08.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Retorno paulatino con protección

  • Los clubes tienen desde la semana pasada el protocolo de seguridad enviado por la ARC para la vuelta a los entrenamientos  
  • Habrá que acudir vestido y ducharse en casa  
  • La desinfección deberá ser constante
Un remero, cargando con sus remos al hombro.
Un remero, cargando con sus remos al hombro.
Retorno paulatino con protección

En los últimos días, los pabellones de cada uno de los clubes cántabros con trainera han vuelto a tener actividad. Los remeros han ido acudiendo a los mismos de manera individualizada para, sobre todo, poder hacer uso del gimnasio y, de esta manera, enriquecer sus entrenamientos, que se fundamentaron en el ergómetro de manera casi exclusiva durante el confinamiento más férreo. En el último mes, también se les abrió la posibilidad de poder salir a correr de nuevo pero les faltaba recuperar el tiempo perdido en cuanto al ejercicio de fuerza se refiere. Si hay suerte, a partir del próximo lunes incluso podrían empezar a reunirse en grupo y, en la medida de lo posible y en función de lo que diga la letra pequeña de la fase tres de la desescalada a la que espera entrar Cantabria, es posible que puedan salir alguna. Esta posibilidad entra parte del acuerdo del PNV con el Gobierno para apoyar la nueva prórroga del estado de alarma de la que se terminaría aprovechando también Cantabria. Con todo, todos estos pasos no se podrán realizar, como es lógico, de manera convencional, sino que hay que cumplir con unos protocolos de seguridad que la ARC ya ha enviado a cada uno de los clubes.

El protocolo se ha fundamentado, sobre todo, en el ya diseñado por la Federación Española. Aunque entienden que en una embarcación es imposible mantener las distancias de seguridad decretadas, en el mismo se recuerda que ya se ha demostrado «que son los deportes ‘indoor’ los de mayor riesgo de transmisión del contagio entre sus participantes. Y no es el caso de las traineras. Ahí ya tienen mucho ganado de partida.

Entre las medidas de seguridad propuestas se descarta la realización del ejercicio con mascarillas porque el efecto podría ser contraproducente, pero «sí se recomienda su uso, al igual que el de los guantes, durante la puesta a punto de la embarcación, así como durante la estancia en las instalaciones». En cuanto a las primeras, consideran recomendable usar del tipo FFP2 sin válvula de exhalación y, además, todo el pabellón o el recinto por donde pasen los integrantes del equipo «deberá contar con dispensadores de jabón o geles hidroalcohólicos».

Además de la higiene personal, también será fundamental mantener la de las herramientas y espacios que se utilizarán. Así, se procederá a desinfectar «todas las partes de las embarcaciones, así como los remos». Se recomienda hacerlo tanto «antes como al finalizar los entrenamientos con productos autorizados por Sanidad». Y lo mismo sucederá con las instalaciones, que deberán «cumplir con todas las normativas sanitarias de higiene libre de Sars-Cov-2 dictadas por el Gobierno Central, así como por las Comunidades Autónomas».

Dentro del protocolo, se aconseja un reinicio de los entrenamientos de manera escalonada y en grupos «utilizando los puntos de acceso al agua que sean detallados por las autoridades competentes». Además, solicita a los entrenadores que se prioricen «los entrenamientos en el agua» evitando, siempre que sea posible, «los entrenamientos en espacios cerrados». De este modo, acudir al gimnasio deberá exigir una organización y la estipulación de unos horarios para impedir que se reúnan muchos remeros al mismo tiempo.

A la hora de acudir al lugar de entrenamiento, se pide «evitar el uso de transporte público». Sobre todo, porque los vestuarios y las duchas seguirán cerrados y subir a un autobús o a un tren tras haber estado sudando y realizando un intenso esfuerzo físico no es lo mejor. Se pide utilizar un vehículo personal y acudir a la sesión de trabajo «vestido con la ropa de entrenamiento» para ducharse después del esfuerzo «en su alojamiento habitual».

Antes de entrar en las instalaciones del club, «se recomienda la toma de temperatura». En el caso de que no exista esa posibilidad, se pide «el control diario dentro del domicilio habitual» de cada remero para informar «al responsable de la actividad, vía telemática, de los cambios abruptos de temperatura que puedan llegar a observarse». El punto límite a partir del que se exige actuar estaría en los 37,5º. «Si se detecta una temperatura superior, la persona no accederá a la instalación y se le remitirá a la consulta con su médico», precisa.

Cuidado con las cargas. El protocolo recomienda planificar las cargas de entrenamiento incluso de forma individual para «prevenir lesiones derivadas de una práctica deportiva no adecuada al estado de forma física tras el confinamiento». La situación con la que se han encontrado los preparadores físicos y los entrenadores es totalmente novedosa y, tras el reto de, en la medida de lo posible, mantener a tono a sus hombres durante la crisis sanitaria, estará la necesidad de ir, en la medida de lo posible, con el freno echado en el mes que van a tener para preparar la competición de la mejor manera posible.

El acceso a las instalaciones del club y a aquellas por las que vayan a pasar los remeros será muy limitada. Entre los remeros, se aconseja promover «la importancia de no compartir botellas o toallas ni utensilios para comidas o preparación de suplementos deportivos». La desinfección de las herramientas utilizadas se pide hacerlo «con una solución de agua y lejía». Incluso detalla las proporciones: «20 mililitros de lejía y 980 de agua o su equivalente». Para llevar a cabo la desinfección de remos y embarcaciones, «se determinará una ‘zona sucia’ donde se llevarán a cabo estas tareas de limpieza, siempre con carácter previo a depositar este material en su lugar de resguardo habitual».

Un punto al que da importancia el protocolo es al de las medidas formativas e informativas para conseguir que los deportistas mantengan siempre la alerta. Así, afirman que es «imprescindible que todas las personas que se reincorporen a los entrenamientos reciban información clara, fidedigna y exhaustiva de lo que significa la enfermedad y los medios de prevención de la misma». Además, «en todo los lugares accesibles y a la vista de los usuarios, se colocarán carteles y mensajes informativos sobre Covid-19 y las medidas de prevención». Se pide también a los clubes que elaboren «una lista de verificación» para asegurar el control del uso de material deportivo por parte de cada remero, las existencias de productos de desinfección, el relleno de los dispensadores de gel y la correcta desinfección de los lugares comunes.

Retorno paulatino con protección
Comentarios