16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Pedreña pone orden

  • Los trasmeranos ganaron de manera solvente en Getaria   
  • No ondeaban una bandera desde el 2015 en Ondarroa  
  • Astillero dejó a dos atrás y Camargo dio también un paso hacia delante que le consolida en la zona media
La ‘Pedreñera’ festeja la victoria cosechada en la tarde de ayer en aguas de Getaria.
La ‘Pedreñera’ festeja la victoria cosechada en la tarde de ayer en aguas de Getaria.
Pedreña pone orden

No ha tardado Pedreña en poner las cosas en su sitio, en colocar una pica en lo más alto de la categoría y erigirse como el líder a quien todos los demás deben mostrar respeto. Si sólo veinte centésimas le separaron de la bandera el primer día, en el segundo le sobraron doce segundos para ganarla. La autoridad que mostraron ayer los cántabros fue todo un mensaje a quien les quiera escuchar. Tienen un hambre voraz, no quieren desaprovechar la oportunidad que se les ha presentado y ayer volvieron a casa con una primera bandera que, por encima de todo, sólo quieren que sirva como guía que les marque el camino hacia una categoría superior. La de ayer ya no se la quita nadie y sus aficionados la saborearon como nunca porque no disfrutaban de algo así desde el 2015, cuando el equipo volvió de Ondarroa con la, hasta ayer, última bandera liguera hasta la fecha.

No sólo Pedreña salió satisfecho con lo conseguido en Getaria, sino que los tres cántabros dieron un paso hacia delante respecto al día anterior. Astillero dejó a dos atrás, que es el primer paso para salir del agujero. Es cierto que uno de ellos (Orio B) fue inesperado y está por ver si se va a convertir en un rival directo, pero al menos se vio metido en la pelea con quienes tienen toda la pinta de que lo van a ser de verdad, que son Getxo y Zumaia. Los getxotarras se quedaron fuera de juego desde el primer momento y lo mejor de todo fue ver a la ‘San José’, a la que, como a Camargo, le tocó competir por una calle cuatro que no suele querer nadie, mantener un intenso duelo con la ‘Telmo Deun’. De hecho, su tiempo llegó a ser cuatro segundos mejor que el de los zumaiarras al cruzar el ecuador de la prueba, pero ésta se le terminó haciendo muy larga. Perdió la mitad de su botín en el siempre exigente tercer largo y no aguantó la presión de ver cómo la proa pintada de rojo se iba colocando a su altura hasta situarse por delante en una champa final que no cumplió con las expectativas porque Zumaia terminó entrando antes sin necesidad de revisión de la foto finish. El factor psicológico y anímico va a ser un punto fundamental a bordo de la ‘San José’, que, al menos, pudo marcharse de Getaria con la confirmación de que lo sucedido en aguas pasaitarras no es lo real.

Mejores sensaciones aún transmitió Camargo, que fue de menos a más como promete hacer a lo largo de la temporada. Es una seña de identidad en los equipos de Gabancho. Su primer largo fue muy mejorable siendo popa de regata y marcando tiempos peores que en el primer acto, pero se fue recomponiendo gracias a un segundo largo en el que supo aprovechar muy bien esa siempre complicada y ayer pequeña ola que presentó el campo de regatas getariatarra. Cuando llegó a ecuador, Arkote y San Juan se habían escapado pero mantenía bajo control a Orio B y a los cuatro botes del primer acto. El primer paso estaba dado. A partir de ahí, tocaba ir a por el segundo.

Tan buenos fueron los dos últimos largos de los camargueses que sólo cedieron dos segundos con San Juan en ese terreno. A los de verde les tocó remar en tierra de nadie, sin alcanzar a los dos de arriba y con los oriotarras muy por detrás, pero hizo bien en no ceder porque acabaría superando el tiempo de Deusto, que entró en agujero en la tanda de honor del que no encontró la forma de salir.

La ‘Tomatera’ entró en meta 47 segundos después que la ‘Pedreñera’. Es mucho más, por ejemplo, de la desventaja de Astillero respecto a la bandera en la primera jornada. Ayer las distancias fueron mucho mayores y quizá fue por el buen hacer de los trasmeranos, que ayer por fin pudieron contar en sus tostas con Gabi Bedia, a quien una lesión en la muñeca le había impedido participar de las regatas santanderinas de pretemporada y de la primera prueba del liguera.

Los entrenados por Joseba Fernández están muy seguros de sí mismos. Su remada no transmite ansiedad ni prisa. No se precipitaron al comprobar cómo iniciaban el segundo largo ligeramente por detrás porque fue a partir de ahí cuando encendieron la motora. La trainera negra comenzó a ir mucho más rápido que la morada hasta ir sacando poco a poco de remada a la ‘Libia’, que cuando cruzó el ecuador llevaba cinco segundos de retraso respecto al bote cántabro.

Los entrenados por Mikel Arostegi intentaron aferrarse a la vida en el tercer parcial esperando encontrar la inspiración en el viaje de vuelta final, pero fue ahí cuando la ‘Pedreñera’ asestó el golpe definitivo hasta entrar por meta bajo el sonido de las trompetas. Los cántabros enseñaron poderío y ondearon por fin la bandera que durante tanto tiempo se les ha resistido.

Pedreña pone orden
Comentarios