01.07.2022 |
El tiempo

TRAINERAS

Que parezca un accidente

El campo de regatas donde arrancó la ARC 1 impide sacar conclusiones de la primera jornada, en la que la categoría quedó dividida en tres  os tres próximos serán de características opuestas

‘La Marinera’, en plena regata.
‘La Marinera’, en plena regata.
Que parezca un accidente

A la primera jornada siempre acuden las traineras con precaución, con la certeza del trabajo realizado pero con la incertidumbre de cómo llegarán los demás. El nivel de cada uno es bueno o malo en función de cómo es el de los otros y eso sólo se mide en el debut liguero. Antes hay pocas oportunidades de compararse. Hay descensos en invierno y regatas de pretemporada en junio, pero no todos acuden a este tipo de citas de igual manera, ya que cada entrenador realiza pruebas o aparece con diferentes objetivos. Cuando ya hay puntos en juego todos tienen el mismo, que es sumar los máximos posibles. Ahí no hay trampa ni cartón. No se esconde nadie y menos aún en la regata inaugural, cuando hay tantas dudas que borrar.

De Pasaia salió la categoría dividida en tres vagones. En el primero de ellos viajaron cinco embarcaciones, que fueron Arkote, San Pedro, Hondarribia B, San Juan y Zarautz. Todas ellas completaron el trabajo en un cerrado margen de seis segundos. Fueron puestos que se decidieron por detalles. A partir de ahí, se abrió un hueco que terminó dando forma al segundo bloque, que es donde viajan los tres cántabros. Irían en ese coche cama Deusto, Pedreña, Castreña, Camargo y Zumaia. Son cinco traineras que llegaron metidas en otros tantos segundos, por lo que las diferencias entre ellos también fueron mínimas. Por último, estarían los dos más lentos, que llegaron muy por detrás. A este bloque ya sólo pertenecerían dos equipos, que son Orio B y Busturialdea. Estuvieron a quince segundos del resto y eso, de partida, ya permite respirar con cierta tranquilidad a quien sale al agua con el principal objetivo de librar el descenso directo.

La ARC 1 ha vuelto este año a la normalidad y ya no serán dos las embarcaciones que pierdan la categoría de manera directa. Fue así en el 2020 para no tener que disputar el playoff y también en el 2021 para que el número de embarcaciones participantes volviera a reducirse de trece a doce de cara a este 2022. Ahora, sin condicionantes pandémicos de partida y con la docena de participantes de siempre, de nuevo será sólo el colista quien caiga al agujero. El undécimo y el décimo clasificado deberán disputar los playoff con el segundo y el tercero de la ARC 2.

Dicho playoff lo disputaron Camargo y Castreña el pasado año, por lo que ambos partieron en el presente curso con el prioritario objetivo de no pasar apuros para librarse de él. Y en aguas pasaitarras confirmaron que Busturialdea parece tener un motor limitado para acercarse al resto, lo mismo que Orio B, que realizó una regata un tanto extraña, marcando notables referencias en los dos primeros largos y viniéndose abajo a partir, sobre todo, del cuarto. Quizá por eso hay que coger con alfileres esos catorce segundos de vacío que hubo entre la llegada de la ‘Virgen del Carmen’ y la del bote amarillo.

Lo cierto es que hay que tomarse con precaución todo lo sucedido en Pasaia porque no es un campo de regatas de donde sacar grandes conclusiones. El pasado año, fue ‘La Marinera’ quien quedó última en la primera jornada generando una preocupación y una ansiedad a bordo de la que le costó librarse durante todo el verano. Entonces tenía más razones para ello de las que puede tener hoy Busturialdea tras lo sucedido el domingo porque entonces se trató de una regata a contrarreloj. El domingo no. Fue un campo de regatas a seis largos y condicionado por las calles.

