06.02.2023 |
El tiempo

TRAINERAS

Lo mejor, para otro día

Pedreña y Castro se quedaron muy lejos de la pelea por clasificarse para la Bandera de La Concha, que disputarán cuatro vizcaínos y otros tantos guipuzcoanos

‘La Marinera’, ayer en aguas de La Concha.
‘La Marinera’, ayer en aguas de La Concha.
Lo mejor, para otro día

Quienes querían rock and roll miraban al cielo en busca de tormentas, de la aparición de una galerna que diera la vuelta a todo. Había previsiones que anunciaban jaleo y a eso se aferraban los personajes secundarios para soñar con la posibilidad de dar la nota a lo grande. Entre ellos estaba Pedreña, a quien el sorteo matinal le había dado ciertas esperanzas porque le permitió salir con cierta distancia respecto a los ‘gallos’, respecto a esa clase social que entra en las fiestas sin tener que esperar a la fila. No pasó nada. Sólo lo de siempre. La normalidad rompió el ascensor social y pasaron el corte los que estaba previsto que lo hicieran.

Dando por sentado que Orio, Urdaibai y Hondarribia tenían un lugar seguro tras haberse mostrado en un mundo superior durante todo el verano, estaba previsto que Getaria, Kaiku, Zierbena, Ondarroa y Cabo pelearan por las cuatro plazas restantes. Sobraba uno. Y quien sobró fue la trainera gallega por apenas dos segundos. La pelea estuvo tan reñida que entre el quinto y el séptimo hubo sólo cuarenta centésimas. Como para despistarse.

De este modo, la Bandera de La Concha será cosa de vascos: cuatro vizcaínos contra cuatro guipuzcoanos. No habrá nadie de Galicia y tampoco de Cantabria, lo que ya se ha convertido en una maldita costumbre. Ayer estuvieron muy lejos del ruido tanto Pedreña como Castro. Se quedaron lejos de su mejor regata porque, posiblemente, tampoco exigieron su motor a todo lo que daba. Es entendible en ‘La Marinera’, donde ya se relajó la tensión tras haber terminado la liga diez días atrás con una bandera en el cajón. La trainera roja volvió a Donostia casi una década después desde la última vez que lo hizo y, al menos, lavó la pobre imagen que dejó entonces, cuando marcó el peor tiempo de todos. Tanto es así, que ayer sólo hubo dos embarcaciones más lentas y, a pesar de eso, los castreños pararon el reloj 45 segundos antes de lo que lo hicieron la última vez.

El sorteo matinal hizo que el grupo A saliera en primer lugar y el B a continuación. Así, Castro fue el décimo quinto bote en partir y Pedreña el décimo octavo. La única esperanza de dar la sorpresa pasaba por que se diera un brusco cambio de condiciones pero no se dio, con un ligero viento de apenas diez kilómetros por hora que apenas se alteró y una ola que no llegaba al metro pero que movía las embarcaciones al salir por puntas. No se puede decir que hubiera mucho baile en las clasificaciones porque los siete que llegaron antes a la ciaboga fueron, en definitiva, los que se terminaron clasificando para estar en el lugar donde todos quieren estar.

Cuando la ‘Pedreñera’ cambió de dirección, su tiempo no estaba en el ajo. Eso restó motivación a su viaje de vuelta, para el cual empleó más de diez minutos. Con tiempos peores avanzó Castro, que le dio a su joven patrón Markel Lujua el gustazo de estrenarse en el escenario con el que sueñan todos los de su profesión. De este modo, cuando ambos avanzaron junto a la isla de Santa Cristina y encararon los metros finales en el interior de la bahía, ya sabían que no iba a haber sorpresas. Menos aún, una protagonizada por ellos. Pedreña se dio el pequeño gusto de doblar a Mutriku, lo que también le condicionó, pero tenía muy claro que lo de ayer no era lo que más le importaba.

El peor del playoff. Lo que quizá haga arquear la ceja de los pedreñeros sean las referencias que marcaron quienes van a ser sus rivales en el playoff. Lekittarra confirmó que partirá un peldaño por encima del resto porque fue 17 segundos más rápido que Bueu y 18 que Meira. Los dos representantes gallegos, que han mantenido duelos de igual a igual durante todo el verano, volvieron a estar ayer muy juntos, lo que hace sospechar que no se guardaron gran cosa. San Pedro fue sólo un segundo más lento que el bote de Moaña mientras que Pedreña se quedó a veinte segundos de todos ellos y a 37 segundos de la trainera de Lekeitio. Que nadie utilice estos tiempos para sacar conclusiones porque los precedentes lo prohíben.

Los tiempos que marcaron en las ciabogas Getaria, Bermeo, Kaiku, Ondarroa y Cabo anunciaron guerra hasta el final. De todos ellos, sobraba uno y estaban separados por sólo cuatro segundos, que no son nada en la mar. De la guerra se apartó Zierbena, que se marcó su mejor regata del verano para terminar segundo, por detrás de un increíble Hondarribia y por delante de Orio. A quien nadie esperaba metido en el barro fue a la ‘Bou Bizkaia’, pero tuvo que emplearse al máximo para evitar ser la sorpresa de la jornada. Al final, fue la embarcación de Boiro la que se quedó sin premio por apenas dos segundos. Siempre hay alguien que tiene que quedar octavo.

Una vez que los integrantes del Grupo A habían terminado su trabajo, parecía ya todo el pescado vendido porque las diferencias fueron enormes. Sin embargo, tardó en desatarse la fiesta en traineras como Getaria a pesar de ser cuarta y, sobre todo, en la de Ondarroa, que fue séptima. Más por respeto que por las dudas que pudiera haber, a bordo mantuvieron una tensa espera hasta que llegó Castropol, que fue el último en entrar en meta. A partir de ahí, sí que respiraron los vizcaínos, que parecía que iban a sufrir a principio del verano pero que han ganado una bandera ACT y volverán a estar en La Concha. Casi nada.

Tandas del domingo: 

1ª tanda. Orio, Getaria, Hondarribia, Kaiku.

2ª tanda. Bermeo, Zierbena, Donostiarra, Ondarroa

Lo mejor, para otro día
Comentarios