10.05.2021 |
El tiempo
lunes. 10.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Librando el año más complicado

Las listas de pretemporada presentadas por las traineras cántabras de ARC 1 muestran una docena de bajas cada una respecto a las de la temporada de 2020 | Todos pierden remeros importantes  a apuesta por la juventud, una necesidad

Castreña, Pedreña, Astillero y Camargo coincidirán esta temporada en la ARC 1.
Castreña, Pedreña, Astillero y Camargo coincidirán esta temporada en la ARC 1.
Librando el año más complicado

Se avecinaba un año complicado para reunir cuadrillas competitivas con las que poder salir a competir el próximo verano. El otoño, que es cuando los equipos empiezan a entrenar y cuando las plantillas han de estar prácticamente hechas, llegó cargado de incertidumbres por culpa de la pandemia. Por aquel entonces, ni siquiera se podía entrenar en grupo y nadie sabía cómo iban a evolucionar los acontecimientos. Lo lógico era que muchos remeros se lo pensaran dos veces antes de comprometerse porque cabía la posibilidad de pasarse el invierno entrenando para que, finalmente, ni siquiera hubiera regatas o, de haberlas, volviera a suceder lo del año pasado, cuando muchos no pudieron competir en casa al elegir sedes fijas y, además, hubo que hacerlo sin premios. En primavera las cosas se ven diferentes porque se ha aprobado un calendario convencional y parece que las aguas vuelven a su cauce. Es posible que lo peor haya pasado y los cuatro representantes que tendrá el remo cántabro en la ARC 1 este verano han superado el túnel dignamente porque ya suman muchos meses de trabajo y han conseguido salvar las dificultades encontradas construyendo  unas plantillas con las que aspiran a conseguir sus objetivos.

No se puede decir que en ninguno de los cuatro equipos haya habido cambios drásticos de ciclo pero sí que ha habido muchos cambios. El único que optó por apostar por un nuevo entrenador fue Astillero, que prescindió de Javi Pérez, que volvió a las bancadas de ‘La Marinera’, para recuperar a Vasile Matei, quien ya se encargara de la dirección técnica de la ‘San José’ en el 2017 bajo unas condiciones tremendamente complicadas. A su vez, los azules son también los que menos novedades tienen en su plantilla, ya que son los que menos remeros han perdido respecto al curso pasado, ya que han sido once por los doce de Castreña y los trece de Pedreña y Camargo.

Es cierto que en su lista de temporada del pasado año estaban incluidos el director deportivo, José Luis Cruces ‘Garru’, y el preparador físico, Sergio Gondra, que ampliarían la lista de bajas, pero sólo fueron incluidos para completar la nómina. En la lista de pretemporada presentada hace unas semanas no aparecen y, en total, se incluyen veintidós remeros. Es cierto que la tripulación astillerense ha perdido a hombres que fueron importantes y habituales en las alineaciones del curso pasado, como pudieron ser Sergio Martínez, Javi Pérez, José Luis Sanz o el gallego David Serodio, pero también ha sumado a sus tostas reputados remeros como, sobre todo, son Vasile Matei y Carlos iriondo. Para completar el plantel, Astillero ha echado mano de su propia cantera promocionando a jóvenes valores mientras ha seguido reclutando brazos del remo asturiano.

Con todo, la ausencia que quizá deje un vacío más difícil de llenar sea la del patrón Iván Gómez, que no va a poder echar una mano en la popa de la ‘San José’ por temas laborales. Ya el pasado verano se perdía las regatas de los sábados por esta razón y la alternativa que ha encontrado Vasile Matei es una clara apuesta por la juventud. Seguirá ganando experiencia Miguel Gómez, de sólo 19 años, y quien parece que puede ganar peso es Kewin Ruiz, procedente de Pedreña. Sólo tiene 23 años pero ya sabe lo que es cargar con la responsabilidad de un bote con historia.

Ruiz abandonó la que siempre ha sido su casa tras la campaña pasada mientras a ésta llegaba un viejo rockero de 59 años como Juan Mari Lujanbio. Pedreña ha buscado experiencia para suplir la marcha de Cristian Garma, que, salvo sorpresa, no estará en la popa de ninguna trainera este verano. El patrón castreño es una de las trece bajas que ha sufrido el proyecto que sigue liderando Joseba Fernández. Algunas de ellas son de hombres importantes, de remeros a los que se podía considerar titulares el pasado año, como son Rubén Álvarez Pedrosa, Miguel Martínez, Marcos Peña, Sergio Enrique Rodríguez o Gabi Bedia. Éste volvió a casa el curso pasado pero, aunque comenzó a entrenar con vistas a este 2021, finalmente se bajó del barco al considerar que le faltaba la motivación o la ilusión suficiente como para estar a la altura del reto. A parte de los citados, también se han ido otros nombres que también salieron a remar frecuentemente como David Pérez ‘Cires’, Carlos Iriondo, Carlos Diego o Sergio Alonso.