El escenario donde se abrió la temporada 2022 demandaba una potencia que no exigen otros. Era un día de tripulaciones pesadas y mucho músculo. Sin embargo, las tres siguientes serán bien diferentes. La categoría saldrá a la mar comenzando el próximo domingo en Zuamia y continuando al fin de semana siguiente en Castro primero y en Elantxobe después. Tocará comprobar, por lo tanto, si quienes estuvieron arriba ante un panorama de mucho vatio lo estarán también cuando se muevan las olas y domine la técnica y llevar menos kilos a bordo. Quizá, por ejemplo, Busturialdea se descubra como una gran trainera marinera y no parezca tan fuera de juego como pareció en la jornada inaugural.

No hay que correr, por lo tanto, sacando demasiadas conclusiones. Por ejemplo, Pedreña fue octavo el pasado verano en el mismo campo de regatas donde tocó comenzar a navegar este verano y en el resto del calendario sólo bajó del tercer puesto en ese invento castreño que llamaron ‘Challenge’ con seis calles y sólo dos largos. Por lo tanto, la cita pasaitarra fue una excepción, que es en lo que pretende convertir el equipo trasmerano lo sucedido el pasado domingo a partir del próximo fin de semana.

Para ello, contará con buenos campos de regatas, ya que los tres consecutivos en la mar serán continuados por la habitual contrarreloj pasaitarra. A Pedreña le tocará arrancar la temporada a remolque y con puntos que remontar para meterse primero en la tanda de honor y pelear por el playoff después. Quedar séptimo nada más comenzar puede generar dudas pero las sensaciones a bordo no fueron malas. Es consciente de que la calle le perjudicó pero el sorteo, en principio, no será tan capital en las próximas semanas. El objetivo a la hora de salir a la mar será conseguir que lo sucedido el primer día parezca un accidente.

En cuestión. Más fácil lo tiene ‘La Marinera’ porque verdaderamente sufrió en Pasaia un par de incidentes en los últimos casi cuatro minutos de regata que le impidieron haber vuelto con un mejor sabor de boca del que trajo. En el quinto largo se llegó a colocar por delante de Pedreña, por lo que, por unos segundos, se puso en cuestión la hegemonía en el remo cántabro que vienen teniendo los trasmeranos en los tres últimos años. Sin embargo, el primer problema llegó en el último giro, cuando se quedaron a bordo sin un remo. Para colmo, en los metros iniciales del sexto parcial, vio cómo Deusto se le echaba encima invadiendo su calle en busca de mejores condiciones. El juez de mar, que vio peligro, metió su zodiac en medio y mostró bandera blanca a ambos cuando, en verdad, los cántabros viajaban por donde les correspondía. Sólo los bilbaínos debieron ser advertidos.

Fue una situación de la cual salió mal parada la trainera roja, que se vio de pronto en el último puesto de la tanda. Aún así, ni mucho menos se descolgó y llegó a dos segundos de Deusto y de Pedreña, que brindaron un final similar al que habían brindado previamente Camargo y Zumaia. Los de verde también comenzaron el curso pasado cerca de la ‘Telmo Deun’. En Pasaia la superaron por menos de medio segundo pero no es mal punto de partida dejar a tres botes atrás el primer día. La ‘Virgen del Carmen’ completó una sólida y regular regata a la que tocará dar continuidad en la mar.

El objetivo de los entrenados por Carlos Rodríguez era, precisamente, viajar en ese vagón intermedio pero el los otros dos cántabros querían mirar más arriba. Pedreña  tiene claro que quiere estar peleando por todo, con esos cinco primeros que navegaron prácticamente de la mano el primer día. Quiere saltar al vagón de cabeza y tendrá que hacerlo partiendo de la segunda tanda, que completarán en Zumaia Deusto, Castreña y Zarautz. En la ‘Enbata’ tendrá una gran referencia la trainera blanca. Si quiere dar el salto, deberá seguirla el ritmo.

Que parezca un accidente
Comentarios