr e ir cogiendo la forma para seguir preparándome para el mes de junio de cara a participar en los 100 Kilómetros Pedestres de Cantabria-Ciudad de Santander, que son mi gran objetivo de la temporada».

‘La carrera a pie más exótica de Rusia’ o ‘El maratón más rápido del mundo sobre hielo’ son algunas de las frases que definen a esta prueba, que se desarrollará desde Tankhov a Listvyanka; y que ofrece a los competidores la oportunidad única de correr a través de las aguas congeladas del lago de agua dulce más grande, profundo y biológicamente más rico del mundo. El maratón es una parte del Festival de juegos más grande de invierno, el ‘Winteriad ‘, que incluye también ‘Baikal Kamchatka’  (pesca en el hielo) y ‘Baikal Ice Campos’ (torneos de aventura al aire libre, patinaje sobre hielo y razas).

No podías finalizar la conversación con José Antonio Soto Conde sin mencionar el ‘coronavirus’, que está afectando a muchas pruebas deportistas. Sin embargo, en este caso, en principio «no parece que habrá ningún problema, porque Rusia ha cerrado su frontera (4.000 kilómetros) con China y la entrada de personas de esta nacionalidad está restringuida. De todas formas, llevo una mascarilla, más que nada para ponérmela en las horas de espera de los aeropuertos y quizás también en el avión».

Por último y después de viajar tan lejos de Santander, ‘Sotuco’ aprovechará para hacer un poco de turismo. «Después de la carrera estaré una semana de visita en Khuzhir y en la isla de Olkhon, que me han dicho que son unos sitios preciosos. No todo va a ser sufrir corriendo», dice sonriendo este aventurero cántabro que a su regreso nos contará sus impresiones.

Comentarios