27.06.2022 |
El tiempo

ASUNCION LORIENTE

Loriente se salva por dos votos

Seguirá al frente de la Federación Española tras salvar la moción de Censura por los pelos | La movilización del CSD, el COE y la COFEDE contra el otro candidato por ultra ha sido clave

Asunción Loriente, satisfecha tras salvar la moción de censura. / FER
Asunción Loriente, satisfecha tras salvar la moción de censura. / FER
Loriente se salva por dos votos

Asunción Loriente seguirá siendo la presidenta de la Federación Española de Remo al menos hasta 2024, cuando, en principio, tocará celebrar nuevas elecciones. Ayer salvó la bola de partido que le planteó buena parte de la asamblea que la había reelegido en el cargo apenas seis meses antes. Parecía tenerlo todo perdido hace unas semanas pero, como ya se había advertido en este periódico, cuando se habla de las entrañas y las cloacas de los mundos federativos, más aún el de esta disciplina olímpica, nunca hay que descartar movimientos de última hora que hicieran al guión dar un giro de 180 grados. Y es lo que sucedió con la moción de censura que le habían montado a la máxima dirigente del remo español.

Loriente se salvó por los pelos. Apenas le sobró nada. La moción de censura tuvo 37 votos a favor, 22 en contra y dos en blanco. Y precisamente fueron estos dos últimos los que salvaron a la presidenta, ya que sus opositores necesitaban llegar a 39 para conseguir su objetivo. Se quedaron cerca pero no llegaron. A quienes decidieron dar el paso, entre los que estaba el presidente de la Federación Cántabra, Víctor Canal, se les debió quedar el rostro desencajado por ver sus planes desarbolados y por mantener como presidenta a quien han querido destronar con todo lo que eso significa.

La moción de censura fue suscrita en su día por seis de las once federaciones autonómicas (Andalucía, Asturias, Galicia, Valencia, País Vasco y Cantabria) y por 53 de los 74 asambleístas. Sin embargo, ayer sólo contó con un respaldo de 37 de los 61 votos emitidos. No acudieron todos a la cita, algo que ya se preveía por la criticada decisión de celebrar la asamblea extraordinaria en la que se votaría la moción un día entre semana a primera hora de la mañana. Hay muchos, como sucedió, a los que les fue imposible presentarse en Banyoles, un lugar que ni mucho menos es céntrico, un miércoles de buena mañana.

Loriente se ha defendido y se ha movido hasta conseguir los votos necesarios para librar. Quien la quiso dar por muerta, se equivocaba porque, desde que llegó el cargo, al que le auparon los mismos que ahora la han querido apartar, ha aprendido cómo funcionan las cosas. De hecho, las elecciones en las que fue reelegida presidenta ya estuvieron acompañadas de una gran polémica al acusarla los demás aspirantes de, sobre todo, crear delegaciones territoriales con derecho a voto en lugares donde apenas han visto un remo para asegurarse la victoria. Al final, fue derrotando rivales por agotamiento y ganó con 54 votos a favor, nueve abstenciones y sólo uno en contra. Sin embargo, parece que, desde entonces, muchos de los que la respaldaron no han recibido respuesta al qué hay de lo mío y se presentó, apenas seis meses después, la moción de censura que ayer quedó derrotada.

Y buena parte de la culpa de dicha derrota la tiene la elección del candidato que presentó la oposición. Quisieron colocar al abogado malagueño Agustín Gómez-Raggio, cuya única vinculación con el remo es haber sido durante un tiempo presidente del Club Mediterráneo. Ese cargo lo dejó para buscar un futuro en Ciudadanos pero de ahí le echaron por «no respetar los procesos internos del partido». A partir de ahí, dio la impresión de querer buscar un puesto en otro partido más extremo aún que el naranja, quizá tirando a verde, a raíz de sus declaraciones en redes sociales, donde ha llamado «hijo de puta» a Pedro Sánchez y Pablo Casado, «hijos de la grandísima puta» a los chinos o se ha sumado a los que han hablado de «plandemia» respecto al Covid.

Obviamente, el perfil no es el de un presidente de Federación que ha de relacionarse con administraciones públicas. Por lo tanto, se puso en marcha una maquinaria que ha favorecido a Loriente y que, por ejemplo, provocó que el diario Marca dedicara la portada de ayer a estos tuits propios de un ultrasur con megáfono titulando de esta manera: «¡Cómo alguien así puede presidir la Federación de remo!». Pues no lo hará.