No es fácil compensar una colección de salidas tan importante. Para intentarlo, los trasmeranos se han hecho con los servicios de remeros experimentados como el santoñés Iván Cano, el gallego Jesús Hermelo, que acumula una dilatada experiencia en la ACT a bordo de Tirán, o el cántabro Mario Hernando, que ha vuelto a Pedreña no sólo para reforzar la trainera negra, sino también para ayudar en las categorías inferiores. A su vez, también han apostado por el vizcaíno Jon Lekanda, que le estaba costando tener oportunidades en Zierbena, o el gallego Kevin Vieira, que en su día ya pasara por las categorías inferiores pedreñeras. Desde éstas promociona también el joven Alberto Viadero esperando tener alguna oportunidad de ir adquiriendo experiencia.

por docenas. En Castro han conseguido una simetría perfecta. Entre la lista de temporada del pasado año y la de pretemporada del presente hay doce salidas y otras tantas llegadas. Entre los que han abandonado las tostas de ‘La Marinera’ hay remeros importantes en los últimos tiempos como Sergio Colino, Jorge Palmiro, Rubén Sisniega o Fran Vilella. Lo bueno es que también han conseguido reclutar a remeros que garantizan un buen nivel, como la vuelta a casa de Dani González y Javi Pérez o las incorporaciones de David Pérez ‘Cires’ y José Luis Sanz. Con todo, donde de verdad echó la red el club rojillo fue en la trainera vecina de AN Castro, que vio descompuesto el proyecto viendo cómo sus mejores valores se repartían entre ‘La Marinera’ y la ‘Virgen del Carmen’, donde les esperaban Pedro Gabancho y Luismi Villar.

Camargo terminó el curso pasado con un buen sabor de boca porque su trainera fue claramente a más convirtiendo en costumbre acabar en puestos de tanda de honor. El verano se le hizo corto pero esa buena dinámica se volvió a cortar al acumular, una vez más, un buen número de salidas que han obligado a recomponer la cuadrilla y que, a buen seguro, también obligará a introducir un buen número de caras nuevas en las tostas el próximo verano. Sufrir trece bajas, algunas de ellas de remeros titulares, es un contratiempo que, aún así, no va a impedir que la embarcación verde intente mantener la progresión que viene dibujando año a año.

Por el camino se han quedado remeros como Ramón López, Víctor Martín, Jonathan Ruiz, Gonzalo Solana o David Pérez Iglesias, que fue todo un comodín para Pedro Gabancho el curso pasado remando indistintamente a estribor o a babor en función de las necesidades del día, ya que la trainera verde anduvo escaso de efectivos una vez superado el confinamiento. En concreto, respecto a la lista de temporada del curso pasado, en la de pretemporada del actual hay trece bajas y, por ahora y a la espera de lo que pueda suceder antes de que arranque la liga, diez altas. Entre todas ellas, destaca la de Luismi Villar, que mantiene una gran relación con Gabancho desde que éste fuera su entrenador en Castro B y a quien ya reclutó para Camargo en su efímera aventura en la ACT. El castreño, que en los últimos años compaginaba su función de remero al más alto nivel y aspirando a todo a bordo de Zierbena con  la de preparador en AN Castro, aceptó la propuesta de volver a Punta Parayas para ayudar a la ‘Virgen del Carmen’ y responsabilizarse también de las categorías inferiores. Éstas brillaron, sobre todo en categoría juvenil, en el Campeonato de Cantabria de bateles del pasado curso.

La incorporación de Villar a Camargo también hizo que muchos jóvenes remeros de AN Castro que ya habían competido en trainera los dos últimos años mostrando, además, una evolución a tener en cuenta, se fueran con él y hayan reforzado las bancadas de la ‘Virgen del Carmen’. Esto sumará aún más juventud a un plantel donde sólo seis de sus veinte integrantes tiene más de treinta años. Y eso es toda una rareza en el remo cántabro en los últimos años, ya que los equipos se han ido envejeciendo de manera preocupante.

Y no es tanto porque no salgan remeros, ya que cada verano se producen debuts y, ante la dificultad de traer brazos de fuera, en Cantabria es ahora más asequible que hace años asomar la cabeza por una trainera, sino porque cuesta luego retenerlos. Tanto es así, que sólo 23 de los 85 remeros que las traineras cántabras de la ARC 1 han incorporado a sus listas de pretemporada tienen entre 25 y 35 años, ambos inclusive. O los hay muy jóvenes o también muy mayores. 

AN Castro demostró ser una importante fábrica de remeros de la que ahora se aprovechan en Castreña y en Camargo mientras que Astillero, una vez que el curso pasado por fin se dio cuenta de que debía frenar sus ambiciones a corto plazo para pensar a medio y largo, está llevando a cabo una clara apuesta por los remeros de casa. El verano pasado ya consiguieron salvar la temporada más complicada para el club de su historia reciente y ahora, en una liga que amenaza con presentar un nivel muy alto, intentará repetir la historia y, a poder ser, dar un salto más evitando la primera tanda. No va a ser sencillo.

Captura de pantalla 2021-04-21 a las 9.53.17Captura de pantalla 2021-04-21 a las 9.53.27Captura de pantalla 2021-04-21 a las 9.53.36Captura de pantalla 2021-04-21 a las 9.53.40

Librando el año más complicado
Comentarios