31.07.2021 |
El tiempo

Regatas a cuatro tandas

Las jornadas de la ARC 1, que este verano tendrá trece embarcaciones, constarán de tres actos con tres botes y uno con cuatro l Se recuperan los premios y el acceso restringido de público
Este verano, de nuevo podrá haber público en las regatas de la ARC.
Este verano, de nuevo podrá haber público en las regatas de la ARC.
Regatas a cuatro tandas

Si para acudir a las regatas de la ARC 1 se cobrara entrada, este año saldría un poco más barato el precio a pagar por minuto de espectáculo, ya que éste será más largo de lo habitual. En lugar de disputarse tres tandas en cada una de las jornadas, habrá cuatro.

Así lo decidieron los clubes para dar solución a la rareza que tendrá lugar este verano, cuando, por vez primera, habrá trece traineras compitiendo en lugar de doce. Los tres primeros actos tendrán tres embarcaciones cada uno de ellos y el último, el de los mejores, ocupará las cuatro calles para mantener el interés de la tanda de honor. En la categoría de plata habrá trece traineras por culpa de no haber celebrado el playoff de la ARC el pasado curso con el fin de acabar cuanto antes con la competición.

De este modo, no se pudieron compensar los arrastres y, al descender Kaiku y no ascender nadie, habrá un participante más de lo habitual, ya que entre las dos ligas ARC hubo, sencillamente, dos descensos y otros tantos ascensos en función de las clasificaciones a final de curso. Es una anormalidad que se corregirá este año y ya está garantizado que el próximo año volverá a haber doce embarcaciones en la categoría de plata.

En la de bronce, en la ARC 2, sí que ha habido muchos veranos con más de doce participantes. Llegó a ser una costumbre por mucho que ahora sólo haya diez traineras en liza. Y lo que hacían era acumular los ‘sobrantes’ Las jornadas de la ARC 1, que este verano tendrá trece embarcaciones, constarán de tres actos con tres botes y uno con cuatro l Se recuperan los premios y el acceso restringido de público en unas primeras tandas con cinco y hasta seis embarcaciones, saliendo primero unas y un minuto después otras. Incluso llegó a haber 17 botes en competición y ese año hubo que dar descanso a dos de ellos en cada jornada provocando que la clasificación general se generara a partir de coeficientes.

En las asambleas de la ARC también se puso encima de la mesa la posibilidad de mantener tres tandas y que en la primera de ellas hubiera cinco traineras.

Es decir, que arrancaran primero tres y un minuto después salieran otras dos. Sin embargo, los clubes desecharon esta alternativa y apostaron por otra más novedosa, como es hacer que haya tres tandas de tres embarcaciones y una última de cuatro en función, como siempre, de la clasificación general del momento. Eso hará, de partida, que las regatas duren más de veinte minutos más de lo habitual. Hoy, orden de salida. La primera vez que se verá este nuevo modelo de competición será el domingo en Getaria, ya que la del sábado, cuando se abrirá por fin la liga, será una jornada diferente. Los puntos se repartirán a contrarreloj individual en el tradicional campo de regatas de San Pedro.

Los trece saldrán de uno en uno en dos únicas tandas y el orden de salida se sorteará hoy mismo, por lo que se puede decir que hoy arrancará por fin la ARC 1. La jornada sabatina se parecerá mucho a las regatas de la pasada temporada, ya que en una misma tarde se disputarán las primeras jornadas de la liga ETE, la ARC 1 y la ARC 2. Eso hará que haya más de treinta traineras con sus respectivos tripulantes, delegados, auxiliares, suplentes y demás en todo el entorno pasaitarra, tanto en San Pedro, San Juan e incluso Trintxerpe. Aunque las medidas de seguridad se han relajado en cierto modo, para los deportistas serán muy similares a las del curso pasado.

De este modo, en el dossier de la regata viene detallado a qué hora debe llegar cada uno, qué lugar específico ha de ocupar y cuándo ha de embarcar. No se podrá salir del espacio reservado ni, en teoría, interaccionar con gente de otros clubes. Para quien sí se ha abierto la mano es para los aficionados, que, al contrario que el pasado año, sí podrán acercarse al campo de regatas y seguir la prueba desde los mejores lugares. La temporada anterior, se estableció un límite que rodeaba todo el entorno de los deportistas, jueces y demás personal que está alrededor de la regata y había que ver el espectáculo desde la distancia. Por ejemplo, en Castro no se pudo entrar al muelle de don Luis. No sucederá eso pero sí se mantendrá un control de acceso para impedir que haya aglomeraciones. En función de cómo avance la pandemia durante el verano, se será más o menos estricto.

La gran diferencia respecto al curso pasado es que se recuperarán los premios. No los hubo el verano pasado, cuando los remeros salieron al agua por amor al arte y sin esa recompensa que, aunque pequeña, se agradece después de nueve meses de duro entrenamiento. Con todo, no los habrá siempre, algo que ya sucedía antes de la pandemia. De entrada, el sábado habrá jornada de ARC 2 pero no se repartirán premios para ellos, sólo para los de la ARC 1 y la liga ETE. Mientras, el domingo en Getaria, que es una prueba sumada a última hora y que se considera privada, no repartirá premios en metálico. Es un melón que ya se abrió hace unos años con regatas en Navarra o Baiona y que, al final, los integrantes de la categoría de plata aceptaron como manera de extender un poco el calendario, ya que, de lo contrario, se quedaría en doce jornadas, una por cada club participante. Este año serían trece. Si hay quince es porque, además de en Getaria, también habrá dos jornadas en Castro.

Regatas a cuatro tandas
Comentarios