24.02.2024 |
El tiempo
sábado. 24.02.2024
El tiempo
El Diario de Cantabria
ALERTA El Diario de Cantabria

BOXEO

‘El Niño’ se la juega en Las Vegas

Esta próxima madrugada afronta su tercer combate en suelo norteamericano - Sabe que ha de ganar al cubano Yoenis Téllez (5-0, 4KO) para mantenerse en las grandes ligas - Su combate forma parte de una de las veladas más importantes del año

Sergio 'El Niño' García.
Sergio 'El Niño' García.
‘El Niño’ se la juega en Las Vegas

La primera vez que Sergio García boxeó en Estados Unidos protagonizó el combate estelar de la noche. En cambio, su duelo contra Tony Harrison, que se convirtió en su segunda aventura americana, ya fue el combate de semifondo de una velada que tenía como plato fuerte el enfrentamiento entre Erickson Lubin y Sebastián Fundora, que fue quien, precisamente, le había ganado en su estreno en Estados Unidos. Su tercera pelea allí ya pasará a ser la que abra la emisión televisiva. Es obvio que ha ido perdiendo galones y bajando escalones, que más abajo ya hay otras ligas menores que no interesan al cántabro. Por eso ‘El Niño’ sabe bien que esta vez no puede fallar. Ha de cortar en seco la dinámica perdedora que lleva al otro lado del charco.

A la tercera debe ser la vencida. ‘El Niño’ lo cree así. Confía en que esta próxima madrugada pueda dar un golpe encima de la mesa y asentarse en la meca del boxeo, donde hay más luces y se mueve más dinero. A estas alturas, no es ningún secreto que lo que le mueve al cántabro son las grandes bolsas y éstas están en lugares como en los que saldrá a boxear dentro de unas horas. Estará en el centro del mundo, formando parte de una de las veladas más importantes del año, la que culminará con el duelo entre Errol Spence y Terrence Crawford. Es una pelea que lleva años esperándose y se va a celebrar esta noche en el T-Mobile Arena de Las Vegas, con entradas que van de los 1.500 a los 8.500 dólares. Y Sergio García forma parte del menú.

El boxeador cántabro viajó el pasado domingo hasta Las Vegas con un macuto cargado de más experiencias que las que desplazó en su primer viaje a suelo norteamericano. Ya sabe cómo funcionan las cosas allí. Contra Fundora no se sintió inferior pero perdió por decisión de las cartulinas. Contra Harrison salió decepcionado por su incapacidad para enseñar su boxeo y dejarse arrastrar por el de su oponente, que fue muy superior. Es consciente de que esta próxima madrugada ha de huir de eso. Cuanto más se reconozca en el espejo sobre el ring, mucho mejor.

Durante muchas semanas, Sergio García estuvo preparando su combate contra el temible Jesús Ramos, pero éste se lesionó en una mano a principios de mes y la promotora tuvo que buscar un sustituto en poco tiempo. No podía ser cualquiera porque cualquiera no puede pelear en una velada como la de esta noche. Y encontraron a una gran promesa cubana del superwelter que forma parte de uno de los equipos de trabajo más reputados de Estados Unidos. Se trata de Yoenis Téllez, que se va a presentar ante el cántabro con sólo cinco peleas profesionales, todas ellas ganadas y cuatro antes del límite. Parece que le pesa la mano.

Con el cambio de rival, el púgil torrelaveguense perdió la oportunidad de que su victoria no sólo sirviera para lograr por fin su primera victoria en Estados Unidos, sino también para volver a auparse en las listas, ya que Ramos está muy bien posicionado. Téllez no lo está pero llega con el aval de Ronnie Shields, que estará en su esquina. De ahí que el combate siga luciendo. Es posible que ganar apenas permita avanzar en los diferentes organismos pero, a su vez, levantar el puño parece que puede ser un poco más asequible.

‘El Niño’ no se confía. Nunca lo hace. Que te cambien de rival a tres semanas del combate nunca es positivo pero es algo a lo que debe estar preparado todo boxeador. El cántabro ha tenido tiempo de escudriñar las cinco peleas del cubano y ha podido comprobar que es muy técnico, que le gusta la distancia y no meterse en demasiadas guerras. Quizá hoy le toque a Sergio García ser quien boxee hacia delante.

Téllez no ha tenido aún rivales de entidad. Tampoco ha pasado nunca del sexto asalto, que es hasta donde llegó en su última aparición pública, que fue en el mes de mayo. Fue la única pelea que no ha terminado antes del límite. La de hoy será a diez actos, distancia a la que ha llegado muchas veces el púgil cántabro. Eso puede contar a su favor porque, además, suele ser un boxeador que va de menos a más y capaz de dar lo mejor de sí cuando ya se acerca el final.

Cuando Sergio García decidió tirar hacia delante y continuar con su carrera a pesar de la decisión de su mentor Víctor Iglesias de echarse a un lado, se fue de campamento a Inglaterra. Se puso en manos de Ángel Fernández y se concentró para pensar exclusivamente en el boxeo. Era consciente de que necesitaba un salto de calidad para volver a la meca del noble arte en mejores condiciones. En territorio británico ha encontrado, sobre todo, un mayor nivel de sparrings, lo que permite elevar el nivel de entrenamiento. Es consciente de la necesidad de la pegada en las grandes ligas en las que anda sumido pero acepta que no la tiene. Por eso ha de explotar otras facetas, que empiezan por su ritmo endiablado.

La ventaja que tendrá hoy Sergio García es que no se mide a ningún boxeador norteamericano, lo que puede igualar las cosas a la hora de llegar a las cartulinas. Con todo, bueno será no dejar dudas e ir trabajando sobre un Téllez que está ante la oportunidad de su vida. También lo es para el cántabro. Otra más. Ya ha tenido varias y algunas las ha aprovechado y otras no. Le falta hacerlo en suelo americano. Sabe que si no gana hoy quizá podrá volver a Estados Unidos si le hace ilusión, pero ya sería fuera de la televisión y, por lo tanto, sin demasiado dinero. Y eso no le interesa. Hay que ganar.

La velada se podrá seguir en España por el canal ‘Fight Sports’. Ambos combatientes han reconocido que para ellos es “un honor” formar parte de semejante cartel, que tiene en grande a dos enormes figuras mundiales como Spence (28-0, 22 KO) y Crawford (39-0, 30 KO). Quizá Téllez pudo tener sus dudas de aceptar el reto al cogerle con sólo tres semanas de margen, pero él mismo ha reconocido que es “lo suficientemente hábil y ambicioso como para decir que sí”. “Cuando tienes la oportunidad de pelear en una velada como esta, es imposible rechazarla”, añade. De hecho, está dispuesto a aprovecharla y por eso anuncia “espectáculo”. “Me verán brillar”, avisa. Ahí estará ‘El Niño’ para apagar tanto brillo.

‘El Niño’ se la juega en Las Vegas
Comentarios