09.12.2019 |
El tiempo
lunes. 09.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

BOXEO

Manos más duras

  • «Siempre queremos evolucionar y nos hemos centrado en aumentar la agresividad», avisa Víctor Iglesias  
  • Cree que en las ligas en las que está entrando su púgil hay que hacer más daño
Víctor Iglesias, viendo a su pupilo disfrutar de su tercer Campeonato de Europa. / Jorge Ayllón
Víctor Iglesias, viendo a su pupilo disfrutar de su tercer Campeonato de Europa. / Jorge Ayllón

Víctor Iglesias es el cincuenta por ciento de Sergio García. Son dos figuras soldadas. No tiene sentido una sin la otra. Uno es el alumno y otro el maestro; uno diseña la táctica que considera idónea para derrotar a un rival y el otro la pone en práctica de manera precisa. Sin salirse del guión. Y tan importante es lo primero como lo segundo. El propio boxeador lo sabe y por eso nunca se sale de la línea dibujada desde la esquina, que es donde se resumen las horas de trabajo y de gimnasio que, en el fondo, son las que les han permitido llegar a lo más alto. Por eso nadie conoce tan bien al campeón de Europa como su entrenador. Y éste puede estar satisfecho porque él mismo percibe cómo han ido «mejorando» año tras año y pelea tras pelea. Y para eso ha sido fundamental exigirse «otras cosas y buscar otros retos» «Por eso hemos cambiado. Claro que hemos cambiado», precisa el ‘alma máter’ del Kronk.

«De una pelea a otra siempre hemos evolucionado y cambiado», destaca Víctor Iglesias en el vídeo promocional firmado por Vendaje duro. El preparador tuvo que dar un volantazo a mitad de camino porque, de pronto, se cayó la pelea contra el aspirante oficial, que era Cedric Vitú, por lo que tuvo que romper los apuntes recopilados para empezar a elaborar otros. El púgil francés incluso había ganado la subasta pero la dejó abandonada. «Se venía hablando de que tenía otra pelea concertada y sabíamos que no le iba a dar tiempo a hacer una buena preparación para hacer el campeonato», lamenta el entrenador torrelaveguense, que a fuerza de recibir golpes ya ha tenido que acostumbrarse a la espantada de rivales.

Si en algo han trabajado en el interior del Kronk durante todo este año ha sido en la pegada. Sobre todo, desde la gran victoria de Sergio García sobre Cheeseman en el O2 londinense. Cualquiera habría aprovechado para sacar pecho y presumir de boxeador, pero Víctor Iglesias se quedó con las carencias que había mostrado la exhibición de su pupilo. Éste había conectado numerosas manos que, en condiciones normales, tenían que haber hecho más daño e incluso impedir que el púgil local hubiera completado los doce asaltos. Y así se lo dijo de vuelta al hotel. «Hay que mejorar la pegada». Y en eso han estado.

«En todo momento hemos intentado evolucionar y madurar y en lo que hemos estado centrados ahora ha sido en ser más agresivo de lo que es», reconoce Víctor Iglesias. Sobre todo, porque sabe que, de salir vivos del duelo del próximo sábado, van a entrar «en una liga en la que hay que jugar mucho más agresivo». Y, sobre todo, hacer más daño con cada mano que llega a su destino. «La cadencia es perfecta, pero esa agresividad la estamos trabajando y la estamos evolucionando», detalla el técnico torrelaveguense. De hecho, no habrá muchos boxeadores hoy en día que sean capaces de sacar tantas manos en un solo combate como el torrelaveguense. ‘El Niño’ es capaz de poner un ritmo muy alto a sus combates y eso es lo que a menudo le ha hecho irresistible para sus oponentes. Los asfixia, los ahoga y les saca del ring.

Dinero y fecha. Desde el punto de vista defensivo, Víctor Iglesias destaca que Sergio García «ha evolucionado mucho también desde los primeros combates». «Ahora, poco a poco, nos vamos adaptando a la liga que nos toca librar», subraya el técnico del Kronk. Ya llevan más de un año subidos en la cima europea y, si todo va bien, en el 2020 tocará cruzar el charco para comenzar a dominar el mundo: «Hay una eliminatoria ya aprobada por el Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y hay que esperar a que el promotor ponga el dinero y la fecha». Con todo, ya habrá tiempo de ceñirse a lo que dé de sí el próximo año. Antes, queda deshacerse de El Massoudi. «Nosotros sólo pensamos en evolucionar y mejorar y, cuando llegue el momento, ya pensaremos en Lubin. Ahora hay que esperar la fecha y ganar el sábado», añade.

De lo que no duda Víctor Iglesias es de la calidad de la velada del próximo fin de semana en el Vicente Trueba. Asegura que «cada vez son más importantes» y es obvio que es así. Cuando ganó su título continental Sergio García, el suyo fue el único combate profesional de la noche. El sábado habrá cinco. No habrá boxeo amateur y quien ejercerá de telonero a diez asaltos será todo un excampeón mundial como Kiko Martínez. «Es una velada de lujo. Hacía mucho que no había una de este nivel y el aficionado no debería perdérsela», apunta el entrenador del Kronk. Asegura que el Vicente Trueba se ha convertido en la «bombonera» particular de ‘El Niño’, el recinto donde se reúnen todos los que disfrutan de la carrera de Sergio garcía con gran expectación. Porque Víctor Iglesias percibe que su boxeador la levanta cada vez más y que a él mismo, cuando va por la calle, le preguntan por él, por cómo llega a la pelea o sus posibilidades. «Hemos traído veladas buenas y el aficionado lo agradece. Por eso esperamos que el sábado vuelva a ser como en la velada de junio y el rival note la presión de toda esa gente».

loading...
Comentarios