02.12.2021 |
El tiempo

El remo cántabro ya tiene fechas

Tras reunirse con los clubes, la Federación ha aprobado el calendario de la nueva temporada | Se recuperarán los descensos, habrá más citas de remo olímpico, sobre todo en Pontejos, y habrá sede fija para bateles y trainerillas

La ‘San José’ de Astillero y ‘La Marinera’ de Castro, durante la Bandera Sotileza del pasado domingo. / Hardy
La ‘San José’ de Astillero y ‘La Marinera’ de Castro, durante la Bandera Sotileza del pasado domingo. / Hardy
El remo cántabro ya tiene fechas

El remo cántabro ya tiene un calendario con el que trabajar, un programa de festejos similar al de los cursos anteriores. En líneas generales, abrirá fuego con regatas de banco móvil, después llegarán los bateles, que se combinarán con los descensos de traineras, para más tarde dar paso a las trainerillas y, por fin, ya en verano, será el turno de los campeonatos de remo olímpico y de las regatas del barco grande. Hay para todos. Ahora es cuestión de ir superando estaciones y de que cada uno se vaya marcando sus objetivos y vaya subrayando en rojo las fechas que más le interesan.

Captura de pantalla 2021-10-21 a las 13.19.10

Fue el domingo por la mañana cuando los clubes se reunieron en la sede de la Federación Cántabra para debatir la propuesta de calendario puesta encima de la mesa, proponer los cambios que pudiera precisar cada uno y, finalmente, aprobar una hoja de ruta que, en algunos casos, aún está por definir. Un punto importante siempre es repartir los diferentes campeonatos autonómicos y todos tienen ya su sede e incluso su fecha excepto el de traineras, que en los últimos tiempos ha ido bailando.

En este último aspecto aún hay mucho por decidir porque antes ha de conocerse a qué acuerdo llegan la ACT y la Federación Española para buscar una nueva fecha al Campeonato de España, ya que la liga más importante de traineras no va a volver a parar el primer fin de semana de agosto, que es cuando se solía poner en disputa el título estatal. Eso hizo que este mismo año no estuvieran las mejores embarcaciones del Cantábrico en la cita. Hubo una total falta de diálogo por las dos partes pero ambas quedaron en sentarse con vistas al 2022 para que no se repita la misma historia. No es descartable, de este modo, que la pugna por el título estatal se desplace a finales de junio, que fue lo que propuso la ACT el curso pasado.

Esto último obligaría a adelantar también los campeonatos autonómicos porque son éstos los que conceden los billetes para el Nacional. En definitiva, el calendario habitual podría verse alterado aunque las dos regatas previstas en Santander para el mes de junio, las banderas Sotileza y Bansander, difícilmente se verán afectadas por estar previstas para unas fechas aún tempranas, los días cinco y diez, respectivamente. En el calendario cántabro se anuncia también, al contario que otros años, una fecha aún por determinar para la disputa de la Bandera de Santander, por lo que queda descartado que se vaya a incluir en alguna liga, como podría ser la ARC 1 en la que remarán Pedreña, Camargo y Castreña, o la ARC 2, donde lo harán IRC Santoña y Astillero. El verano pasado apenas tuvo interés competitivo pero se repartió una buena cantidad en premios.

Excepto el de traineras, los otros campeonatos autonómicos ya tienen su sede. El primero que se disputará será el de remoergómetro por equipos, que será el 18 de diciembre en Colindres. Antes de la pandemia, habían cogido fuerza las multitudinarias regatas de remo indoor pero, por ahora, sólo está anunciada esta en suelo cántabro. Para el siguiente Campeonato de Cantabria habrá que esperar a marzo, cuando Santoña, como siempre, organizará el de larga distancia de traineras gracias a su atractivo campo de regatas, que arranca prácticamente en mar abierto para concluir en las interioridades del puerto.

Este último se celebrará en plena disputa de la liga de bateles, que pondrá en juego los títulos autonómicos en el Embalse del Ebro, escenario que se quiere seguir potenciando tras inaugurarlo la pasada temporada. Allí está previsto que se celebre también el Campeonato de Cantabria de banco móvil, que se deja para el 18 de junio, apenas unos días antes de que, previsiblemente, se disputen los campeonatos de España de la modalidad. Semanas antes se habrá disputado el de trainerillas, que, como el curso pasado, se celebrará en el siempre atractivo campo de regatas de Castro.

Las ligas de botes menores dejarán definitivamente de moverse entre un puerto y otro. Contar con una sede única es una dinámica que se ha ido acentuando en los últimos años y que ya será definitiva con vistas al 2022. De este modo, todas las regatas de bateles excepto el campeonato, que serán 16, se disputarán en Punta Parayas (Camargo) y las cuatro previstas de trainerillas antes del Autonómico serán en Castro. En este caso, incluso la lucha por el título será en aguas castreñas. Una tendencia similar llevan las regatas de banco móvil, ya que buena parte de las fechas previstas en el calendario las organizará San Pantaleón en sus aguas de Pontejos.

Lo que se prevé recuperar en este nuevo curso son los descensos, que quedaron suspendidos la pasada temporada. La situación sanitaria seguía siendo preocupante y, además, hasta mayo hubo un cierre perimetral que condicionaba mucho contar con traineras de otras comunidades autónomas, por lo que los clubes optaron por, directamente, no organizar sus regatas invernales. Se fueron cayendo, poco a poco, las de Pedreña, Astillero, Castro y Colindres. A cambio, para poder romper con la dura rutina del entrenamiento de pretemporada, se organizaron dos pruebas en Camargo que sirvieron como único punto de apoyo antes de salir con todo por fin en el mes de junio. Parece que por fin se va recuperando la normalidad y eso sólo puede ser una buena noticia.

En busca de una liga cántabra femenina

Los entrenamientos han comenzado con al menos cuatro clubes saliendo a entrenar con traineras femeninas. En principio, serían Camargo, Astillero, Colindres y Castreña a la espera de conocer si Pedreña podrá dar continuidad a la labor iniciada el curso pasado, cuando disputó las regatas autonómicas e incluso una jornada no puntuable de la liga ETE organizada en casa.

Son proyectos que, sobre todo, necesitarán tiempo para asentarse y adquirir unas bases antes de dar un salto de calidad. En la mayoría de los casos, aún se verán sin potencial para participar en la liga, algo que sí hizo ‘La Marinera’ el verano pasado y que anteriormente ya había hecho la ‘San Ginés’.

Y para que puedan remar, competir y acumular kilómetros de agua, que es lo fundamental, desde la Federación se están planteando organizar una serie de regatas que dieran forma a una ‘liga combinada’, que es como lo han llamado de partida. Por ahora, más allá de las tradicionales pruebas federativas, han confirmado su compromiso de organizar regatas tanto Laredo como Colindres, que tendrán equipos masculinos sin proyección, por ahora, de participar tampoco en ligas.

La Federación busca completar un calendario con otras dos o tres fechas más y redactar una normativa. Sería un primer paso para, en la medida de lo posible, conseguir que por fin se prolonguen en el tiempo los proyectos femeninos que se vayan armando.

El remo cántabro ya tiene fechas
Comentarios