14.11.2019 |
El tiempo
jueves. 14.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

REMO

Otra ‘Pedreñera’ para Pedreña

Ezequiel Guevara y Álex Mantilla han vuelto a hacer otra embarcación con sus propias manos corrigiendo errores detectados en la del año pasado. Podía mejorarse en la mar», dicen

Pedreña, remando el pasado año con la primera ‘Pedreñera’ hecha por ellos mismos. / J.R.
Pedreña, remando el pasado año con la primera ‘Pedreñera’ hecha por ellos mismos. / J.R.
Otra ‘Pedreñera’ para Pedreña

A este paso, a Amilibia le va a salir competencia en Cantabria. Y bueno sería que así fuera para acabar con un monopolio que, en los últimos años, ha complicado la vida a Pedreña, que está vetado por el astillero oriotarra desde que devolviera aquella trainera que llamó ‘Seve Ballesteros’. Desde entonces, ha tenido que echar mano de una que casi tiene más años que alguno de sus remeros, recortarla, experimentar en un astillero mediterráneo y, finalmente, aprender el oficio y fabricarla ellos mismos. Fue hace algo menos de tres años cuando Ezequiel Guevara, directivo del club y mano derecha del presidente Calixto Presmanes, además de Alejandro Mantilla, exremero y director deportivo de la entidad, se remangaron y ellos mismos se pusieron manos a la obra. Y ya van por la segunda trainera.

La primera la estrenaron poco antes de la clasificatoria de La Concha del 2017. Estaba pensada para salir a competir con ella en el 2018. Y lo hicieron. Y el bote anduvo razonablemente bien pero, como todo vehículo experimental, tuvo sus imperfecciones. «Esto es todo prueba - error», recuerda Mantilla. Lógico. Como en todo invento. Con descaro, salieron con ella en las regatas santanderinas del mes de junio y también en liga. La llamaron ‘Pedreñera’ y contó con la particularidad de ser blanca. No era la primera vez que los trasmeranos competían con ese color, pero hubo a los que no les gustó. Tanto es así, que la nueva la han vuelto a pintar de negro para que haya paz en la masa social.

A pesar de que la primera ‘Pedreñera’ sólo la han utilizado una temporada, durante el verano pasado ya llegaron a la conclusión de que había que hacer otra. «Pensamos que podíamos andar de otra manera», subraya Mantilla. «En vez de ponernos a hacer reformas a esa, preferimos hacer otra nueva», añade. ¿Para qué poner parches? Durante la competición, percibieron que el bote «no iba al cien por cien» y que, sobre todo en la mar, «podía mejorar un poco». El esfuerzo merecía la pena. Y así lo entendieron.

Fue Ezequiel Guevara el primero que dio en su día el paso construyendo un batel. La prueba salió bien y por eso se lanzaron a fabricar un barco grande. Lo han hecho en el pabellón del club y rascando horas de donde podían. Los dos constructores trabajan a relevos y ha habido muchos días que ni coincidían porque cada uno iba cuando podía a avanzar en la construcción de la nueva ‘Pedreñera’. Ha habido gente que les «echa una mano» también pero lo que nunca han tenido es rubor alguno a iniciar tamaña aventura: «Si los demás pueden, ¿por qué no nosotros?»

El nuevo bote no está terminado pero va a llegar «de sobra» para el inicio liguero e incluso para alguna regata previa en Santander. Antes, el domingo la presentarán a sus socios y aficionados en el ya tradicional acto que ha organizado el club en su pabellón para presentar el nuevo proyecto. Desde las 13 horas se repartirán bebidas y pinchos para recibir a los asistentes mientras que el acto propiamente dicho arrancará una hora más tarde. En el fondo, es un momento donde el aficionado de a pie puede intercambiar impresiones con el remero, el entrenador y demás miembros del club. Esta vez, además, podrá tocar y examinar de primera mano la nueva embarcación y darla el visto bueno. Al menos, en tierra.

Lo cierto es que, a pesar de las dificultades por las que pasa la globalidad del remo cántabro, a Pedreña le ha quedado «un equipo majo» para este 2019. «En principio, puede ser para mejorar lo de otros años y estar un poco más arriba», subraya Mantilla. Como siempre, el primer objetivo será estar en la tanda de honor, algo que no ha conseguido el club trasmerano en los últimos tiempos. La idea inicial, aunque programar algo así siempre es complicado, es no comenzar tan fuerte e intentar alcanzar un nivel alto durante las profundidades del verano. No tanto ir de más a menos, sino de menos a más.

Regatas gratis. Este año, además, el calendario es más largo al contar con 17 regatas cuando ha habido otros años que incluso ha habido sólo doce. Admite Mantilla que «se quedaba muy corto» pero lo que no le gusta es que se haya abierto un melón que luego va a costar cerrar. Se trata de las «regatas gratis». Es decir, aquellas en las que no se reparten premios. Éstos siempre han sido sagrados y la principal recompensa que recibía el remero tras muchos meses de entrenamiento en silencio. Sin embargo, se cruzó la barrera hace un par de temporadas, cuando la liga se fue a un pantano navarro a disputar una prueba con la única compensación de un fin de semana de camping gratis. Ahora incluso hay más pruebas así, comenzando por la de Baiona el 29 de junio. «Para nosotros, los premios son un incentivo al menos, ya que año tras año siempre perdemos dinero», recuerda Mantilla. Corren tiempos en los que las recompensas mensuales son mínimas y son los premios estivales los que permiten que todo haga un poco más la pena.

Y es que, ya de por sí el dinero que se reparte en las regatas ni mucho menos se han incrementado al ritmo del IPC. «En los noventa, había premios como los de ahora e incluso mejores», rememora el director deportivo de Pedreña. Poco o nada se han incrementado en veinte años. De hecho, ahora hay días que reman gratis, lo cual era poco menos que impensable entonces. Todo merecerá la pena si, al menos, el bote se ve este año entre los mejores. De partida, Mantilla ve la categoría dividida en dos. «Todo el mundo hablaba de que Getaria no tenía equipo, pero luego va a San Pedro y hace una pedazo de regata. Era uno que habías desechado y parece que va a estar ahí. Además, ahí estarán también San Juan y Deusto. Zumaia parece que ha bajado un poco pero también estarán ahí Zarautz y Arkote», explica. En el fondo, es la dinámica de los últimos años, esos en los que, «si te descuidas, de pronto te ves abajo».

Comentarios