Todos en contra. El Marca cogió el testigo, aunque a lo grande, con más alcance y el mismo día de la moción de censura, que antes habían llevado otros medios, entre otros este periódico. Y es que, era tan evidente que un tipo así no podía estar al frente de la Federación que incluso reaccionaron el Consejo Superior de Deportes (CSD), el Comité Olímpico Español (COE) y la Confederación de Federaciones Deportivas (COFEDE) con comunicados en los que, antes de la votación y con la intención de condicionarla, mostraban su temor de que una federación pudiera caer en manos «de una persona que insulta gravemente, a través de las redes sociales, a responsables políticos de todo signo e instituciones de todo nivel, con tuits cargados de odio, incluso dirigidos a ciudadanos de otras nacionalidades».

Estos tres organismos, aún así, dijeron respetar «las decisiones de los órganos de las federaciones basadas en sus propios marcos normativos, estatutos y reglamentos», pero insistieron en que les resultaba «muy difícil de concebir» que la presidencia de una federación sea responsabilidad de alguien que profiere esos insultos. «Cabe recordar que las federaciones deportivas españolas son entidades privadas con competencias públicas delegadas y, consecuentemente, ejercen funciones institucionales en España y representan a nuestro país ante las instancias deportivas internacionales», señalaron CSD y COE. «Que esa representación la ostente quien ha dirigido comentarios de odio en toda dirección resulta, a nuestros ojos, realmente grave», añadieron.

En parecidos términos se expresó COFEDE: «Las Federaciones Deportivas de nuestro país gozan de una gran reputación ante todas las instituciones públicas y privadas y de la misma forma a nivel mundial, que no podemos enturbiar con aportaciones que van en contra de los valores olímpicos», dice tras referirse al carácter «racista y xenófobo» de otros comentarios de Gómez-Raggio.

Con esta implicación de estas tres organizaciones deportivas, al aspirante a la poltrona y a quienes le quisieron colocar ahí se les hacía imposible salirse con la suya. Aún así, estuvieron cerca de conseguirlo. Loriente libró por los pelos una votación que a buen seguro tuvo más sombras chinescas detrás que la celebrada la semana pasada en el Congreso de los Diputados a raíz de la reforma laboral. Todo suele oler mucho a cerrado en las federaciones deportivas.

Una vez superado este capítulo, toca reactivar la actividad federativa, reorganizar la Federación y, entre otras cosas, aprobar un calendario. De hecho, los bateles ya están en el agua y todavía no se sabe dónde será el Campeonato de España. José Manuel Seijas, presidente de la Gallega desde 1978 e impulsor de Loriente en el 2018 y de Gómez - Raggio en el 22, logró llevárselo a sus aguas los últimos años, pero ahora deberá volver a ganarse esa influencia. Tampoco lo tiene complicado porque, en verdad, todos los presidentes de la cornisa cantábrica salieron derrotados ayer. Víctor Canal, por su parte, ha venido siendo el vicepresidente de banco fijo pero también estaba en el bando perdedor, por lo que estará también a la expectativa. Él también es víctima de una jugada que ha salido mal porque fallaron en lo importante: un candidato que no fuera un facha.

La presidenta tiende la mano: «Quien tiene mucho peso tiene mucho que aportar»

A pesar de que salvó la votación, Asunción Loriente es consciente de que los asambleístas votaron mayoritariamente por echarla, pero no con los votos necesarios. De ahí que fuera lógica su reacción posterior tendiendo incluso la mano a aquellos que habían pretendido apartarla de la presidencia. «Una vez superada la moción de censura, me siento relativamente satisfecha de que haya imperado el sentido común y no sigamos metidos en esta vorágine. Pero no estoy satisfecha al cien por cien porque si pasan estas cosas quiere decir que no todo el mundo está de acuerdo y hay asuntos extradeportivos que son las que a partir de ahora tenemos que empezar a solucionar», aseguró Loriente en un vídeo enviado a los medios por la propia Federación. «Siempre he dicho que el camino a seguir lo tenemos que escribir entre todos. Tenemos que seguir los pasos establecidos en el congreso de hace dos meses, donde decidimos por dónde queríamos tirar para crecer, ser mejores y modernizarnos», añadió la presidenta de la Federación Española de Remo. «Me toca intentar recuperar a quien haya estado descontento. A quien en estos siete meses -desde su reelección en el cargo- haya dejado de darnos su apoyo para que sumemos entre todos. Quien tiene mucho peso tiene mucho que aportar y de eso se trata, que entre todos aportemos y no estemos destruyéndonos cada poco tiempo», concluyó Loriente.

Loriente se salva por dos votos
Comentarios