23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

NATACIÓN

Ona Carbonell, plata

La nadadora españoLa Logró La presea en el solo técnico en Los mundiaLes de natación que se disputan en Gwangju 

Ona Carbonell, plata

La española Ona Carbonell se colgó ayer sábado en Gwangju (Corea del Sur), la medalla de plata en el solo técnico, la primera de la representación española en esta competición y su vigésimo primera de la historia de los Mundiales. Con esta medalla supera en la clasificación histórica española a Gemma Mengual, con quien estaba empatada a veinte medallas. Carbonell sumó 92,5002 puntos y se situó por detrás de la insuperable rusa Svetlana Kolesnichenko (95,0023 puntos) y

por delante de la japonesa Yukiko Inui (92,3084). Su ejercicio, titulado ‘Mandela’, está basado en un discurso del histórico líder sudafricano sobre los valores del deporte realizado durante los premios Laureus.

La actuación de la española resulta arriesgada por su contenido, pero Ona Carbonell lo defendió a la perfección. Salió a nadar después de la japonesa Yukiko Inui, que le había llevado al límite al mejorar ostensiblemente su puntuación del preliminar. La nipona obtuvo 92,3084 puntos por 91,7284 del previo y consiguió su primera medalla como solista con un vistoso ejercicio con mucha velocidad basado en la historia de una estrella. A otro nivel del resto está la rusa Svetlana Kolesnichenko, que interpretó impecablemente ‘Zwei Survivor’ de Lara Croft, que superó los 95 puntos, nueve décimas más que en la previa.

En Gwangju, Carbonell compitió en su séptimo mundial. En total se ha colgado 21 medallas: una de oro, once platas -con éstay nueve bronces. De esta manera supera a Gemma Mengual, inseparable compañera y ahora en el equipo técnico, que en toda su carrera consiguió en Mundiales 20 medallas: 1 de oro, 12 de platas y 7 de bronce.

«21 MEDALLAS EN MUNDIALES, NO LE PUEDO CREER». La española Ona Carbonell, que consiguió este sábado la plata en el dúo técnico del Mundial de Gwangju (Corea del Sur), mostró su emoción por haberse colgado su vigésimo primera en un Mundial: «¡No me lo puedo creer!». Aseguró que la competición era «muy difícil», porque «las rivales crecen, cada vez más» y «no era fácil» llevarse la medalla.

Comentarios